los otros poetas... la otra poesía

 

LOS LÍMITES DEL CONOCIMIENTO Y DE LA AUTOJUSTIFICACIÓN
Por José Repiso Moyano

Decir "El que esté libre de pecado que tire la primera piedra" u otros tópicos como "El que tiene boca se equivoca" es decir -en el fondo- que nadie es perfecto, puesto que ya vivir es sobre todo aprender a medida que se vive, eso es: cada día "se perfecciona" en algo un ser vivo. Pero tal acción perfeccionadora es "consecutiva" (el principio de todas las cualidades vitales) que se actualiza sólo actuando, prosiguiendo o siguiendo a un modo de tropismo, de orientación consubstancial o habitual.

Entonces no es la perfección, ni la esperanza, ni el amor, ni la tranquilidad, ni el optimismo, ni la calma, ni siquiera la agresividad, un "estado final", una llegada final determinada o comprobable, una finalidad, ni apenas una detención (stasia) holística del ser vivo en uno de sus aspectos o cualidades: un fijismo (referencial).
Se ha de entender con ello, claro, que lo vital en inherencia es un proyecto ineludible que se alarga o se desarrolla en proyección a lo precedente conseguido; por lo que es totalmente gratuito o erróneo el considerar estables tanto lo que hemos utilizado atávicamente como un "origen" (centro o inicio de algo, ¿quién es el ser humano para establecer un inicio o una tabla rasa a algo en el Universo?) o, en sentido contrario, como un "fin" (debido a que nunca se ha demostrado un "estado de fin").

Digamos que el ser humano sólo puede, en verdad, advertir las causas más o menos directas; así que él sabe experimentalmente que tal o cual motivo provoca más o menos esperanza, desde luego, en tanto y en cuanto que sopesa -contrasta- las interacciones de una forma óptima – para una intención- de las demás cualidades, las somete a un ritmo ideal o social (una referencia no existente sino necesaria, a la manera orientativa de sus proyectos sociales o de su interés por conocimientos, puesto que en lo natural indudablemente actúa también lo impredecible, eso, la infinitud de posibles reacciones o interacciones que se pueden realizar al margen del "uso referencial" ya con su denotación a contranatura o fijista) e igualmente, si son físicas, a una plena optimación o adecuación o remisión a lo precedente que corresponde a su contexto físico.

Sí, es un prejuicio que siempre es inevitable en la ciencia atendiendo a tal parcialidad de las referencias sólo en un ámbito precedente; a ver, entendamos que las referencias sirven para un proyecto de intención o bien son únicamente instrumentos racionales que se deben valorar más por lo que “hacen en su alcance de objetividad” -en su limitado contexto- que por el final impredecible o total de lo que hay.
Piénsese que todo llega a donde llega, que nuestra esperanza no puede saber la esperanza que podría haber más allá de un presente vital por ejemplo - o la que hay en otro universo-. He ahí que la ciencia sólo advierte, así es: se limita a "reconocer" -si no se censura, pues jamás existe objetividad con censura- lo que hay -en esa parcialidad de la objetividad, por supuesto que no significa que no lo sea, sino que conoce la parte o proporción que puede conocer-.

La ciencia sólo es lo que es, no es una panacea ni exclusividad de nada en tanto que no va a ser referente de nada, no va a establecer o determinar, obligar al Universo a que siga unas instrucciones o que siga por otro sitio: únicamente guía el ser humano a algunos elementos de su contexto social -provocándolo eso con una intencionalidad o con un apoyo referencial que incide, como hecho, en el contexto físico en el cual lo realiza-.

En otro aspecto, asimismo, el ser humano es socialmente "consecutivo" de una justificación; de manera que será coherente en virtud de que siga o no – por su consecución- una ética común, por ejemplo: el no matar, este referente, convenido para todos como algo útil. Está claro, es algo constituido para que todo gire en torno a una sola armonía o a un equilibrio social; lo que ocurre es que a algunos les importa un pimiento eso, y empiezan por su lado a justificar a pleno capricho con el apoyo mediático: aprueban la pena de muerte, la guerra como prevención, los fusilamientos, el consentir que muchos mueran de hambre, etc.

Desde ahí la autojustificación va buscando sus recovecos o escondites o suspicacias de oportunismo circunstancial. Unos desperdician la comida con la justificación de que ven a otros que también lo hacen; otros dan sus votos para la pena de muerte porque ven -en visión de autojustificación, en su ética cabezonal o estrictamente personal- que es válido o útil para la seguridad; otros se deciden por la guerra inevitable pero -ah- primero personalmente ellos no la evitan, al instante se dejan comprar o imbuir por la justificación parcial o de la chula conveniencia.

No es de extrañar, porque ya sucede, que en los medios de comunicación salen "hijodeputas" a toda marcha justificando el aislamiento de la pobreza más y más con el no ir hacia ella (¿cómo resolverla si la aíslas con vallas o no la priorizas en tus derroches egoístas, o cotidianos sólo para ti, ¡cabrón de mierda!).

Por ello, ante una ética lo más humana o lo más común, existe o debe existir por responsabilidad la precaución (una disposición, una coherencia) ética para que las injusticias no sucedan, ¡vamos!, demasiado. Entonces, conforme a esa responsabilidad primordial para lo cívico o justo, a las regiones más vulnerables a los movimientos sísmicos le corresponderá una mejor infraestructura que evite daños personales –nunca, nunca el chabolismo-.

Esto lo digo cuando aún siguen incrementándose los presupuestos o gastos militares, cuando los mercados imponen la desigualdad porque parten la mayoría con excelentes medidas arancelarias, fondos muy bien acumulados a toda costa por sobreexplotación, subvenciones oficiales, ventajas por asociacionismos discriminatorios, usuras perras, especulaciones sobre los productos de extrema necesidad, injerencias de sobreexplotación en países pobres con materias primas baratas o salarios baratos, etc.

José Repiso Moyano
octubre, 2005


La diseminación del Estado Argentino
por Oscar Portela

El estado jurídico del Estado Argentino, ha tocado los límites de la diseminación: la traída y mentada libanización del país está en marcha: la República es sólo parte de los recursos retóricos del sistema representativo de una "comunidad" sin pactos, y las disimetríaas económicas, el estado de indefección de la salud, el trabajo, y la seguridad, hablan a las claras de que las corporaciones políticas han implosionado: resulta imposible volver atrás: las denuncias bien intencionadas no bastan, y las polémicas públicas brillan por su pobreza conceptual. Desde hace décadas lo hemos pregonado -, pero Argentina a caído en un abismo definitivamente. Cómo salir de él: solo creando fuerzas que aún resten, incluso minoritarias, que trabajen sobre el origen de todos nuestros males - cración de una nueva casta política-, no correrá Argentina la suerte de Cartago y más cerca nuestro de Bosnios y Chechenos. Como la República no existe nada puede desestabilizarla, más que la claridad de mensajes que despierten lentamente, un nuevo sentido de nacionalidad.

Oscar Portela. Agosto 2005


Argentina, entre el sueño y la vigilia
por Oscar Portela

¿Donde termina el sueño y comienza la vigilia, constituye el nudo gordiano de mis actuales obsesiones, porque las pesadillas, pequeñísimas como larvas, abarcan todo el espacio de la percepción de esto, que quiero suponer, mi dios, que se trata de lo real.

En los últimos tiempos me persigue un pequeño enano, con la insistente idea de saber de dónde procedo, cuál es mi país, qué lengua hablo, qué edad tengo, a qué ideología pertenezco, qué sistema político impera en el reino donde moro, etc, etc, etc; y en esa zona intermedia del sueño y la vigilia que lo vá llenando todo , como en un film expresionista con Peter Lorre, atmósfera de pesadilla kafkiana y teatro francés grang-guigñol, debo contestar, porque si no lo hago, no tengo derecho a tomar unos vasos de Coca Cola y qué diría de mi, frente a este desafío el feroz Tio Sam. comencemos entonces por una fecha indefinida de nacimiento, puedo tener de 23 a 6000 años. Lugar de origen: reino de Liliput, idioma original : argingles y esperanto -no espanto-!, partido o ideología política, plumas variopintas: ( pragmatismo anglosajón), sistema de gobierno, teocracia republicana, con adornos plutócratas, religión, adoración al becerro de oro, continente, pequeña franja a la deriva del continente africano, cultura, sistema de marketing basado en el reciclaje del pasado, sistema educativo, libertad, libertad, libertad, sistema gramatical, Chat, ( corazones y flores), sistema de salud, sálvense quien pueda, y el que no, haga huelgas, seguridad, " resistir es todo". Clima y fauna silvestre y humana, en mutación permanente: llenado el formulario, el enano, con cierto parecido a mi amigo Hop-Frog, sonriendo me dijo, y todavía falta, no sabes lo que falta, Liliput no podrá saber jamás si lo ha soñado o nó, pero verás como detrás de un vidrio oscuro, un ángel negro, señalando una vez más a los que se salvarán y los que se hundirán con el Titanic.

Oscar Portela
agosto, 2005


Paratácticos por perioscopio (II)
Por Oscar Portela

No son los gritos paratácticos de los primitivos hominidos, al descubrir una pieza de caza, no son sólamente los insignos verbales de los alienigenas, al no encontrar en el planeta indicios de vida creadora, sino fantasmas que los aventajan en la falta de necesidades vitales, no, no son sólo coprofágicos, coprolalios y escatológicos síntomas de que la repetición que no deberia ser posible (y lo és?), de que la miseria, la carencia, la penuria, son estigmas de la pobreza del ser, que esencia en el lenguaje como mundo, como inicio de un espacio, de un un mundo, que "mundea": sus delgadas piernas ocultas por largos y jamaiquinos pantalones, van a dar a veces, a unas raídas sandalias de goma. Y sin embargo son sus gritos, son ese especial idiolecto, el que distingue el idoceo lenguaje del “nerd”, que insiste en llevarse a la cama la podredumbre del idioma, cuando el fantasma de la castración debe perseguirlo hasta en sus sueños.

Troy no es terence Stamp en “Teorema”, pero las “Barbis” enloquecen por él, y a su lado no existe ninguna Samantha Edgard, ni tan siquiera una Margarita Gautier, con un alambicado Robert Taylord a su lado, para laudar su ego nada cartesiano, que no proyecta sombras sobre el “mundo”, como no sean las vibraciones de sus gritos.

¿Sabe Troy qué significa “vivir”? Lo sabe sin saberlo cuando grita, cuando mata, al modo que sé yo, de un Swartzenegger, en medio de algunos característicos, y de algunos elegantes, que también los hay, porque en Lascaux, caben todas las especies, las épocas, las razas, las “religiones”?, las ciencias y las modas, esotéricas o no, aunque ellos no lo sepan. Aunque no lo sepan sí (y para que?), ya que tiempo paralizado no pueda espacializarse en un aquí y un ahora distendido en los tres éxtasis temporales: así Troy reina en Lascaux, y la “barbi” tiembla en sus brazos, como Elena temblaba en los brazos de Paris.

Todo se asemeja a una escena de “Sabrina”, pero filmada en Tatacuá, con el presupuesto de su Secretaría de Cultura.

Sólo el “nerd” puede hacerle sombra a Troy, por que su cuerpo – aún no “su” cuerpo, polimorfo y gordo como el de un bebé -, sino como el habla en el cual expresa sus violentas emociones, le disputa a todos, el reinado de los monos parlantes de la época, porque del “mono gamatico” no va quedando nada. ¿ Es la nada la que habla?. Absolutamente no. La nada prefiere hablar desde el silencio de las tumbas, desde donde sigue llamando los espectros de lo que el hombre fué, en su inquietud primera.

La invasión y colonización del Kalahary, ha sido realizada, y no se trata de clones, sino de la domesticación mental de una especie a la que se creía en extinción, y que con los jueguitos electrónicos ahora dominan el mundo. Escucho el susurro que el viento oculta a nuestros oídos, “el hombre es la irrisión del mono”: mi Zaratustra, y de pronto, en imágenes contemplo, cómo tras la enorme estatua de Lincoln en el Capitolio, aparece radiante la expresión señera de un simio, qué, en éste caso, y contra la profecía nietzscheana, ha logrado superar al hombre, y todavía más, domesticarlo. Miro a Troy con respeto y veo en él al animal del futuro, cuando Platón, Descartes, Hegel, Marx, hayan desaparecido de la faz de la tierra. Me siento mirado socarronamente: supongo que las silenciosas alas de murciélagos, comienzan a moverse en la noche: tengo miedo y temo decírmelo, pero debo reconocer que estoy aquí frente al amo del futuro.

Oscar Portela, junio 2005

Oscar Portela
junio, 2005


SANGRE DE TEÓLOGOS
Por Oscar Portela

La gran virtud de la Iglesia ha constituido en su sentido de "juicio práctico" - hijo de la moral de las Teologías de Tubinga, como lo señaló Nietzsche: Kant frente a Federico de Prusia, "perdón, perdón": la razón pura práctica introduce, en el juicio moral, la hipocresía pagana.

Haber tenido la astucia de mezclar lo peor de las escatologías paganas salvacionistas, con los trucos dialécticos del helenismo, le permitió conservar su poder terrenal, y dar a la categoría del saber de la "ratio" y la del mal -como carencia de bien-, un estatus ontoteológico: no, no creo que el saber ( la docta) ni el "logos", traigan un "ordo" - el orden de las montañas que se mantienen en equilibrio desde la base -, al mundo, y nos permita la libertad por el saber.

Empero, no ha existido aún en 2000 años una transvaluación de todos los valores, como la llevada a cabo por el "cristianismo", que colonizó el mundo con la idea del "Dios único", del hombre creado a imagen y semejanza de éste, de una "justicia igual para todos frente a él", y ante todo, la idea diabólica de que todos los "hombres", son iguales ante Dios: aún hoy la teología negará lo heteroclito de su genealogía espurea, pero han sabido como pocos, dado que no són sino la mitad del rostro desfigurado de Roma, mantener una férrea disciplina basada en el ideal ascético, detrás del cual se encuentran todos los males del mundo: "el hombre prefiere la voluntad de la nada, a la nada de la voluntad": el cristianismo continúa siendo en un mundo desacralizado por su moral misma, que ha matado a Dios, ese ideal ascético, del cual se derivan todos los puritanismos morales. Que el "mundo" haya ignorado ésto a nivel de escala política, es responsabilidad de las mitologías mesíanicas de la razón occidental, de la cual el antisemitismo de Hegel y Marx son expresiones, aunque no sean sino respuestas, a ese "maniqueísmo" - palabra jamás bien pronunciada -, que significa la negación del Otro como objeto parcial que nos constituye, y que nos causa horror - el horror del espejo -, y que le hizo decir a Castoriadis que el primer manifiesto racista escrito en el mundo "era el Antiguo testamento".

Ahora, que inexplicablemente se habla de "conciencia global" - no es extraño después de la experiencia de la desaparición del sujeto-, que la aldea, necesite un sólo autómata, que no será dirigido por un pastor: este mismo teólogo, alemán por supuesto, por cuyas venas corre la sangre de Lutero ( monje tan moral que creía en la entidad concreta del "maligno" - no no expongas al maligno-como se traduce "sed a no malo"), habla ya de una Iglesia que hace "agua" - hace cuanto , salvada por Lutero, -en el acerto de Nietzsche-, debió haber desaparecido, a no ser que Lutero, Calvino y los "puritanos venidos todos ellos de Babilonia, no la hayan restaurado, tal como desaparecieron los otros dioses del mundo, lleno hoy de sus tumbas: así habló también del respeto a las diferencias culturales, olvidando que se trata de la única religión que con la "conversión", intentó cambiar el alma (pneuma) de otros seres vivientes, otro ardid éste para no declarar abiertamente que en un mundo de deriva metáfisica, los Dioses de la tierra, las sectas heréticas, etc, brotan nuevamente como hongos después de la lluvia.

La iglesia, desde el segundo Papa a éste nuevo teólogo - aunque de "nuevo" no creo que tenga nada - ha sido responsable además, de esa derecha que enseña a "obedecer para saber mandar"; y, cuando faltaron ejércitos propios y de príncipes, hoy continúan ocupando ejercitos de explotación y apartheid de todas las escatologías salvacionistas y los espurios mitos de infiernos y cielos, que la razón occidental, no ha podido exterminar: pero a quién, muerto el sujeto, a qué oveja, servirá el papa, para poner el "orden" en un mundo que a salido hace tiempo de quicio?, y la iglesia y los demás poderes terrenales y sólo terrenales, no son sino parte de este espectral carnaval del mundo al que estamos asistiendo en este momento-.

Oscar Portela
abril 20 del 2005


JoLDaN Home Page

PoeSite