Salvador Vanegas svguido@excite.com


-
P
o
e
S
i
t
e
-

S
A
L
V
A
D
O
R

V
A
N
E
G
A
S
-
d
e

C
O
L
O
R

E
N

T
I
E
M
P
O
S

D
E

V
I
D
A
-

P
o
e
S
i
t
e
-

Espera

En el oscuro ocaso de la tarde
cuando ya nadie navega por la vía lactescente del caos,
dibujo en el rincón de mis sienes
los peldaños donde suban presurosos tus desvelos,

Estoy diseñando la cuna para acomodar tu sombra,
la luna para descansar tus pupilas
y las manos que sostengan fuerte tus ansias.

En sorbos me bebo el tiempo
y a mordiscos el segmento del vacío,
donde los colores colocan noctámbulos estandartes
espantados se reclinan los ecos de tus pasos,

Una hora es torcida por el peso arrogante de la cercanía del crepúsculo
y yo sigo dibujando mi noche en pergamino,
tu figura en mis sonidos,
tu sabor en mis bolsillos,
taladrando sin sentido
los piélagos húmedos
desolados y desbastados
ya de no tenerte.

Salvador Vanegas G.
27 Septiembre de 1997


Nicaragua

En el confín de tu evocación
estoy sentado dibujando astros
que caen en la rivera, develando los matices
del lumbre que llevas dentro

Escrita está en la arcilla la huella
de tu marginal presencia
cuando te desnudaban,
ahora sin importar por que lo hacían

Cuando el mundo gira a la velocidad
del resplandor parece no querer saber que
el tiempo se agota junto con la paciente
presunción de que te socorran los bufos espejismos

Serás posiblemente la reina de los que rodean
los enclaves modernizantes de pobre espíritu
o la servidora de quienes dicen servirte, consuélate
que pronto pasa este día, mi Nicaragua.

Salvador Vanegas G.
Noviembre de 1997


Canto a la Vida

La vida canta en el horizonte del vacío
en donde la esperanza ha podido disipar la niebla

Canta desde la cima de veloces fríos transparentes,
taciturnos ocultos, iluminados y profundos

En la cima canta como suspiro suplicante
de lo etéreo o estrujante agonía del olimpo

Canta la vida canta,
en el tiempo habitado por nirvana
azul el confín,
amarillo el pentagrama,
rojo insaciable el desvelo

Cuando encuentra el eco sustentado
canta,
cuando sabe que su limite
está en tu existencia misma,
canta,
acaso no oyes su canto?
deja cantar a la vida en el coro
que reclama un atril para amar
pues el que ama para vivir
también vive para cantar.

Salvador Vanegas G.
Diciembre de 1997


Mi niño

Mi niño percute
el centro de mi pecho,
sonríe en el fondo
de mí existir

Mi niño acurruca el tiempo
en su inocencia,
lleva sutil mi contraseña
en unión cósmica y musical

Conduce mi ADN
río arriba en su mirada,
sabiéndose gaviota
en plan de vuelo,

En azahares con ventanas
veo azules sortilegios,
básicamente es mi niño
completamente mi objeción.

Concepción previa

No hubo concepción previa en lo primero
ni hay sonetos clásicos anteriores
encadenando textos de gran magnitud
poniendo el punto final
a lo que ya no es mío;

Ni el mundo de los vectores,
ni la pequeña ciudadela de inmensas minorías
dan ventajas al prejuicio
ni prejuicios a las ventajas,
bailarina de negro entre fondos
encendidos de escarcha,
en la retina del ojo siento
el instrumento en lo que entrego.

Liturgia

Un horizonte tiñe la liturgia
de color plata
y los que ignoran el sonido
tendrán que oír
la importante reverencia
al romance
dulce y seductor,
que define las proyecciones
consideradas para escenarios,
que suele venir como estampida
dejando víctimas actuando trágicamente
en el fin del desarrollo.

Salvador Vanegas G.


Esconder el mar

Ahora quiero esconder el mar
en bolsas de papel,
guardarlo y trazar
de mis dibujos siluetas
nuevamente
mientras miro

Ante el oficio blanco
que a la historia seduce
es mejor ocultar el mar,
con trocitos de celestes tardes
de verano y constelaciones
que añoren el mañana.



Fiesta en tus ojos

La noche no esta de fiesta en tus ojos
en mojadas efigies representa mi figura
ausente de cada minuto que ha pasado en tu reloj
mientras el tambor del verano ha cambiado color
por el resto de tu vida

Hora ya no puedo esperar
he elegido navegar al polo este,
en mis uñas llevo un mundo de barro
suficiente agua en poros para brotar
caudales que rocíen flores.



Arena

Los movimientos que seducen mis milagros
se han quedado en el mar
latidos de agua que mojan los pies,
atan con vehemencia sirenas y regalos

Arena es mi perfil y fe mi condición

Luz plena en la punta del tiempo
derrumba míticos sueños de ayer
mientras sentado sobre el valor de cada día
he amado en comunión de niño
que no destrozará el precio de la ley.


las siete musas

Palabras de Presentación del poemario "Color en tiempos de vida"

Cuando pasan cosas como ésta, en que uno se expone en público a compartir poesía, vale la pena ver hacia atrás, pues siempre hay una razón del porqué hacer las cosas y cuando creemos que no hay razón pero lo hacemos, resulta que esa es en sí misma la razón.

En este caso que me ocupa, de alguna manera también partí de buscar una razón para publicar, cuando ya tenía mil razones para escribir, y después de autoreflexiones e intercambios me he dado cuenta que la razón que sale a flote es evocar la sensibilidad humana desde este arte, pues es sólo concebible dar y recibir arte desde la sensibilidad más primitiva y humana, esa que a veces pareciera estar confinada detrás de la neblina que genera la velocidad a que gira el mundo globalizante, o del despertar de la materia frente al sueño de la conciencia.

Musas

Las musas aprovechan tu ausencia
para invitarme a poseernos
en el filo de la mesa de sueños
al borde de la cama de consulta,
en rito calculado
confidente
seductor
deletreado en días
de éxtasis,
cuando no estás
o cuando solo está
conmigo
tu cuerpo.

"Somos lo que hacemos cada día" y tendrá valor si lo hacemos reinventando la sociedad que interprete la esperanza y haga de la soledad una referencia, que transmita acción con color de arte, seremos más humanos siendo más sensibles y en tanto la Sensibilidad es inherente al arte, seremos más humanos entre más arte hagamos.

Creo que la poesía es el interés por cuanto nos rodea, en lo subjetivo y objetivo, es la aproximación a la orilla de la imaginación que a veces contemplamos a lo lejos como pequeñas luciérnagas o lejanas luces en la costa mientras viajamos en grandes "Titanic" navegando en noches de niebla, intentando atropellarla o sucumbiendo en la historia al tratar de hacerlo. La poesía puede ser también herramienta para darle razón a que no siempre sea de noche y convocar a los colores del día para que se asomen a nuestras luces. A veces también la poesía es querer que nos acaricie la luna mientras acariciamos el sol, por ello la belleza de la estética literaria no estará completa sin una ética literaria, esa que dignifica y hace arte estética con ética ó humanidad con dignidad que al parecer es lo mismo.

Acuarela

Me sabe a amarillo este sabor
mezclado con azul para esperanza
o en gotas rojas a violeta sobre azul.
Yo tenía una naranja
mi rojizo y tu amarillo
y un rosado en gotas rojas sobre blanco.
Me llené morado
con violeta sobre blanco,
de salmón con naranja sobre blanco
y terminé en celeste
con tu blanco en mi azul.

Sobre mi poemario «Color en tiempos de vida» debo decir que su filosofía parte de que la vida es un recorrido desde su inicio, pintada de colores, desde el negro hasta el amarillo, blanco, verde, rojo o azul, en dependencia del significado que le asignemos a los colores, hay partes de nuestra vida con predominio del gris, (días grises, en lo espiritual), días verdes como la esperanza y su gama de tonalidades, amarillos cálidos y brillantes u ocres apegados a nuestros ancestrales orígenes.

La colección refleja (algo así como unos 9 años de escritos) una selección de poemas surgidos en diferentes momentos pasando por distintos colores, además en sentido más estrecho existe en ellos una permanente reiteración a tres elementos que los identifican como mi progenie: tiempo, color y vida, que recorren sus caracteres como instintos de ADN, llegando hoy al plural del arte buscando la caricia arrebata de los simples y sencillos mortales que identifican en los poemas compartidos sus sentidos en acción.

Tenemos que seguir haciendo sendas, convocando a vivir en colores y asistir con dignidad al rescate humano de la sensibilidad en coloridos espectros de arte, cada día.

!El color sea con nosotros!

Salvador Vanegas Guido (junio, 12 de 1998)


Lo más reciente en PoeSite

Salvador Vanegas tiene también una página en la siguiente dirección http://www.universalcatalog.com/martin/vanegas.htm

Regresar al índice de PoeSite