los otros poetas... la otra poesía

 

¿Qué proceso?
por Rolando Lazarte

Se acerca una vez más el 24 de marzo, aniversario del Proceso militar en Argentina. Diferentemente de los anteriores, no golpeó apenas un sector social, una dirigencia, un sector organizado. Golpeó a la humanidad, y de la manera más obscena, dejando marcas indelebles. La impunidad de sus actos transforma en cómplice a quien calla. Pues quedó herido un pueblo, quedaste herido vos. Quedamos heridos todos.

No es apenas el sistema jurídico-político argentino lo que rompió el genocida. Rompió la integridad psicológica de la gente. Hizo de la vida en sí, del mero acto de vivir, el objetivo a destruir. No hay un día que no venga el recuerdo de las torturas que quieren que olvidemos. Y sé que apenas hay un camino individual y colectivo de recuperación de lo que la escoria destruyó: insistir.

Insistir en la reconstrucción colectiva de lo que golpearon. Insistir en sumar con el otro, que construyeron como enemigo, ajeno, distante. Insistir en rehacer los lazos de amor, de fraternidad, de solidaridad, de esperanza. Insistir en la certeza de que apenas en la unión interior y exterior, personal y colectiva, podremos redimirnos de las heridas que deja el capitalismo, sea genocida, sea light, sea como sea. Habrá días en que parecerá todo esfuerzo condenado al fracaso.

Hay quien diga que este exilio a que la canalla cívico-militar del Proceso nos empujó, es definitivo. Sólo lo sabré el día posterior a mi agonía. No nos exilaron solos, y no volvemos solos. El genocida se apropió del saber sobre el proceso de tortura, del mismo modo como el capitalismo al que sirve, se basa en la ruptura de la humanidad, en la cosificación del hombre (hombre, mujer, niño). Cosa a explotar, cosa de la que sacar beneficio, cosa de la cual aprovecharse. Todo tiene un precio, todo es mercado, todo se compra, todo se vende.

Pero hay una capacidad humana conocida como resiliencia, que atestigua que somos capaces, como persona y como pueblo, de no solamente resistir a lo que trata de destruirnos, sino aún transformar en fuerza vencedora la debilidad que se trató de explotarnos. Quisieron que fuéramos fríos, pues nos hacemos calientes. Nos querían indiferentes, amamos. Nos querían distantes, confiamos. Nos querían aislados, nos unimos.

En Ceará, Nordeste de Brasil, hace ya más de veinte años que viene practicándose la Terapia Comunitaria, creación del médico Adalberto Barreto, expandida ya en 19 de los estados del País, y con expansión hacia Estados Unidos, Argentina, México, Uruguay. Es una fusión de saber científico y popular, de experiencia colectiva y tradición espiritual. Una experiencia que recupera las utopías perdidas, las revoluciones fracasadas, los golpes que parecieron irrevidables. No solamente recupera la ciencia (psiquiatría, medicina, sociología, antropología, pedagogía) al servicio de los explotados –en la contramano de aquella tendencia que la pone al servicio de la dominación social y política--, sino que recompone, paulatinamente, la humanidad del excluído. Del exilado. Del descartado. Del desempleado. Del drogado. Del golpeado.

Recoge la utopía humana en sus distintas vertientes (socialista, cristiana, freireana, si queremos ponerle rótulos), como argamasa de cacharros quebrados, y los reúne de manera práctica y lúdica, en sesiones en que las angustias que nos afligen son procesadas y ganamos el apoyo de quien desconocíamos. Se deshace el aislamiento que empuja a la depresión y la drogadicción, la frustración que empuja al alcoholismo y la violencia familiar. Se recupera, a través del habla horizontal, la sabiduría popular a través de dichos y cantos, rezas y bailes. Se revaloriza la historia personal y colectiva, reconstruyendo caminos y raíces. Se humaniza la vida diaria y el trabajo.

Este proceso es una consistente recuperación de sueños que parecieron morir bajo el peso de la corrupción y la tortura, la traición y el mercado, la mentira y la fuerza bruta. El olvido cómplice y la deformación de los hechos. No sólo por parte de militares sino de intelectuales que justifican a diario el desempleo y la expulsión del campesino de la tierra, el abandono de los niños que son puestos lejos de sus madres obligadas a trabajar a mitad de precio. Propagandistas del desprecio a la vida que destruyen el horizonte de esperanza de los jóvenes, mostrándoles su inevitable descartabilidad en un mundo maquinizado. Donde el sueño es la droga, la pesadilla un cotidiano sin amor. Lo único deseable aquello que el dinero puede comprar. Bebés, niñas, lo que sea.

Cuando se acerca el día de la masacre de los inocentes, y todo día lo es, en este sistema que hace de la gente mercadería, aquellos que no olvidamos, tenemos que saber que el mejor modo de perdonarnos a nosotros mismos por haber sobrevivido, el mejor modo de honrar la memoria de los caídos, es reconstruirnos colectivamente más allá de sectarismos salvacionistas, reforzando las redes de apoyo psicosocial, la gran tela humana que se adorna como joyas con las gotas de rocío de la mañana. El proceso tiene distintas vetas, crece por las grietas, por donde Dios acecha, como bien nos recuerda Jorge Luis Borges. Une lo que el sistema separa, un pasado atroz y un futuro venturoso, un exilio puede ser un camino de regreso. Un proceso deshumanizante puede ser el estímulo a la recuperación de la totalidad de nuestro ser, nuestro pertenecer a una realidad maravillosa que traspasa los límites de cualquier tentativa de aprisionamiento o reducción.

Entonces sabremos, aunque haya -y hay- avances y retrocesos, que hay una sola forma de honrar a nuestros sueños: es seguir soñando despiertos y dormidos el sueño de una humanidad fraterna, síntesis de lo diverso, potente en su capacidad de hacer fuerza de flaqueza. I´ll follow the Sun.

Rolando Lazarte
Sociólogo y escritor. Autor de Max Weber, ciencia y valores (Buenos Aires: Homo Sapiens Ediciones, 2005) Miembro de la base sindical de la ADUFPB-JP.


EN EL PRESENTE HIPÓCRITA
por José Repiso Moyano

Hoy no me he traído borrador para escribir este artículo, pero ¿acaso lo necesito?, ¿acaso lo necesita a quien sólo le basta su presencia o la presencia de su voz? Así es, me defiendo o me expreso tanto por la vía de la escritura u oralmente. Eso no me importa.

Ahora lo moderno es el montárselo; pero ¿cómo? Pues con el poder, con la imagen -con su lindo peloteo- y con la mentira -ya que siempre prometen lo que de sobra saben que no van a cumplir pero, mientras, el poder es lo que vale, lo válido-. Y ¿quiénes? Pues ¿quiénes van a ser?, los que poseen recursos o se apropian de ellos o... los roban con la ley por delante e, incluso, por detrás, como guardaespaldas. De hecho, cuando uno está ya montándoselo juega a las "buenas intenciones": con la cara de la humildad, luego con la cara de la modestia, luego con la cara de que le da a cada cual lo que le corresponde, de que juega limpio en suma. Bueno, juega limpio "de palabra" porque, en realidad, en la práctica se sitúa en las antípodas de la autocrítica -a quien advierte que tiene razón lo quiere mejor pisoteado-. Por ejemplo, un jugador de fútbol que suda como casi todos -o que sudara un poco más o un poco menos- ve bien que a él le correspondan miles de millones mientras que, al que cerca es hábil también con cualquier juego deportivo, se le compensa en casi nada. Y es que, luego, nos gusta, les gusta -mejor- leer a un autor que mucho se esfuerza o que, en realidad, eso de su obra no cae del cielo, sino que posee propiedad en dignidad o que tiene una equivalencia en sudor, en esfuerzo y en tiempo, ¿cómo no?

Pero todo se concentra, es la moda, los que dominan un medio o son propietarios de él después quieren comprar otro y después otro. La gente hipócrita en cuestión quiere idolatrar en otro, en uno, lo que justamente debería corresponder a todos, aunque el único monopolio que siempre defenderán será el de la felicidad: mucho para unos por verse reflejados en ellos, poco para otros porque no se enteran ni se enterarán de ellos o no importan. Lo primero que interesa es que ellos sean lo primero en la práctica por lo menos. Con una política o con otra empujan, si les sobra atención, a los otros hacia sus técnicas y hacia sus bancos ya llenos de dinero; pero, ellos, ya están empujados y, ante su mala conciencia, no les queda más remedio que empujarles a los otros un poco, y eso además exhibirlo, es decir, sacar tal generosa e ingente misericordia en todos los medios de comunicación. Así es, que no se escape ni un céntimo sin la publicidad debida de lo que dan; sin embargo, de los miles y miles de millones que robaron con una injusticia o con otra, sobre todo por la explotación, nunca retenderán ni una exclusiva.

En ese sentido, los que se encuentran alineados a un partido político son algo más críticos cuando sus representantes no han subido aún al poder; en cambio, cuando suben, se ordena cierto silencio, quitan credibilidad por aquí y por allá, se endurecen bastante -recuérdese que se sienten reflejados en los representantes de sus partidos y, por ello, no les admitirían que perdieran en algo, con razón o sin razón-. Por el mundo siempre, siempre viven millones de personas que sus situaciones injustas se hacen o se las provoca más injustas porque no se las mira o se las escucha, no son como los organizadores de guerras o como los figuritas de fútbol. A Bush le están escuchando todos los días, cierto es, hasta por de noche, y no se les cae la cara de vergüenza. Ahora se habla y se habla de la OTAN, de la UE, y de la UNO. De esta santa trinidad no salen o no despiertan mientras los problemas más graves aún siguen gritando, desde hace mucho tiempo, pero ellos piensan en sus buenos planes, buenísimos mientras pasa el dolor y la injusticia sin descanso. Unos hablan y hablan con la sinrazón que servirá, claro, para callar a cualquier razón -pero ellos de prisa a su sinrazón la nombran razón como locos-.

En definitiva, se negocia con la mentira, la gran mentira que ellos organizan y que consiste en que, de las tantas y tantas pérdidas que hay en el mundo, no les toque ninguna o les toque a ellos los últimos en perder: garantizado está. Y lo demás es su santa y puerca retórica.

José Repiso Moyano


John Dimitri Negroponte
Otro desafío de Bush al mundo Civilizado
por Oscar Portela

John Negroponte fue embajador de EEUU a Honduras de 1981 a 1985. Como tal, fue responsable de la política de violaciones a los derechos humanos del gobierno norteamericano. Entre otras cosas, supervisó la creación de la base aérea El Aguacate, donde EEUU entrenó a los Contras durante los años 80. La base fue utilizada como un centro clandestino de detención y tortura. En Agosto del 2001 comenzaron excavaciones en la base que ya han descubierto algunos de los cadáveres de las 185 personas que se creen fueron asesinadas y enterradas allí.

Las violaciones a los derechos humanos crecieron sistemáticamente durante el mandato de Negroponte. La CIA y el batallón argentino 601, entrenaron al infame Batallón 316, uno de cuyos líderes fue Billy Joya. El batallón 316 fue responsable por secuestrar, torturar y asesinar a cientos de personas. Negroponte sabía de todas estas violaciones a los derechos humanos y sin embargo continuó colaborando con el batallón, al mismo tiempo que le mentía al congreso de EEUU sobre las violaciones en Honduras.

Con esta actitud, Bush vuelve a desafiar a la opinión mundial, y a mostrar que todo pacto, u organización jurídica mundial, ( releer "Qué significa pensar") a la que Estados Unidos pertenezca, incluída desde luego las Naciones Unidas, no son sino irrisión, y burla del poder con respecto a la "voluntad que se sabe a si misma", pero ignora que en su escalada automática hacia el dominio absoluto de lo ente, compromete no sólo la existencia de la especie - tema por lo demás no excesivamente importante -, sino la esencia del misterio de lo mortal, en sí. Estados Unidos, constituyó y constituye un peligro absoluto para la destinación del hombre como el ser que no esta fijado metafísicamente ( ¿hoy a traves de la técnica en el acabamiento de la metafísica?), y que sin embargo, en el subsuelo de la esperanza no mesiánica, puede aún aspirar a parir estrellas, reposando sus llagas en la espera del adviento. "Los Estados Iluminados" no tienen otra salida que el genocidio de más de la mitad de la humanidad para seguir creciendo, y de este modo, malthusiano como dijimos, no queda mucho que decir, acerca del pequeño agujero que tiene reservado en el universo de la raza de los siervos (ayer señores!) y hoy "chandalas", en manos de la terrible maquinaria de la amoralidad del más temible de los animales: aquel que puede caer por debajo de sí mismo, en lo anfractual de lo sub-humano.

febrero/2005


"Desde que el hombre bajó a la luna esta no se pone más: es solo una estación orbital, que permite afinar los cálculos físicos matemáticos de la ciencia moderna"
Heidegger.

CROMAGNONES A LA VISTA
OSCAR PORTELA
( A Maurice Blanchot)

Cuando llego al pequeño recinto, el ambiente se resiente de un entusiasmo ditirámbico, con raras reminiscencias tribales o báquicas. Los habitantes de la "cueva", están absorbidos individualmente por la guerra librada contra un enemigo astuto y cruel, pero al mismo tiempo, el grupo muestra entusiasmo de conjunto, en esa batalla en la cual se juega el prestigio de la familia "cromagnón" : los software son cada día más complicados, y la guerrilla impiadosa, sigilosa, puede en segundos asestar su estocada fatal: los "nerds" son los más excitados, mientras los árbitros de la elegancia, se muestran menos atávicos, y los "informales", hacen de "fans" de los "nerds": "gordito", le susurro al oído al "nerds" más obsesionado en su cacería de guerrilleros deslizándose entre las colinas del inhóspito desierto, "mata un colonialista", no todos los guerrilleros son asesinos a sueldo: no me escucha, no puede distraer ese segundo que puede poner en riesgo su vida y el de su fuerza de comando. El entusiasmo crece con la muerte de algunos guerrilleros que caen víctimas de las certeras balas de los mejores tiradores. El petiso, "nerd" atípico, que más que hablar se comunica a gritos y con poquísimas palabras, está al borde de un ataque de nervios, y todo está atravesado por un suspenso que puede tener su epílogo en minutos: el árbitro de la "cueva", contempla con una sonrisa cómplice la cacería de los dinosaurios, que sabe, será victoriosa.
Las "barbis" de aquella tropelía propia de "Jurasic Park", colaboran con silbidos, términos intraducibles y se excitan hasta llegar a sublimar sus pulsiones, mientras la temperatura sube hasta alcanzar movimientos sísmicos. Se trata de una ceremonia, de un rito iniciático repetido una y otra vez a lo largo de la historia, el mismo que alguna vez permitió al joven entrar al mundo de los adultos, mientras ahora lo encierra definitivamente en los juegos de simulacros, máquinas parlantes, "bibelots" propios de nuestra post-historia, en el cual las viejas cavernas y las bestias primitivas, son reemplazados por ficciones visuales y acústicas, - maquinas parlantes- , únicos medios de participar y protagonizar del descarrilado carrusel de la historia, espejo con el cual cual los "cromagnones" no quieren saber nada. En la cueva están más seguros y la cacería no forma parte sino de un sueño interminable: el sueño del poder y la seguridad en uno mismo. Por fin llega el momento culminante y el público de ese improvisado estadio se desmanda: mi gordo, el"nerd" más admirado por el heteroclito grupo, ha terminado de aniquilar a un miembro de "Al Quaeda"?..., y la respuesta no se hace esperar. Tiembla la "cueva", es el gol esperado de un nuevo Maradona, de un Chuck Norris que lucirá por un instante el mirto de los vencedores de Salamina: gritos, algún perdido "sapukay", silbidos, aplausos, puños en el tablao del lacio, saltos de siouxs que han conseguido la cabellera del blanco, al que habría que quitarle el corazón para que la ceremonia sea real, e integrar la fuerza del enemigo a la del guerrero.
Después vendrán la pipa de la paz, el poker, los vasos de tragos largos y el esperar la madrugada, porque las guerras contra el enemigo se deben librar solo de noche : el sol nunca fue buen consejero de los rayos laser, y las computadoras funcionan mejor en un ambiente nocturno, cuando la mayoría descansa, y la ambición sueñera, hasta que el sol caiga verticalmente sobre los cuerpos. El gordito, mi gordo, muestra en su rostro las señales de una satisfacción inmensa.
Ahora solo debe esperar que George. W. Bush lo condecore.
En el fondo de su cándido corazón siente que acaba de pasar a la historia. Todavía atado a su roca, expiando su culpa contra la autoridad divina, Prometeo siente como los humanos han perdido el fuego de la libertad que reposa en la palabra.
En su improvisada Altamira del siglo XXI, los "Cromagnones" se admiran de los adelantos técnicos, aunque éstos hayan sido preanunciados desde hace siglos, cuando por primera vez un humanoide se atreviera a pintar en Lascaux, la imagen rupestre de un animal primitivo. Trazos éstos que creímos durante mucho tiempo, separaba definitivamente al animal del hombre.

Tantas veces ha entrado el hombre a la historia, como ha salido de ésta realizando la larga ruta que conduce del mono al "super-héroe".

Oscar Portela,
febrero, 2005.
Corrientes Argentina.


La muerte de la República
(Política y Nihilismo)
por Oscar Portela

La república -cosa pública-, es sólo virtual, y un simulacro de la acumulación del poder, desde los monopolios masmediaticos -el poder no puede ser medido o representado en el mundo hiper-tecnificado de los Estados fantasmáticos modernos (también simulacros: Jacques Derridá)-, hasta los monopolios de valores, y medios naturales, en manos de minorías económicas que manejan lo supuestamente público: hace más de cincuenta años Heidegger escribió, "lo privado, no es sino el acodo de lo público (y ¿qué es lo público hoy cuando la "opinión" prevalece y no el "saber"?), sino aquello que invade al consumidor de la información, que los medios hacen llegar y se consume, como el geniol o la Coca-Cola: tal como afirma Lyotard, "a mayor información mayor forclución" - termino, para el profano, que significa jurídicamente y luego sicoanalíticamente, "doble olvido"-.

Si las formas de predominio político llevan como transfondo y fundamento las concepciones teológico-religiosas, lo económico no es sólo su envío o su forma normativa -la Iglesia católica eliminó la orden Jesuitica por cuestiones de poder económico y dinero-, sino que, en la oclusión de lo público en el Estado político moderno, yacen todos los estigmas de las formas más primitivas de los totalitarismos teocráticos disfrazados, y de las concepciones mesiánicas que subyacen en las concepciones religiosas maniqueas, que las tres grandes religiones monoteístas, dejaron como legado a la civilización occidental desde el medio Oriente: sólo se salva el mundo olímpico helénico, en donde una República de Dioses, se disputan el poder y el amor -el tráfico diría Klossowssky-, con los mortales.

¿Quién afirmó que el Dios Monoteista no habla más a los mortales? Habla -como hablaba con Moises, Samuel, Saúl, David o los profetas-, con Geore W. Bush, o con Bin Laden: la diferencia política a la que nadie apunta, salvo Castoriadis, es que el Estado islámico es religioso y el Estado occidental laico.

Estas y no otras son las formas que adoptan los Estados modernos, en un mundo en el cual. "2.300 millones de personas, viven bajo la linea de las necesidades vitales y, como afirma Abbel Possé, "el primer mundo para avanzar y conseguir subsistir, necesita tres veces del territorio terraqueo". Estas también y ya no las infrahumanas formas de la catequización católica para salvar almas, las que prevalecen en el Estado Moderno, y que arrasan con los países del tercer mundo: nuevas formas de salvar sofísticamente lo nesesario para la subsistencia de la raza humana sobre el planeta, luego de que los países del primer mundo depredaran todos los recursos naturales -lluvias ácidas, envenenamiento de oceanos, terrorísmo íctico y explosiones nucleares marinas, envenenamiento de las aguas, (destrucción de las pulsiones de vida además)- como forma de nehocolonización cultural: ¿será posible la ucronía tonta de Carlomagno de un Estado Universal, ahora basado en la oculta esencia de la técnica, que en nada ha superado, desde el punto de vista religioso, el punto de vista arqueológico de la religión Zoroástrica?

¿Lucha de bien y mal, tinieblas y luz, Arriman y Hormus?: ¿en mitad de la hiper-racionalidad de la oculta esencia de la técnica, persisten en las religiones monoteísticas, a pesar de los esfuerzos teológicos que hacen del mal sólo "la ausencia del bien", la posibilidad de que exista lo que la teología-negativa (Chestov, Barth) llama libertad "apofantica", algo que haya escapado a la omnipotencia divina, o el mal, según la exacta y aceptada pero jamás leída traducción del credo, "sed a no malo", que quiere que Dios "exponga la fragilidad del hombre al maligno y no al mal abstracto".

Estas son sólo elucubraciones retórico religiosas que sostienen el horror de lo subhumano en el hombre (no como afirma Lyotard, de lo "in-humano que habita el hombre"): lo sub-humano, porque el hombre carece de fundamento y la libertad como fundamento, puede perderlo, más allá de la bestia. Volviendo a la oclusión de la representación, la República, fué sólo un intento del siglo de las luces, que pereció a manos de la ocupación y el ataque de todo lo ente por el hombre ("lo ente" no es sólo el agua o el petróleo, sino también el átomo, la energía, la velocidad de la luz, la planificación técnica y por ello, totalitaria de lo real). La antigua riqueza de las naciones, es hoy sólo un banco de datos, en que la velocidad de la información, permite a los valores hacer predominar aquello que debe ser consumido en las Economías de Mercado. Lo juridico internacional ha muerto desde la creación de la Sociedad de Naciones, de tal modo que las ideologías y los humanismos son crasa hipocresía. Todo apunta a una debacle a escala global, pues cuando las fuerzas centrípetas chocan contra las fuerzas centrífugas, los volcanes comienzan a estallar.

Aquellos nacionalistas, que abogan por rescatar valores de catequesis, y al mismo tiempo, economías de mercado (las mayores consumidoras de crimenes de guerra, drogas, asesinatos seriales, etc) caen en desorientaciones de concepto. Por ejemplo la Argentina hoy no tiene salida si insistimos en una "democracia" representativa, que rescate la "re-pública"que conocimos: sólo si con imaginación recreamos nuevas formas de "representación" y una nueva concepción de lo "humano", podremos salir del actual atolladero que nos conduce a la disgregración y la regresión hacia las más primitivas formas del Estado

Oscar Portela
noviembre, 2004


El triunfo de Bush y el "futuro de la humanidad"
por Oscar Portela

Cuando escribimos "Las mentiras de Kerry", teníamos la certidumbre de que el candidato Demócrata, no representaba de ningún modo, una esperanza en el círculo de hierro que el modelo de exclusión del imperio yanki cerró, utilizando el instrumental de la técnica, salvajemente, sobre lo que denominamos cultura planetaria. El Sr. Bush mostró al mundo que "la voluntad que se sabe a si misma" y su expansión sin límites, no necesita de enemigos externos consolidados, para unir la opinión pública del pais del norte - casi siempre dividida -, y menos de organismos internacionales, que juegan el papel de títeres, en la organización "racional" de una comunidad internacional; y le bastaba al benjamín del siniestro clan Bush, el apoyo de las clases mas conservadoras,- que votan de acuerdo a las normativas de intereses sectarios-, para llevar adelante sus planes, sin que los Demócratas acertaran a encontrar una respuesta y un representante que canalizara la intencionalidad del voto liberal norteamericano.

¿Que garantía moral, podía tener frente al mundo un candidato que declaraba literalmente "Estados Unidos no va a la guerra, si no es necesario". La mentira historica, en este caso resultaba muy evidente, para un electorado desorientado, frente a un líder que temía ser tildado de "marxista": la respuesta de Bill Clinton antes de ser operado no se hizo esperar: susurró al oído del senador Kerry, "ataque senador, ataque"..., los balbucientes y no claros ataques llegaron tarde, y dentro de la plataforma de las futuras medidas a tomar en el plano de la política internacional, se excluyeron enormes zonas del planeta ( America latina dentro de ella).

Los analistas fueron objetivos y claros, las enmiendas que se votaron, muestran a las claras el verdadero rostro de una cultura que vivió y vive la xenofobia, el apartheid, la exclusión en todas sus formas, y la corrupción política, como normas de convivencia política: la homofobía de aquella democracia que hoy coquetea con los latinos, y aún con inmigrantes negros, la experimentación con celulas madres propuestas por el pensador y Gobernador Arnold Schuarzenneger, fueron enmiendas aprobadas por aplastantes mayorías: los analistas hicieron notar también que la división de clases sociales y religiosas habían sido factores, que incidieron en esta "crisis de identidad", como el modo desesperado que tiene un pueblo, de convencerse, que de este depende el destino de la humanidad: un pueblo elegido para inventar las más atroces formas de colonialismo, en la epoca frágil para el espíritu, de una opinión pública mediatizada.

El modelo "serial" de producción de objetos de consumo, es también el modo de producir caracteres, identidades y grupos sociales. Estados Unidos ha inventado - si bien no lo ha creado -, este modelo que hoy impera en el mundo, y como el mayor deudor del Fondo Monetario Internacional, ha elevado la indexación de la deuda (el pecado original), a formas de indexación que sólo se pagan con el exterminio y los crímenes más atroces contra la humanidad.

Samuel Huttingthon insiste en el "choque de civilizaciones", lo que nos permite una sonrisa y después el llanto: fueron precisamente pensadores y no comerciantes arabes, los que salvaron gran parte de la herencia clásica helenistica: lo que no debemos decir es que las nuevas formas de piratería, no sólo sobre el hombre como matería prima, sino sobre los recursos naturales de una tierra que se apaga, tienen en los Estados Unidos, y en la formas políticas que hoy han vuelto a triunfar, a sus más claros representantes.

Oscar Portela
noviembre, 4 de 2004


JoLDaN Home Page

PoeSite