¿En dónde duermen las mañanas del tiempo perdido?
¿dónde las horas vacías, vertieron su contenido?
Las palabras nunca dichas aún esperan su momento.
Las otras, ya oportunas, ya a destiempo,
con las lluvias y las nieves se fundieron.
Las lluvias fueron al mar.
Las nieves se derritieron.
Las palabras no conocen el camino de regreso.
Las palabras... ellas nunca volverán
al lugar del que salieron.

joldan/nov.,2007