PoeSite (principal)



Noris Roberts, Puerto La Cruz, Venezuela, 1969.

Mi pasión... escribir.

Escribo desde los nueve años.

En cada verso escribo lo que siento y transmito el calor de mis sentimientos. Mis poesías son un lienzo cubiertos de sueños que abarcan realidades y fantasías. En cada palabra que escribo imagino con intensidad el amor, el dolor y la esperanza. De una forma u otra, al escribir, siento que fluye una energía que se transforma en letras y al leerla se convierte en sentimientos. La palabra, como vehículo, me facilita expresar lo que a veces no se dice, o lo que no se quiere mencionar.

Noris Roberts



Sempiterna mujer
¿Que hay en ti seductora y romántica oda?
Cimas, colinas, mágica belleza que resurge en el pergamino de un poema.
Mariposa aleteando en la ventisca de un lirio blanco.
Sempiterna mujer...
¡Salve musa de mirada soñadora!
nunca se rasgaran los crisoles de tu alma embriagadora
por que abrigas en silencio aquel romántico aquerencio.
Las lágrimas escondidas en tu regazo.
El enigma.
La invocación en tus manos.
La sinfonía sacra de tus labios.
Sempiterna mujer...
La angélica jerarquía concebida con gran sabiduría.
Sempiterna mujer...



Mi pluma me delata esta mañana
Desvalida mi poesía,
protagonista de mi propio ocaso
vagan mis letras
en la desilusión
y el desencanto.
En el rigor de un silencio sin voz
presiento que me es imposible
vivir sin tu amor.
Mis lágrimas queman mi ser,
más esta locura de amarte
me condena a ese amor
que en tu piel
se hizo mujer.
Cuantos días de nostalgias
recorren mi cuerpo.
Cuanta añoranza
por ese beso con alma de ensueño
que dejaste clavado en mí pecho.
Quizás no te diste cuenta
que lo nuestro se marchitaba.
Que la fatiga nos abrumaba.
Que nuestro sol se ocultaba.
Tu descuido trazó el olvido
y hoy, mi felicidad a ciegas
camina perdida
llorándole a la vida.
Mi cuerpo muere de frío..
. El amor que profesamos
se esfumó de mis manos.



Hoy prometo amarte...

Hoy deposito en tus labios
el beso mas sagrado
que de mi boca se ha escapado.
La pureza de su oleaje.
El sueño inimaginable.
La calida preñez de mis ojos al mirarte.
Hoy prometo amarte...
Aunque sea por un instante
te lo expresa mi voz sollozante,
enmarcando la belleza de tu amor
en las pinceladas que traza en su lienzo
el divino pintor.
Hoy prometo amarte...
Acunando tu sonrisa en el rocío de una flor,
te entrego mi alma
para que seamos uno en las manos de Dios.
Hoy prometo amarte...
Con la celeste polifonía de mis versos.
Con el celaje que se mece en el viento.
Con mis renovados pensamientos,
... y es que a la hora de amarte
diáfanos son mis sentimientos.
Hoy prometo amarte...
Sueño libre mi alma ,
en la gravidez crepuscular
que me muestra el camino al altar.
Soy feliz...
Por que mañana tendré a tu lado
un palacio de marfil.
Hoy prometo amarte...



Sucede que me niego a que aniquilen mi voz...

¡OH AMADA LIBERTAD!
Sucede que me niego a que aniquilen mi voz.
Sucede que me niego a encarcelar mis días, mis sueños,
mi libertad que silente de las manos se me va.
Sucede que me niego a que exilien mis ideas, mi religión,
mi honra, mi pudor, mi Dios.

¡OH AMADA LIBERTAD!
Líderes de papel...
sin vergüenza, sin piel, con alma de hiel.
¿Cuántas muertes has visto caer?
¿Cuántos sueños mutilados
por la antesala de inverosímiles halagos.?
El tiempo ya no cuenta...

Esta lucha no quisiera que fuese eterna.

¡OH AMADA LIBERTAD!
Muere lívida mi alma en pena.
El desconsuelo ha cubierto a América.

¡OH AMADA LIBERTAD!
Caprichosa en el aire quiero ver tus alas volar.
Eleva mi alma al cielo y déjame escapar del carcelero
que guarda venganza ocultando su instinto animal.

¡OH AMADA LIBERTAD!
Hoy solo somos nube de gasa en esta súbita soledad.



Aun te sueño todavía...

Aun te sueño todavía...
entre la complicidad del silencio.
Entre la luna y mí cuerpo,
hoy reclamo el juramento que me hiciste un día
en las verdes enramadas donde propiciaste mi alegría.
Aun te sueño todavía...
Déjame Contemplar tu sonrisa que casi puedo imagina.
Déjame sentir la esperanza renacida
que glorifiquen mis días.
Déjame escuchar las palabras vivas
que aun te sueño todavía
en el romancero de mis liras.
En las columnas del cristal
que espera tu presencia con ansiedad.
En el eco frecuente de mi corazón.
En el celaje de oro que busco e imploro con pasión.
Aun te sueño todavía...
Hoy quise hablarte...
y aun tus labios dormían...
Empecé a soñarte,
y aun te sueño todavía...
¡Oh! ¡Cuan feliz fuera si tu reverenciado amor subyugara mi corazón!.
Sentir que aun vivo trémula en tu piel,
recogiendo en cada beso tú aliento,
estremeciendo mi vida y cuerpo
en las poseída luz del tiempo.
Aun te sueño todavía...



Ahora que no estas...

Mi alma enmudecida desvanece por tus profundas heridas.
Entre espinas camino desfallecida ...
y tu acaso en otros brazos tu amor apoyarías.
La noche se quedó dormida,
sólo me acompaña el adiós de tu partida
en esta, mi floresta umbría.
Ahora que no estas...
gritos lastimeros surcan mis anhelos, perturbando mi sosiego.
¿Acaso fue una veta errática tu amor?
¿Acaso fui ajena a tu pasión?
Atrapada en esta sombría quimera,
fui un peldaño mas en el calor de tu cuerpo.
En la fiebre loca de tu aliento.
En los rojizos instantes cuando rozabas mis pechos.
Ahora que no estas...
 

Noris Roberts
norisroberts2005@cantv.net

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite