PoeSite (principal)



Poemas
  1. A Una Madre Triste
  2. Canto de Optimismo
  3. Reconocimiento A Los Bomberos Del Mundo
  4. Toques
  5. Sueños
  6. Nunca, Nunca
  7. El Maguey
  8. Creación y Bendición
  9. Tus Ojos
  10. Canto a la Trinitaria
  11. Ala Negra
  12. Contraste
  13. Del Olvido
  14. El Oro

Parmenio Reyes



Canto a la trinitaria.

En su primer centenario
(27 de febrero de 1944)

Quiero dilatar la vista desde las alturas
Coronadas del sol de su ideal procero;
Cantarte en tu vía crucis, probar tus amarguras
Y haber visto contigo el aroma de febrero.

Tu centenario pone a tu causa más brillo,
Más sueño arrebatado decir como poeta,
Qué fuiste Trinitaria cual un fuerte castigo
De torres que se alzarán vislumbrando una meta.

¡Oh sueño de poeta! Hay que cantar muy recio,
Hay que cantar muy hondo, hay que cantar muy puro,
Para rugir contigo tu dolor y desprecio
Y ser luz en tu noche de ese pasado oscuro.

La sangre ya galopa como corcel salvaje…
Gravitan en el pecho recuerdos funerarios,
Incendiase la mente con llamas de coraje
Pensando que la patria, fue siembra de calvarios.

¡Oh sangre venerada de hermanos inocentes:
Por gritar libertad y derecho ante el mundo,
Cual fuiste derramada, derramada a torrentes;
Más te miraba el orbe con respeto profundo.

¡Oh, tierra de los bravos, oh, tierra mía sagrada,
Víctima de matanzas, de crueles invasiones;
Tú historia si que es grande: un sueño de alborada
Y un férreo yugo roto por brazos de varones.

Dilo tú Trinitaria: sol aún no extinguido,
Que en esos días negros encendiste la fe,
Y proclamaste libre con valor atrevido
Tu tierra que a Cristóforo cual un milagro fue.

Tú fuiste del pasado este tiempo presente,
Progreso, libertades, todo a ti corresponde,
Desde que por los siglos intermitentemente,
Se espacia el trabucazo de la Puerta del Conde.

Cuéntame de tus ansias, de tu sed de justicia,
Háblame Trinitaria, dime de tu entereza,
Dime como venciste tan funesta estulticia
Y como dominaste con valor tal fiereza.

Cuéntame de tus noches perennes de martirios,
Cuando te desvelaba por implantar tu credo,
Dime como pudiste fraguar altos delirios
Y conjurar tus noches con singular denuedo.

Mi patria victimada por hordas tan mugrientas?
El sol otra vergüenza mayor no ha iluminado!
La historia bien lo dice con páginas sangrientas,
Que aquí el Apocalipsis se vio resucitado.

Entonces, Trinitaria tu diste a las alturas
Tu bandera gloriosa; tus bélicos varones
La izaron integérrima sobre negras pavuras
Mostrándola al aplauso de las otras naciones.

Tu causa, más que bella es un ideal inmenso!
Tu causa más que noble, es un fiat luz ferviente!
Tu causa como el humo de perfumado incienso,
Consagra a Dios y Patria y culto reverente.

Tu causa es una siembra de civismo en América;
Tu causa, sol de libre, siempre luz difundiendo,
Tu causa, gran motivo de una epopeya homérica
Adentrará en los siglos con poderosos estruendo.



Ala negra.

La sombra de la noche, ¡Cuán propicia
Para sembrar el mal!

¡Oh, perversos y maléficos seres, parecidos
A noctívagas aves errabundas
Que en las más altas horas silenciosas
Violáis los techos más sagrados;
Sabed que a vosotros guía
Rey de las tinieblas.

Mañana, que nunca es el orto de la justicia,
Sino el alba,
Vendrá la verdad a relucir,
Para ser juzgadas todas nuestras obras,
Ante un castañetear de dientes,
Ante un blancor de faz,
Y ante nuestra conciencia,
Que ya envilecida,
Perdió todo su encanto virginal
Para luego sentirse arrepentida
En un desbordamiento de rubor.

Más, yo os amo también compadecidamente,
Hermanos tenebrosos,
De oscuros corazones,
Pues no habéis vivido nunca,
El bien da la gran dicha,
Sin él nadie podría
Disfrutar del bello oasis
De la paz.

Estad sordos a la vez
Del genio que os conduce,
La vida es altruismo
Y el bien la diviniza,
Estad atentos a Dios.

Que la luz de la razón os guíe,
Que, en la vida al morir,
El malo, gana una fosa,
El bueno, una eternidad.



CONTRASTE

(1)

Lenguas reñidas con la gran verdad,
Lenguas arpías, viles, gangrenosas,
Lenguas de sierpes, frías, venenosas,
Lenguas infiernos de perversidad.

Lenguas terribles para la maldad
Lenguas que tiznan glorias, envidiosas
Lenguas erizos, fieras, espinosas
Lenguas que matan, sin tener piedad.

Lenguas que vierten odios y rencores,
Lenguas de luengos tétricos presagios,
Lenguas infames, causas de dolores.

Lenguas que sólo saben dar agravios,
Lenguas sin alma, lenguas sin amores,
Lenguas que saben provocar naufragios.

Contraste

(2)

Lenguas nacidas para la belleza,
Lenguas que sueñan célicos amores,
Lenguas cristianas siempre de colores,
Lenguas que brindan místicas ternezas,

Lenguas virtuosas tras largas proezas,
Lenguas resumen de grandes valores,
Lenguas piadosas sobre los dolores,
Lenguas de santos llenas de purezas.

Lenguas con altas fraternas urgencias,
Lenguas humanas fuente de poesía,
Lenguas veneros de nobles creencias.

Lenguas auroras de glorioso día,
Lengua que saben elevar conciencias,
Lenguas que tienen a Dios como guía.



DEL OLVIDO

La lucha de mi espíritu fue ingente
Yo sólo sé lo mucho que he sufrido,
Hecho para vencer doblé mi frente
Cual un titán bajo tus pies rendidos.

Sencillo y pobre en la humildad nacido
No teniendo feliz ningún presente
¿Qué podía yo esperar mi mal querido
Si a tu vista yo soy tan indigente?

Cual águila que busca un alto nido
A donde remontarse triunfalmente
Voló hasta ti mi corazón herido.

Tu ser de orgullo y vanidad nutrido
Se irguió de súbito majestuosamente
Abriéndome las puertas del olvido.



EL ORO

El oro en manos del malvado
Siempre ha sido corruptor, poderoso y terrible destructor
Ha desquiciado tronos, ha perseguido vírgenes
Ha dominado todo con inmoral encono.

Es por eso que siempre
Bastardas conciencias
Le rinden honores
De ahí esa sed de oro
Que no se sacia nunca.

Con el oro se descuartizan enemigos que eran amigos
Se granjean falsos títulos
Y se crean falsos honores
En cambio, en manos del bueno milagros hace
Milagros hace tantos
Virtudes tiene tantas.



EL MAGUEY

En las tierras más pobres yo soy un rico señor,
En alcores y cerros, reverdecen mis hojas,
Para morir florezco sin ayes ni congojas,
Porque mis hijos dejo, suspenso en mi flor.

Mi vida es un milagro, del Eterno Creador
Yo sueño repetir mis floraciones rojas
Y volver a tener las mismas paradojas
De morir y vivir con igual esplendor.

De galas el Maguey, se viste bello traje
Parécenos que dice con festivo mensaje,
¡Qué locuras! revelan sus terribles quimeras:

Sobre mí, trinarán de nuevo ruiseñores,
Porque dejé mis hijos suspensos en mis flores
Y viviré con ellos hermosas primaveras.



CREACIÓN Y BENDICIÓN

Para formar tu ser, breve, impoluto
Y tu alma virginal pura y discreta,
Con una dulce ingenuidad secreta,
Tres flores dialogaron un minuto.

Yo le daré tan solo un atributo
Dijo la rosa a su verdor sujeta;
Yo soy la reina, musa del poeta,
Yo le doy mi hermosura por tributo.

Suspirando el clavel más sin enojo:
Yo le doy a sus labios y mejillas
Color de fuego pasional: el rojo!

Yo le daré mi alma, la violeta dijo,
Mi alma de flores de las más sencillas
Y al ser creada así Dios te bendijo.



TUS OJOS
Bordados por hilitos de carbones
Tus pestaña con grácil maestría
Fingen tus ojos una pedrería
Un gran milagro de fulguraciones.

Si conmueven tu ser las emociones
Y vagan ellos por la lejanía
Tus ojos expresivos se diría
Que gastan oro de constelaciones.

Ellos son dos espejos de diamante
Del negror más divino y más radiante
Dame la gloria de mirarme en ellos.

Tus ojos aman formas primorosas,
Quién pudiera volverse todo rosa
Para ser gozo de tus ojos bellos.



A UNA MADRE TRISTE

Oh, corazón, de madre adolorida
Oh, corazón de padre acongojado
Vigoroso y morir inesperado
¡Qué enorme dualidad la de la vida!

Con lágrimas, la madre que no olvida
Lo muestra en la tierra sepultado…
¿Dios lo quiso mimar y enamorado
Le dio el alba por cuna sonreída?

En la edad de la vida más sonreída
Te fuiste niño de su blando seno
Y flores siembra do tu cuerpo sueña.

Y un ángel te finge en su creencia
Que llena su alma de un amor sereno
Y habla de amor, de fe, de providencia.



CANTO DE OPTIMISMO.
(A los estudiantes de la República)

¡Salud, virtuosos jóvenes consagrados a Minerva,
Diosa de la sabiduría!
Vosotros seréis cual águilas o cóndores andinos
Embriagados del más puro azul
De todas las montañas:
Allí, donde las ciencias dan
Sus más vitales milagros
Y son, como resplandecientes soles!

Aleluya hecha fiesta de amor y admiración
Para todos nosotros: Que seréis mañana
Cíclopes del pensamiento,
Dueños de rutas impertérritas
Y de cimas gloriosas!
Aleluya para todos vosotros
Que lleváis vuestras aquilinas visuales
Llenas de claridades de sol
Y de paisajes azules y distantes!
Aleluya para todos vosotros
Que vais paso a paso por riscos tortuosos
Y pendientes y cumbres,
Conducidos en el carro de triunfo
De la diosa Minerva
Subiendo la accesible montaña de la sabiduría!
Aleluya para todos vosotros:
Felices escrutadores del cielo
Y del viento y del agua y de la vida y de la muerte
En todas las necro-biológicas escalas.

Haya aleluya para todos vosotros,
Desbórdense de fruición los corazones
Los de vuestros padres, esforzados y silenciosos,
Que a ellos también toca nuestro triunfo de hoy,
Y los de vuestros maestros, que os dieron
Sus tesoros de luces preciadas;
Y los de vuestros amigos en afectuoso consorcio,
Ven, desde lo íntimo del pecho,
Alegres e inauditas aleluyas
Para celebrar el triunfo que os habéis conquistado!

La patria, también por vosotros tiene
Sus motivos de gratas aleluyas
¡Oh, si, ella está con vosotros identificada
¡Oh, jóvenes estudiantes coronados por el éxito!
Porque sois en la paz constructiva
Sus representantes más legítimos;
O su escudo de armas más noble
Y más fuerte y más audaz
En las horas conflictivas
De las bélicas ofrendas.

Aleluya para todos vosotros,
Jóvenes entidades
Que llenáis la patria
De orgullo y de civismo,
Sois, dueños del derecho,
Sois, hijos del deber.

Sois, los responsables de la ciudadanía
Ante la historia:
Porque seréis más altos,
Porque seréis más sabios,
Porque seréis más fuertes,
Y, porque vais siempre adelante,
Como el buen Jesús:
Señalando rutas salvadoras
Con el rayo poderoso de vuestra inteligencia

Nobles estudiantes cargados de sueños
Y que vislumbráis amplios horizontes:
Leguios mimados por Minerva
Rasgando el cielo de toda la ciencia
(El velo de Ysis).

Para vosotros: habrá palmas y laureles
Y os dará la gloria su beso más intenso.



RECONOCIMIENTO A LOS BOMBEROS DEL MUNDO
(Fragmento)

Cuántas veces fatídico el estrago
Se levantan los rojos panoramas
Del incendio cual un pérfido mago
Rojas lenguas se ven vomitando llamas.

¡Oh, que pavura, por demás terrible,
el incendio, fugas, devastador,
Cuando ya detenerlo es imposible
Crece con más flamígero terror.

Veis? Civil grupo, torpe, amontonado
Sin tener la virtud del agua presta
Sin disciplina, norma del soldado,
El fuego sube con su roja testa!

Si tal vemos un pueblo conturbado,
Vuelan raudo los ecos plañideros,
La ígnea emoción sube de grado,
Solo se oye gritar: ¡Fuego bombero!

Con voces, de tragedia la campana,
Os llama pronto al sitio tenebroso
Y a veces no resulta empresa humana
Acometer el fuego pavoroso.

De sus parajes a la urgencia atentos,
Se marchan los bomberos con orgullo,
Y van raudos así como los vientos
A dominar el fuego como suyo.

Si sorprende el fuego a un enemigo
Devorando su casa con fiereza
El fuego os hace vuestro mejor amigo
El deber no conoce de vileza.

La misma casa que por hambre un día
Quitaron sin piedad los usureros
La apaga con la misma valentía
El noble corazón de los bomberos.

Heroicos misioneros de la paz
Soldados del deber: noble acreencia
Que se traduce bien en nuestra faz
Y llena de serenidad vuestra conciencia.

Cual los Limbert jinetes de la esfera,
Cual dominan el mar los marineros
Con una precisión siempre certera
Cruzan sobre las llamas, los bomberos.



TOQUES

El amor a la poesía
Es peor que la adicción al opio,
Pues aunque no la provoco
Me asalta la versomanía.

Y, luego de los fuertes toques
Por no sentir el arte en serio;
Si eso es en mí que soy un mediocre
Qué será en el genio?



SUEÑOS

En mitad de mi vida
Mis sueños van pasando
La vida me convida
A ir pensando, pensando.

Grandes cual lo soñé
Debí yo de haber sido;
Más, para qué, si el olvido
Cubre todo lo que fue?

El aire que se respira
Vale más, nadie se asombre,
Que la gloria, esa mentira
Con que sueña tanto el hombre.



NUNCA, NUNCA

El mundo tiene sus anversos
Y tiene sus reversos
Y yo al final de mi jornada
Yo, no tengo nada
Sólo tengo versos.

Versos sin olores,
Versos sin colores,
Que no sé si son
La renunciación
De mis ruiseñores.
Cual una larva, una yema
La muerte los sueños trunca
Y siento que mi mayor poema
No lo escribiré nunca.



 

Parmenio Reyes

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite