Sandra Soca Garibaldi


CUENTO INCONCLUSO

······Estaban allí, caían de varias, y su sonido era tan dulce como los del silencio. No se escuchaba el viento, sólo ellas cayendo sobre el suelo. (¿por qué me sigue este sonido? es como si quisiera decirme algo)
······El niño continuó su camino, y ellas continuaban cayendo, de a dos, de a diez ... de a miles se precipitaban al suelo, como invocando una oración, como acompañando a ese niño; y él continuaba su camino. El bosque se hacía cada vez más denso y la luz se perdía entre las ramas, sólo ellas con su color dorado, iluminaban el camino. Muertas y con vida a la vez, con más vida que lo que respiraba a su alrededor, con más vida que el propio niño.
······Él, se tropezó con una rama, partida y moribunda y esta le preguntó:

······-Qué haces en este camino de muerte?
······-¿Qué haces tú muriendo? (Le respondió el niño)
······-Cumplo con mi ciclo, muero para que tu vivas.
······-¿Para que yo viva?
······-Sí todo vive un ciclo, continua tu camino y lo entenderás.

······El niño, continuó lentamente con esta respuesta retumbándole en la mente, pero no hallaba el significado de la misma.
······Luego le preguntó a las hojas que caían:

······-¿Por qué lo hacían?, ¿por qué dejaban su hogar por la muerte?
······-Nuestra muerte es tu vida, es el ciclo interminable, ella te hace vivir... continúa tu camino y hallarás la respuesta a tu pregunta.

······El niño continuó cada vez más confundido, pero esta confusión le hacía continuar incansablemente en busca de una respuesta.
······El camino continuaba y la respuesta no llegaba, la ansiedad le hizo olvidar que tan lejos estaba del comienzo del camino, del comienzo de su vida.
······Continuó por años buscando esa respuesta, viendo como la muerte se avalanzaba a su alrededor, y cuando al fin salió del bosque, tenía tantos años en sus espaldas, que sólo pudo ver el sol por unos segundos y luego murió. Ya había sido demasiado el tiempo que había estado en ese camino, su pelo era blanco, sua huesos estaban cansados, y sólo en su último suspiro descubrió la respuesta. Pero el murió con ella, y nosotros sólo la sabremos cuando lleguemos al final del camino.
······Sólo allí leeremos la última frase de este cuento inconcluso, el final de nuestros caminos, de todos los caminos.


QUERIDO AMOR:

Si algún día te encontrara, tal vez... tal vez, tu mirada encantada y fugaz se deslice por mi cuerpo y veremos en el horizonte, el dolor del abismo interminable, disfrazado de miel y flores.
Tal vez nunca te encontraré, y bueno... no importa yo igual te conozco, y te conozco sin amor sin sentimientos, conozco tu alma y conozco la mía, y con eso basta.
Si el cielo entumecido por el frío de mi cuerpo, despertara al sol escondido en el horizonte, y tú, el cielo, el sol, la naturaleza y el mundo.... y quién sabe?... todo tu ser, tu cuerpo, toda mi alma, mi mente y todo el universo espiritual de mi amor y.., tal vez luego de todo esto yo nunca te conozca, y sin embargo te quiero sin conocerte.
Tú donde estés, tierra cielo o infierno, me quieres?... o tal vez tu amor ha muerto?


LA VIDA

Cuando desperté a la vida, era tarde... ya estaba viviendo. Caminé despacio, aprendí cosas, era tarde... ya estaba creciendo. Miré hacia los lados, estaba repleto de gente, miré de nuevo, era tarde... estaba otra vez sola. Continué caminando, y hoy puedo decir que estoy sola en mi camino y hay infinitos caminos cerca de mí, y en todos hay personas caminando en la misma dirección, pero no en la misma senda. No creo que en un mismo camino logremos caminar, porque es tarde... ya llegamos al final.


EL CICLO DEL AMOR:

El amor despertó hace años de una sonrisa en otoño. Se abrigó en los brazos fuertes del invierno, se abrió como una flor en primavera y se marchitó bajo el cálido sol del verano.

Sandra Soca Garibaldi
gipsy@adinet.com.uy

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite