PoeSite
Al leer estos poemas de Olga Romero me ha venido a la mente un hermoso adverbio latino que acabo de descubrir: Sensim. Significa lo que acontece cuando se camina suavemente, con la intención de ser apenas escuchado.
Hay algo de voz baja y extremo pudor en esta poesía -"Yo he sido siempre así callada"- que no se despliega en la elocuencia, sino que tantea, con fervor y una suerte de obstinada veneración, el candente terreno del Verbo.
Es la de Olga Romero una palabra interior y susurrante que por su misma voluntad de modestia -"No soy perfecta ni quisiera serlo" - sin casi quererlo, alumbra mejor el camino secreto y escondidizo de cierta poesía muy nuestra. Una poesía que se sustrae a los grandes gestos románticos y sabe de naturaleza, del recuerdo de la muerte y de la desventura patria, de la cotidianeidad y la plegaria, en un firme y coherente registro que suena sorprendentemente a verdad, a auténtico contacto con la fuente interior: Una fuente que acaso nos está comunicando -sensim- con aquella que mana para siempre -aunque es de noche.

Ivonne Bordelois

APENAS TRAVESIA

Olga Edith Romero

CUADERNOS DE SUDESTADA / ARGENTINA 2001


ir a últimas páginas publicadas
Ir PoeSite Pasar página Primera pagina
 
PoeSite
Para Juani, Natalia y Fabián.

Para mis amigas de siempre.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
Y regreso al hogar.
Atravieso el trasluz de las palabras
y comparto la mesa
con quienes -sin saberlo-
me salvan para el alma y la alegría.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
PENSAMIENTO
Y pienso qué será de vos cuando me vaya
como se fue mi madre
	Quién te ayudará a recordar
que la vida hay que vivirla con espadas de luz.
Como si fuera una pausa de la muerte.

A cada ser le brotan alas o muñones.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
SUEÑO
Tu cabeza perfecta tenía rastros de agua dulce y arena tibia
     y tu vestido claro daba envidia a las flores de nácar.
	   Así te apareciste esa mañana
	con ojos de nogal recién lustrado
	diciéndome
	           Mamá  llegó junio y me voy.
		                Quiero encontrar
			         la mitad de mi sombra. 
anterior portada siguiente
 
PoeSite
CRÁTERES
Sobre la dura camilla
con una goma que rodea la cabeza y mantiene mi boca abierta,
después de haber sentido náuseas tantas veces,
el médico y la enfermera bromean sobre la forma 
de mantener a una mujer sin emitir palabra.

El monitor en colores muestra imágenes
          	que semejan instantes
de la película "2001. Odisea del espacio".
Nada tan absurdo si se tiene en cuenta
                  que esos cráteres sangrantes son míos.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
            ¿Por qué cinco?
Uno por el cáñamo que se desliza
      como una verde serpiente.
Otro por la tristeza que no pude evitarle a mi brote,
El tercero por que el tiempo
                    lleva y no devuelve esperanzas.
Otro por las traiciones esperables y no esperadas.
          El último porque es tan duro vivir
                 Tan duro y tan difícil.
                      Como morir.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
INSTANTE
¿Es acaso este instante doloroso 
-y a veces demasiado largo-
                           la vida?

Me duele el hijo. Su llanto. Su adolecer.
     La búsqueda transgresora de la muerte.

Eternidad e instante corren paralelos.
 
anterior portada siguiente
 
PoeSite
LAS LÁGRIMAS NO SIRVEN
Recorro las sombreadas baldosas que me llevan hasta el hijo.
Llora.
    No quiere la vida.
          (Yo tampoco la mía. Pero vivo).
Quién escucha consejos cuando todo parece convertirse
en ojos de huracán que arrastran y devoran
          Las lágrimas no sirven.
                     Las preguntas tampoco.
Es el amanecer.
Tiemblan mis piernas 
y un sudor extranjero me recorre. 
	  Qué puedo hacer con mi destino.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
EL LIMITE DEL MIEDO
Tal vez no sea en vano
la herencia de una llaga púrpura
el límite del miedo pintado en espejos enfrentados
lamiendo tus paredes interiores.  

Mi abuelo repetía
"Siempre hay que mirar
el lado bueno de las cosas".

Son ciertas sus palabras.

Si la muerte nos deja ver su rostro devastado
amaremos cada día abrir los ojos
y encontrar la mañana
     deslizando sus horas.
	O su dolor.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
Nada hace suponer en mí
que una tarde de brisa
sacudió mis entrañas.
Me atreví a amar.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
LUNES

I
Amanezco entre nieblas de jabón perfumado
y visito los cuartos.
Allí el sueño espía entre dos pétalos pequeños
y una boca perfecta
sonríe 
quien sabe a qué duende secreto y misterioso.
Y también aquel otro
donde la frente pálida
esconde sus abismos
caminos que suelen bifurcarse
y que huelen a hierbas.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
Después voy al encuentro
de la casa más grande
donde todo es afecto y modelar la vida.
Donde se enseña con un grano de arena
cómo formar una montaña
Y es importante sentirse pájaro
y leer el secreto de las nubes.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
II
Tallar en el viento
cantarle a los días 
respirar las noches
aprender a sumar con las viejas estrellas.

También la muerte me espera agazapada
detrás del número bíblico del diablo
Sin embargo es tan dulce 
elevarse en las llamas.
Callar sin respuesta.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
Y en el atardecer
todo se vuelve mágico:
atravesar la pesada y negra puerta
subir las escaleras alfombradas
y entrar en el recinto
donde el tiempo nos dejó
una sonrisa enigmática y algo altiva.

Esa isla de madera
con aroma a papel   
       a tinta y cuero.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
SIEMPRE EN ABRIL
Sucede que las golondrinas
giran buscando el límite del alba.
Quieren llegar donde nace la luz
y el océano olvida el cielo.

Siempre sucede.
Vientos cansados
roban plumas de pájaros dormidos
y el sol con un fervor escaso
es el amante que se espera en silencio
detrás de ventanales que agonizan
mientras pasan las horas y el otoño.

Siempre ocurre.
Las noches luminosas
raptan novias detrás de los naranjos.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
Siempre en abril.
	Encienden leños
mis mañanas que esperan sigilosas
en huecos del hogar
		   ya sin cenizas.
Ceremonia ancestral del fuego fatuo
resplandeciendo en luces de tormenta
que dan vida al comienzo de la calma
anterior portada siguiente
 
PoeSite
ESTE DIA
Hoy se ha abierto el cielo
de lilas y de grises
y ha dejado caer millones de burbujas
deshojadas de ríos.

Y yo anoté este día
con una  piedra blanca
que ofició de candela.

Siempre 
amé la llovizna
que ilumina las hojas y libera
los pájaros salvajes.
 
Hoy me trajo una carta
tu sonrisa sombreada
y ganas de vivir
suspendida en el tiempo
como una gota dulce
escondida en tu mano.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
INSOMNIO

Dentro de mí hay una fuente
Me estoy ahogando en ella.

I

El insomnio ha llegado. Siempre llega.
		Aturde.
Se levanta como un fantasma gigante
cubre con su sombra lo que toca.
Fabrica pájaros de vidrio
se deja caer entre letras entrelazadas.
Hiere la pupila y desgrana pequeños miedos en el pecho.
Nadie lo contiene.
	A veces llora abrazado a un gato siamés.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
II

Nuevamente el insomnio
se apodera de mi.
Espanta los sueños
los arrasa
desnuda la realidad descarnada.

Finge ser breve
y se establece en mis párpados.

Tiene el tamaño
del pasado y del futuro.

Se viste con harapos de pánico.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
Nada lo ahuyenta.
Envilece lo que toca.

Se alimenta con gotas tibias y saladas
de ruidos nocturnos.

Decepciones
pensamientos turbios

	laberintos intrincados
	albas sin esperanzas.

	Su corona de escarcha
	Hiere la madrugada.

	Y suele creerse rey de la noche.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
EL CIELO ESTA CERCANO
La salida es pequeña
(se parece al ojo de la aguja)
Hay que cruzar la espesura de un bosque
hay que tratar de no caer en las ciénagas
hay que cruzar el laberinto
(sin la ayuda de Aridna)
Y no deslumbrarse con paredes de sal
que sólo son sal.
Hay que mantenerse aferrado
al palo mayor en la tormenta
y evitar ser quemado por la lava.
Hay que bañarse en los ríos sagrados
con pétalos cortados antes de que amanezca.
Hay que escalar la montaña
respirar profundo
lamer las heridas de las manos.
Dejar que me busque el alma.
anterior portada siguiente
 
PoeSite

			Estoy de pie y sola.
				En este  yermo
					Grito mi esperanza.

			Mi botella se ha roto.
				Su mensaje devora los peces.
       



anterior portada siguiente
 
PoeSite
REUNION
                      A Ana Emilia Lahitte

Aquí están vivos Trakl, Sartre, Pessoa,
Paul Eluard, Paz, Girondo, Pizarnik,
y tantos más que invaden y avasallan.
También nos hablan desde sus arterias
Gelman, Orozco, Girsberg, Madariaga
y dialogan Biagioni con Giannuzzi
todos reunidos en la voz pausada
de esta dama sublime y misteriosa
que en una ceremonia de goce y aventura
sin dudar se interna en los espejos.

Y Borges solo.
               Siempre solo.
Aislado en su cosmos austral
                             de laberintos.
anterior portada siguiente
 
PoeSite

ELEGIAS VEGETALES

Las revelaciones
suelen aparecer
como reverberación de luz.
Estallan en un instante
después de muchas noches
a ciegas.

anterior portada siguiente
 
PoeSite
I
Mi madre cultivaba albahaca,
orégano, perejil y tomillo.

A la entrada de la casa
había ruda para protegernos del mal.

Sus manos olían a menta fresca o a limón
y se movía por entre las hierbas con agilidad de gacela.

Iba y venía con su regadera
repartiendo lluvia
encanto fresco del que alimenta 
animales pequeños
y la equidad sin sombras 
del que ama la justicia.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
Naranjos, limoneros y ciruelos,
regaban en primavera flores que en su cabello 
agradecían la humedad del alba.

Cuando dejaba la tierra 
e intentaba cruzar la puerta
hacia la calle
sus movimientos no eran ya los mismos.

Caminaba como las palomas
con pasos cortos
como si a cada instante
presintiera el peligro.

Para buscar protección
y liberarse de la dureza del cemento
extendía sus brazos.

Y volaba hasta el árbol más cercano.                  
anterior portada siguiente
 
PoeSite
II
Mi madre me enseñó a llorar
mi padre me enseñó a reir.

Mi madre decía: las mujeres siempre sufren
llora hija por lo que vendrá.

Mi padre reía y sentenciaba
con la risa todo se logra.
Todo drama tiene su costado de sol.

Mi madre expresaba
la vida es triste
tiene amarguras y sinsabores.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
Mi padre afirmaba
el que ríe ahuyenta la tristeza
y la enfermedad.

Cuando grande 
lloré por muchas esperanzas destejidas
y aprendí a reir de mis desgracias.
 
Mi madre decía
el llanto nació con la humanidad.
Mi padre contestaba
la risa es la venganza de los dioses.

Ellos habitan ahora la penumbra
y la resolana de mi vida.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
III
Estoy aquí mirando desde estos ventanales
las plantas que nacen en el jardín
y un tulipán amarillo
un solitario tulipán
como yo.

Muchos pájaros
cuando los perros duermen
bajan a picotear entre las plantas
e invaden las ramas floridas del ciruelo
como hojas enormes y libres
con la independencia del que vuela cuando quiere.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
También están los cuatro colibríes
que todos los días visitan las flores rojas
que imitan pequeños farolitos chinos.

Pero yo estoy sola con el papel en blanco
sola con la lapicera en la mano
sola con la sinrazón de tener
muchas palabras adentro
y ninguna sobre el papel.
 
Con ganas de aullar
Y permanecer muda
Con la garganta desgarrada de tristeza.

Y sin dolor.
anterior portada siguiente
 
PoeSite
IV
Este camino es verde
verde y azul
a veces negro y amarillo.

Piedras calientes por el sol lo cubren
pequeñas   mojadas por la lluvia.

En su borde levanta gramillas
y a veces flores lilas y celestes.

Alguien se detiene a cortarlas
para adornar su casa
sus jarrones.

Yo sólo me permito 
ponerme de rodillas.
Y respirar su aroma.
anterior portada siguiente
 
PoeSite

Continuará en próxima actualización

Volver a PoeSite
anterior portada
 

OLGA EDITH ROMERO

Nació en La Plata el 4 de octubre de 1949 y vive actualmente en City Bell. Docente. Maestrando en Periodismo y Ciencias de la Comunicación.

Obras publicadas:

En edición próxima:

portada Dirección Postal: Güemes Nº 2436 (Entre 19 y 20) - (1896) City Bell.
Dirección electrónica: romero_olga_edith@hotmail.com