Lo que yo escribo aquí no es -ni pretende ser- la verdad. Es sólo -y simplemente- la verdad de mi pensamiento en las circunstancias particulares del momento en que escribo. No está, por tanto, sujeto a polémica o discusión aunque, sí, estoy abierto a cualquier intercambio de ideas. Ruego a quien lea, asuma como tácitas las palabras "yo pienso que..."; de este modo no tendré que escribirlas al principio de cada idea. jldasilva@arrakis.es

JoLDaN - poesiaNotas personales


Entre Réflex y Onando


Lo natural es la paz, no la guerra. La paz existe en el mundo antes que la humanidad. También el aire puro existió sobre la tierra antes que la humanidad. Entonces, llegamos nosotros, destructores de lo natural, para ensuciar el aire... del mismo modo en que hemos ensuciado la paz.

¿Por qué esforzarnos buscando la paz, si La paz ha estado -y está- siempre con nosotros, frente a nosotros, a nuestras espaldas, a nuestros costados? Sólo debemos darnos cuenta, abrazarla, vivirla. No se precisa esfuerzo alguno ¡y es gratis!... tal vez por eso la valoramos tan poco que somos incapaces de encontrarla y cuando la encontramos... la perdemos de inmediato.

¿Dónde están las organizaciones de Derechos Humanos cuando se trata de los "Estados Unidos de América"? ¿Será que la nación más "democrática" y "justa" del mundo está por encima de todas las leyes y de todos los derechos?

Cuando ya no queden pequeños territorios que conquistar... ¿hacia dónde se dirigirán los esfuerzos -y las huestes- del Gran Conquistador?

Desde la caja de sonido del televisor escucho que un español, en un programa español, se refiere a la gente que vive en Venezuela como "bárbaros", "indios", "salvajes", "caníbales". Diez minutos más tarde, en el mismo canal, escucho que en la casa de alguien, en un pueblo de no-sé-qué provincia de España, han encontrado partes del cadaver de una jovencita desaparecida dos meses atrás. El asesino se deshacía del cadaver poco a poco (el cómo es algo que o no acerté a oir o no dijeron)... Por algún motivo se me confunden las cosas de repente: ¿de quién era que se decía "bárbaros", "indios", "salvajes", "caníbales"? ¿Será que en España, la gente de televisión, vive en otro país -en otro mundo, tal vez? Mientras más conozco del primer mundo, más aprecio este tercer mundo en que vivo.

Cuando en el curriculum de alguien -que me envía el mismo email por quinta vez- leo: "Premio a la Excelencia Educativa" y/o "Doctorado Honoris Causa del Consejo Iberoamericano de Educación -"por sus notables aportes en la investigación y difusión de pensadores y escritores de todo el mundo"-, entre cincuenta y tantos premios más, no puedo evitar la mueca de una sonrisa. Evito la carcajada por ese desmedido respeto que siento por toda persona, independientemente de su ego, pero la sonrisa es inevitable cuando pienso que yo, que nada tengo que ver con educación ni he aportado nada a la investigación en tal campo del conocimiento, podría ostentar el mismo premio, de haber aceptado pagar el precio (en dólares americanos) que para otorgarmelo me pedía el "Consejo Iberoamericano de Educación". A todos aquellos que pretenden destronar a mi poco estimado don Camilo -a quien respeto más ahora que en vida, precisamente porque ya no puede defenderse ni falta que le hace-, a quienes pretenden destronarlo -decía- del libro Guinness de los records permitanme esta observación: cuando hay tormenta el relámpago es algo absolutamente natural, no es que Dios les esté tomando una foto.

Auschwitz, no "pasó" sesenta años atrás... cambió de forma y bajo otros nombres se proyectó en el tiempo hasta nuestros días, ante la mirada impasiva e indolente (diríase: permisiva), igual que entonces, del resto del mundo.

La "franquicia" es el concepto comercial más antiguo del mundo; baste como ejemplo la piedra sobre la cual debió haberse edificado una Iglesia

Los estadounidenses decicieron. Decidieron y eligieron la guerra, las masacres, la destrucción; igual decidieron los alemanes cuando entregaron el gobierno a Adolf Hitler; la diferencia es que los alemanes no tenían conciencia (ni referencia alguna) de lo que elegían; los estadounidenses sí. El estadounidense común no es tan diferente de sus gobernantes -como alguien pretendió hacerme creer hace algún tiempo-; ¡No!, no son mejores; de serlo, ¿cómo se explica que hayan puesto su confianza nuevamente en quien tiene sobre su conciencia, uno a uno, todos los muertos del World Trade Center? ¿o será que con la misma inocencia con que escriben a Santa Claus, todavía creen que fue cosa de un terrorista extranjero?. ¡Y argumentan los "valores morales" del personaje! La nación más viciosa y con menos autoridad "moral" que hay sobre la tierra -o mal recuerdo o "La Locura Americana" (partes 1 y 2) tiene ya más de 30 años de filmada-, esa nación es la que argumenta los valores morales de un psicótico... En fin, ellos sabrán -ya nosostros nos defenderemos como podamos-. ¡Después vendrán las quejas!, pero no importa porque vendrán (las quejas) en forma de dólares para productores de cine y/o teatro tipo Oliver Stone. El negocio de la guerra da de comer a una amplia gama de profesionales y entretenimiento en cine y televisión para el resto de la población.

Los mal llamados "Estados Unidos de América", están por encima de todo y de todos... Ellos no están sujetos a intervención alguna ni a ordenes preestablecidos; no son observables, auditables, juzgables, controlables. Están por encima de todo eso. Ellos -"raza superior" se autoproclaman- son superiores a nosotros; lo han sido, lo son y lo serán mientras nuestra falta de orgullo y amor propio se lo permitan. Mientras nuestra mayor frustración sea haber nacido en el sur para vivir soñando con el norte (al estilo Hollywood)... nada cambiará. Mucho se habla de "acabar con el imperialismo"... ¡ese es el error! Enfocamos el problema desde el lado equivocado... Comencemos por acabar con el "vasallaje" (ese placer -que pareciera caracterizarnos- de vivir dominados) y el imperialismo caerá por si sólo. (octubre, 2004)

Por qué se llama "mundial" a la "Serie Mundial de Baseball de Grandes Ligas", si sólo participan equipos de USA y CANADA?
Será porque mientras ellos juegan, el resto del mundo los está mirando...?
Será por lo mismo que la ONU se dice ser organización de naciones UNIDAS?

Un hombre dijo a otro -"bestia", en presencia de un caballo; y el animal replicó enojado: "no me ofendas"..

Definitivamente, a la "Declaración Universal de los Derechos Humanos", le falta un texto en que se aclare, sin lugar a dudas, qué se entiende por "Humano"... No nos confundamos: no todo el que camina erguido en dos patas y es capaz de articular palabras, aún vestido de gente, es gente..

¿Si "Aznar" fuese un verbo, su primera persona en presente se conjugaría "Yo asno"?.

No digas que algo es imposible si no lo has intentado.
Y si aún después de intentarlo -poniendo el mejor de tus esfuerzos y haciendo lo posible por lograrlo- aún así, no digas que es imposible; porque sólo habrás demostrado que es imposible para tí.

Mirar atrás es siempre tan inútil como difícil, a veces, evitarlo.
Algunos aprendizajes tienen fecha de vencimento, pasada la cual no sólo resultan ineficaces sino que pueden producir efectos secundarios contrarios a su posología original; otros son inversiones a largo plazo... hay que esperar para ver su utilidad.
Alguien me habló alguna vez sobre la importancia de no perder de vista el pasado; de mirar atrás de vez en cuando para no volver a cometer los errores ya cometidos; ¡no sé!. Lo que no se aprendió por efecto de la práctica, dificilmente se aprenderá con una ojeada desde lejos...

¿Quién dice que la paz es frágil?.
¡Es imposible romper la paz!
.
Sopla el viento.
Ponemos una pared entre el viento y nosotros y, así, evitamos que el viento nos toque; pero, el viento, sigue allí, soplando.
La paz es como un viento que sopla continuamente.
No hay manera de romper la paz, tan sólo podemos esquivarla y, para ello, inventamos los conflictos.
La guerra -y todo conflicto, por pequeño que sea- es una muralla que construimos para evitar vivir en paz.
¿Tal vez nos asusta vivir en paz? ¿quizás tenemos miedo de convivir en paz?. Vivir en paz implica respeto hacia nuestros semejantes y cumplir las normas de la sociedad en que vivimos. Implica aceptar compromisos y hacernos responsables de nuestros actos, entendiendo que somos los únicos "culpables" tanto de lo que somos como de lo que nos pasa -de lo "bueno" y de lo "malo"-. La "ventaja" de tener siempre a quien culpar es que uno nunca se siente responsable de nada, ni siquiera ante si mismo. Tal vez por eso nos asusta vivir en paz.

¿La verdad? ¿Qué es la verdad?
No hay mayor verdad que TU PROPIA EXISTENCIA, de modo que la verdad está dentro de ti
No importa cuánto lo pienses o cómo lo analices. La conclusión es siempre la misma: si tú eres un ser único, irrepetible y diferente a todos los demás, ¿cómo podría cualquiera que no seas tú mostrarte el camino de la verdad?; más aún, ¿cómo podría mostrarte la verdad misma? y, si lo hiciera -si alguien pretendiera que puede mostrarte la verdad- ¿de qué verdad estaríamos hablando? ¿de la tuya? ¿de la suya? ¿de una verdad encontrada en algún libro de meditación?
El camino está dentro de ti. Sólo tú puedes encontralo. ¡Sólo tú sabes cómo!

La Fe no es un articulo de consumo que puedas comprar.
Tampoco es un servicio que alguien pueda prestarte a cambio de una remuneración económica.
La Fe es algo que está dentro de ti, que forma parte de ti, que te petenece; que nadie puede darte ni quitarte.
No permitas que te engañe quien sólo busca aprovecharse de ti -en tu buena Fe-
Si acudes a una iglesia -cualquiera que sea-, hazlo con la motivación que te da la FE que ya tienes; no para buscar allí una FE que sólo dentro de ti puedes encontrar.
Quien realmente ruega por tu bienestar no tiene intenciones de cobrarte.
No tienes que pagar por algo que ya es tuyo.

Nadie puede enseñarte lo que no conoce en profundidad.
Nadie puede aprender si no está preparado para recibir -comprender en su totalidad- el conocimiento que pretende adquirir.
Para enseñar no basta con conocer, por más profundo que el conocimiento sea, aquello que se pretende enseñar; es necesario, además, conocer profundamente a quien se pretende enseñar.
No puedes enseñar a un niño a sumar, sin antes haberle enseñado los números y, habiendo el niño aprendido los números -y aún después de haber aprendido a sumar-, de poco -o nada- le servirá lo aprendido si no le enseñas la utilidad -desde el principio: desde el símbolo mismo utilizado para representar un número- que tal conocimiento tiene.

¿Quieres motivar el aprendizaje?, comienza por plantear la necesidad sin el conocimiento apropiado para enfrentarla; el instinto -la propia naturaleza del Ser- hará lo demás.

Cada quien siente sus dificultades en función de la mayor dificultad que haya debido enfrentar. Para quien toda su vida se ha desplazado en automóvil propio, algo tan simple como tener que movilizarse un día utilizando el transporte público, podría significar todo un trauma.

Cuando alguien dice algo que, al oirlo, nos incomoda, ¿por qué no preguntamos -antes que nada- "qué quieres decir con eso"?. Nos evitaríamos muchos de los conflictos que surgen, entre personas, producto de las tantas y tan diferentes interpretaciones que -dependiendo, entre otras cosas, del país, de la región o de la jerga particular del hablante-, puede tener una misma palabra.

¿Por qué siempre asumimos como cierto, cuando vemos algo, que aquello es tal y como creemos estarlo viendo?
¿Por qué siempre asumimos como cierto, cuando oímos una frase, que aquello fue dicho tal y como creemos haberlo oído?
Si algún efecto puede causar sobre nosotros lo que vemos u oimos, ¿por qué no nos aseguramos antes de reaccionar?

Nuestros sentidos -esos cinco que biológicamente tenemos-, sólo son capaces de percibir la realidad instantánea -puntual- no de interpretarla y, menos aún, de analizarla en función del entorno determinado en que tal percepción se produce; y aún así, aún cuando pudieramos hacer un análisis inmediato de esa realidad, no iríamos más allá de lo que nos permita nuestra propia experiencia y conocimiento. Quien no conozca los efectos que la iluminación puede tener sobre el color, ¿cómo podría aceptar que el azul que está viendo no es azul sino rosado?.

No nos dejemos engañar por la primera impresión que obtenemos a través de los sentidos.
En la diferencia entre lo que creímos ver y en realidad era o entre lo que creímos oir y en realidad se dijo, podría estar la diferencia entre el amor que podríamos sentir y el rencor que estamos sintiendo.

Hay tres maneras de introducir un elemento cuadrado en una caja con abertura triangular:

El elemento cuadrado del que hablamos, es el conocimiento. La caja de abertura triangular es nuestra mente. Cómo introducir el uno en la otra... depende de cada quien.

A quien de seguro se sentirá aludido si alguna vez llegase a leer esto y, por extensión, a toda aquella persona que pueda sentirse aludida, con el mayor de los respetos, para unos y otros.

        Si yo respeto tu derecho a no creer en lo (que quiera que sea) que no crees, lo cual por si solo ya es una convicción (tu propia -y sólo tuya- convicción), ¿por qué no respetas tú mi derecho a creer en lo (que quiera que sea) que yo creo?. ¿Qué daño te hacen a ti mis convicciones?
        No niego tu derecho a defenderte si yo iniciara un ataque contra ti; tampoco el de protegerte si yo te amenazara de algún modo pero ¿es ese el caso? ¿Así de superfluos y ambiguos son tus pensamientos que se tambalean ante la posible existencia (y el simple planteamiento) de pensamientos contrarios o distintos y es por ello que inicias ese ataque sin más motivo que un intento innecesario de defensa? ¿Qué otro motivo podrías tener si ni siquiera me conoces?.
        He leido con interés la detracción de mis palabras en la que te has sumergido. Después leí con igual interés tu exposición de ideas (debiera decir, tal vez, la exposición de tus ideas); mi conclusión es que no comparto tu opinión pero no hallo motivo que me lleve a detraerla; tampoco comparto la opinión de quien puso estas farolas -en cuanto a forma y color se refiere- en la recién remodelada calle donde tengo esta oficina pero reconozco que las prefiero a lo que había; ni comparto la idea del vecino que levantó su casa justo frente a mi terraza, privándome de la extasiante vista hacia la costa que hasta hace poco disfruté pero reconozco que estaba en su derecho, al fin y al cabo, la construyó en tierras de su propiedad; tampoco comparto la desmedida afición que por el fútbol tienen algunos de mis buenos amigos y no por ello dejan de ser igualmente amigos y de los buenos. En fin, que nuestra mutua aceptación como seres de pensamiento libre, no depende de mi; como ves, yo respeto tu modo de pensar. En ti está el respetar o no el mío y, en consecuencia, que nuestros pensamientos, por distintos que sean, puedan convivir juntos, en paz, bajo el mismo cielo.

(diciembre, 16 de 1998)


¿Por qué corres?.
El tiempo que tú crees que se te escapó no va delante de ti.
Ni siquiera quedó atrás. Va contigo!.
Vistiendo de tiempo tus cabellos, tu piel y tus sentidos.
Entonces, ¿Por qué corres?
¿No te das cuenta del tiempo que pierdes en ese intento inútil por recuperar el tiempo perdido?
No permitas que se te pierda el presente por ir en busca del pasado.

(Pensamientos -Entre Tiempos- 1998)


¡Qué poco dados a la conversación somos los seres humanos!. ¿Será tal vez, que no sabemos conversar?. ¡Hablamos tanto y qué poco decimos! Reunámonos un grupo de personas para intercambiar ideas acerca de un tema concreto -incluso el más trivial- y, a menos que todos tengamos exactamente la misma visión del asunto, terminaremos, cada uno, intentando convencer a los demás de que nuestro planteamiento es el único acertado; como si cada uno fuese conocedor -y único poseedor- de la verdad absoluta. A veces, incluso, sucede cuando todos compartimos la misma opinión: ¿cuántas veces nos hemos encontrado en una conversación, dándole vueltas a la misma idea porque, al expresarla cada quien con palabras distintas, pareciera diferente? -¿o será, justamente, que cada quien la expresa de manera diferente porque de otro modo no habría lugar a discusión?-. ¿Será que nuestra naturaleza nos lleva siempre a buscar ser el centro de atención en ese intento por controlar cuanto nos rodea?. James Redfield -en "la novena revelación"- lo atribuye a la necesidad que el individuo tiene de absorver para sí mismo la energía de los demás, lo cual logra -entre otras cosas- cuando obtiene el control sobre la conversación. En realidad, y sin descartar el planteamiento de James Redfield, el problema tal vez esté en que no sabemos escuchar; tal vez por ello, también, fijamos mejor la idea leída que la oída. Leer implica un mayor esfuerzo que escuchar y exige, por lo tanto, una mayor atención. Por otro lado, leer es un acto individual, privado -casi íntimo- y, mientras leemos, como no sea al papel, no tenemos a quien demostrar nuestra supuesta superioridad, así que, simplemente leemos, interpretamos, asimilamos lo que haya que asimilar y aprendemos lo que pueda enseñarnos la lectura. ¡Cuánto podríamos aprender a veces, si hablásemos menos y escuchásemos más! y, cuando menos, nos ahorraríamos algunos dolores de cabeza tan inútiles como gratuitos (no sólo a nosotros mismos sino también a los demás).

Hay quien piensa que "suerte" es la palabra que se utiliza despectivamente, desde la envidia, para dar nombre al esfuerzo realizado por quien ha alcanzado algún tipo de éxito. El éxito se asocia con esfuerzo, perseverancia, trabajo; mientras el fracaso se asocia con vagancia e incompetencia; sin embargo, cuando nos encontramos con alguien que mereciera estar en una mejor posición porque somos conscientes del esfuerzo realizado, de su perseverancia, de su capacidad de lucha y trabajo, decimos -aún los que no creemos en la suerte y pensamos que "la suerte" se la labra uno mismo-: "es que tuvo mala suerte". -Estamos llenos de contradicciones: nos contradecimos constantemente, sin darnos cuenta, en los pequeños detalles del pensar, del hablar y del actuar diario, pero eso es otro tema-; de cualquier modo, la contradicción no es un pecado: la contradicción, en muchos casos, es la demostración de que pensamos.

...Y encontraron, en la luna, lo que a tantos está vedado aquí en la tierra: ¡AGUA! ...Y encontraron que en la luna hay agua!. ¿Quién se supone que deba festejar tal descubrimiento? ¿Quien debe caminar un par de kilómetros diarios -cuando no más-, cuesta abajo y cuesta arriba, para poder llevar un cubo de agua (medianamente limpia) a su hogar, tal vez?... Tal vez sea la luna el lugar apropiado para que algunas personas vayan a lavarse las manos por tanta apatía hacia la problemática social que padece tanta gente aquí en la tierra. (después de leer una nota de prensa)

Doy respuesta al señor "Sin Remite Ni Dirección" que, con la amabilidad y educación propias de cualquiera que se identifique con tal nombre, me envió un mensaje cuestionando lo que yo escribo aquí -tal vez por haberlo escrito yo- y a mi mismo -tal vez por lo que he escrito-.
Una nota particular: Un nombre un tanto peculiar el suyo ¿No?
Y una nota general: Lo que yo escribo aquí no es la verdad. Es sólo y simplemente mi verdad y la de quienes la compartan conmigo. No está, por tanto, sujeto a polémica o discusión. Ruego a quien lea, asuma como tácita la frase "yo pienso que..."; de este modo no tendré yo que escribirla al principio de cada idea.

Hay quienes por pertenecer al grupo de "los que más tienen" sienten lástima -a veces desprecio- por "los que tienen menos", sin darse cuenta de que para "el que tiene poco", su poco siempre es bastante mientras que para ellos su mucho nunca es suficiente. Recuerdo aquí un refrán muy popular entre los viejos de mi tierra: No hay poco que no llegue ni mucho que no se acabe.

Cuando un individuo no tiene argumentos para sustentar sus ideas, el único recurso que le queda, si quiere hacerse notar, es el intento de desprestigiar a quienes, con argumentos suficientes y válidos, opinan lo contrario; utilizan, para ello, un ataque tanto personal como profesional basado en suposiciones fortuitas que pueden, o no, ser verdad pero que, en todo caso, tampoco pueden demostrar.
Cuando un individuo, además de argumentos, carece de ideas, ataca a cualquiera que tenga "la osadía" de emitir una opinión.

¿Puede establecerse una comunicación entre dos o más personas cuando cada una de ellas interpreta a su antojo las palabras utilizadas y le da significados distintos a un mismo término? Hace algún tiempo leí en el número 500 de un suplemento dominical, un artículo en el cual, su autor, confesaba ser «a lo mejor» algo así como «un individuo maquinal de los que se alegraron cuando Deep Blue le ganó a Gasparov, o de los que detestan las odas baratas al espíritu del hombre» y hacía, acto seguido, toda una "oda" al IRC (Internet Relay Chat), definiéndolo como un «nuevo tipo de comunicación» que genera la informática «... tan cálida como la de siempre, sólo que más rica en posibilidades, más amplia, e incluso menos rutinaria o más creativa.» ... que la charla convencional de dos o más personas frente a frente. (Ramón Buenaventura, Cuadernos de cibernauta, "El semanal", 25 de mayo de 1997, página 128)
Le envié un mensaje con mi propia opinión acerca del IRC (sin más intención que la de intercambiar impresiones) y, entre otras cosas le comentaba que, de acuerdo a la definición que yo conozco de la palabra «maquinal», no compredía bien la interpretación que debía darle en el contexto de su artículo. Aquí dejo, sin comentarios, su respuesta:

«Maquinal significa lo que queremos que signifique, cuando nos apetezca. Por favor, no me apele usted al diccionario, porque todos sabemos que los diccionarios de la lengua española son los peores que hay en el mundo...»

(No volví a escribirle -no valía la pena- aunque sí tuve la tentación de hacerlo porque, por más que intenté ubicar la definición de "maquinal" en diccionarios de otras lenguas como la francesa, la inglesa, la portuguesa... no pude encontrarla)


Entre Réflex y Onando

Respeto el derecho que tiene el necio a ser necio, pero exijo igual respeto para el derecho que yo tengo a que su necedad no me alcance.

Nada sale a la luz si antes no existía en la obscuridad

El mediocre nunca admite responsabilidades... siempre encuentra una razón en los demás que justifica sus actos...

Quien obra siempre de buena fe corre el riesgo de ser timado... Quien no quiere arriesgarse a ser timado no hallará más que timadores en su camino.

Definitivamente, la felicidad no es cosa que esté en el ambiente.
Conozco personas que con bastantes menos motivos que yo viven muchísimo más felices.

Nadie puede ejercer sobre nosotros más poder que el que nosotros mismos le permitamos, ya sea por miedo o por sumisión.

Me pregunto -por inquietud personal únicamente- cuántas personas de las que hoy en día encabezan cualquier lucha por los derechos de otros, tendrán esos "derechos ajenos" por motivo y cuántas los tendrán por excusa.

No hay persona alguna sobre este mundo que no sea necesaria para alguien e importante para todos los demás.

¿Será que al texto de la Declaración de los Derechos Humanos le falta algo... así como un concepto para precisar con exactitud qué se entiende por "humano"...

Estamos en la misma vía. Ocupando cada quien su propio espacio, pero siempre sobre la misma vía. Aun cuando nada creamos tener en común, tenemos en común el aire que respiramos, que es como decir LA VIDA.

No es maestro quien dice que enseña sino aquel de quien se dice haber aprendido algo.

No siempre, quien te pregunta, desconoce la respuesta... A veces sólo intenta medir tu gentileza. A veces, quien te pide, sólo intenta medir tu generosidad.

Cuando pensamos que alguien deja de responder a nuestras peticiones con la misma celeridad "que antes", ¿no será que hemos comenzado a "exigir" demasiado?

Si dos hombres son capaces de ponerse de acuerdo y unir sus esfuerzos para atacar e, incluso, destruir a un tercero, Qué les impide ponerse igualmente de acuerdo cuando de ayudar y construir se trata?

Para alguna gente que dice luchar por los "derechos ajenos" pareciera que estos, más que un motivo, son una excusa.

Volver sobre tus pasos no significa desandar el camino andado sino simplemente regresar después de haber conocido lo que había del otro lado.

...y encontraron que hay agua en la luna!. ¿Consecuencias de tal descubrimiento? Más dinero tirado al espacio... Mientras tanto, aquí en la tierra, la gente sigue muriendo por falta de los recursos básicos. Claro, es que estamos en la era espacial; la era de la gente pasó hace rato.

Días atrás alguien me dijo: "...en los tiempos que corren es imposible encontrar personas honradas a toda prueba...". Yo sí creo que hay personas honradas "a toda prueba", aún en los tiempos que corren pero, evidentemente, no estaba hablando con una de ellas.

No hay nadie menos virtuoso que el que se cree lleno de virtudes porque, en principio, le falta ya la virtud elemental: la humildad.

Cuando la humildad realmente va contigo, tú eres la única persona que no se entera. No hay ser menos humilde que aquel que dice serlo.

Sólo observando con los ojos cerrados es que puedo encontrar la esencia de las cosas que me rodean y valorarlas por lo que son no por lo que parecen!

Ten siempre presente que eres uno más entre todos pero también, que entre todos, eres uno, distinto y único.

Quien afirma que no existen amistades sinceras y desinteresadas, sólo está reconociendo su propia incapacidad como amigo. Quien no cree en el amor, en realidad, es porque no cree en su capacidad para amar.

Me voy por lo mucho que te aprecio: para poder estar siempre cerca de ti. Sólo manteniendo cierta distancia es que puedo permanecer cerca de alguien por tiempo indefinido.

No importa dónde has nacido; lo que realmente importa es donde has crecido, donde has llorado, donde has reido, donde has amado y donde has sufrido.

Intenta ver más allá del límite de tu nariz y descubrirás que hay todo un mundo de sensaciones que vale la pena vivir.

El más feliz y completo de los hombres es aquel que reune en sí mismo las dos condiciones extremas del acto y del pensamiento humano: la inocencia natural de un niño y la sabiduría de un anciano.

Toda lucha persigue un interés. Lo malo es que, por lo general, quien la dirige resulta ser siempre el más interesado.

...Y si algún día se te ocurre la idea de que estás solo, simplemente abre los ojos y mira a tu alrededor.


José L. Dasilva N. (E-mail: jldasilva@arrakis.es)
JoLDaN: De los cuadernos de un soñador
PoeSite: Página principal
PoeSite: Lo más reciente