PoeSite (principal)



Llevo en esta batalla desde el 78...
Adiós a mi país...
Para cavar un hueco en la memoria...
desde este rincón...
despierto...
la ciudad en su alboroto, duerme...
Ocurre que hay cosas absolutas...
yo no sé qué significa tanto silencio...
no me hallo sino en soledad...

Tatiana Sledzinski



#74

Llevo en esta batalla desde el setenta y ocho
sin banderas rojas ni pechos sangrantes
apenas el mío salpicado por un cabeceo desnudo
un molino desmenuzando el aire
luces tras el vidrio empañado.
Cada mañana amanece de golpe
(siempre me sorprende despertar viva)
es el ritual de escupir una pluma de mis labios
comprender que he soñado ser un ave.
El reloj marca las diez
y aún no encuentro una lanza
que haga reventar las entrañas del asfalto
donde pisa el desahuciado
y mendiga un pedazo más de vida.
Todavía no encuentro el escudo ni el yelmo
que me defiendan de la soledad
el sudor, el vaho, las caras tristes del tren
siempre a tiempo en la última estación.
Voy armada apenas con mi torpeza
y el hambre de un perro rabioso
sin rezos a los santos ni placas de identificación.
Esta noche me acostaré a dormir
con los huesos rotos y los labios resecos
sin saber otra cosa que el día de mañana terminará igual
no sé por cuanto tiempo.

# 80

Adiós a mi país,
el de ciudadelas
de tamaño y caos decreciente
balcones floridos
lluvias salvajes sobre cruces de palo
en patios de viejitas mansas
que encienden una vela en lunes
por ser día de ánimas.
Perros vagabundeando
por las esquinas y caminos de tierra,
niños anónimos,
simplemente niños.
Adiós a mi país,
el de hombres caminando negligentes
a ritmo descontento
y mujeres desnudas
acostadas boca abajo a medianoche
luchando contra la última llamarada de vigilia.

# 84

Para cavar un hueco en la memoria
no bastan las manos
ni la sangre
ni la savia;
para dejar un hueco limpio,
sin llenarse de tierra, sin sudar bajo el sol
y sentir los labios resquebrajarse con la sal
es necesaria una dosis de locura,
de vidrios rotos,
aguas azules,
putrefactas,
teñidas del moho de las entrañas.

Para no tener pico, pala ni uñas
se necesitan otros fluidos,
otras herramientas de aire nocturno,
de pesadillas ignoradas,
de cenas de exabrupto,
de ajenidad
descontexto
y otros calificativos.

Para cavar un hueco en la memoria
haría falta más de una línea;
se necesitaría tal vez un puñal,
tal vez,
al final,
un desencuentro.

# 86

desde este rincón
presiento la rompiente nocturna
el ulular de otras luces
sombras que aúllan
como si fueran una bestia

desde aquí
mis ojos escudriñan hasta herir el cielo
ya negro
ya roto
ya salpicado por otro que llegó antes

# 87

despierto
sé que despierto
entumecida de un sueño ajeno

alguien me ha surcado
me ha conversado
ha delineado mis manos
mi algo
un poco mi risa
se ha agotado de andar entre mis faldas
ha indagado
tal vez habrá abierto
alguna herida que no sangró
por indómita por efímera

yo sólo entiendo

que me siento cansada
desnuda
vacía de cicatrices
pasó la lluvia
durmieron aves
murieron peces
se derramó la noche

# 88

la ciudad en su alboroto, duerme
revolotean los papeles a ras de suelo
arriba los pájaros
las nubes
los rascacielos irisados
silenciosos vigías de nuestro desconcierto

# 92

Ocurre que hay cosas absolutas
irreprochables
determinantes
como las sombras

como los caminos al monte.

Es mentira callar
encontrar que
la medialuna sigue allí
mutilada, un poco triste

insomne, paciente.

# 93

yo no sé qué significa tanto silencio
he olvidado
la mitad de mi voz

mi casa también está callada

inmensa
guardada cerca de la costa
para que no se enfríe

sólo que la costa está lejos

aquí el espacio es pequeño
y las noches son largas
conscientes
una fiesta que se ha terminado
caos post-guerra post-algo

a veces

el humo se cuela
le da forma a la angustia
cesa en el aire sin hacer ruido

sin nostalgias
como esta de luces apagadas

a veces hace falta el delirio
a veces hace falta el cansancio
a veces hace falta un lomo tibio
la caricia despierta de un animal

# 95

no me hallo sino en la soledad
hora imposible augusta
de los silencios
hay un algo
transparente cercano despierto
que me separa
me instala en estas palabras
hay un misterio largo
casi domesticado
en esto de la noche

Tatiana Sledzinski
tatysle@hotmail.com

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite