Nestor Ventaja





P
o
e
S
i
t
e
-
N
E
S
T
O
R

V
E
N
T
A
J
A

-

P
o
e
S
i
t
e
-

De "ISLARIO SUDESTE"

CIUDAD

La ciudad, campo
santo, blanco, inmaculado,
inoculado de canas, alfileres y mercados;
esqueleto construido con deshechos,
pompas y oropel a flor de tierra
gusanos
en el fondo de la hamaca
largas siestas
de estos y aquellos
savia
al antojo derramada.

En las barrancas del Bajo
en las villas escondidas
por pudor
toda vez que el pueblo
Ay!..., el pueblo!
┐Puede ser dicho el pueblo en los dos mil?
arma en la baraja
un juego decente,
la historia
la encuentra
ciudad, paraje, pampa, pajonal -
virgen al día
anterior al nacimiento, cuerpo
tan joven asusta
soñar empiece a hablar
después del sexo.

Cualquier verdad (la verdad, otro fantasma)
en las calles
arbitraria
en tanto trascendente,
huye al laberinto
de un futuro
anterior
al hormiguero y la colmena
el río arrebataba por el bajo,
desedificados los dockes y en el centro
unos chatos arroyos
amasados
cascotes de mezclas indigentes.
Riachuelo empetrolado,
turbio sopor de entrañas marginales,
unitaria avenida
del manco Paz
país
de moles huecas
con vocación identitaria,
adictos espectadores
formateados a décadas
de bastones abanicados y circo.

Microcosmos adúltero,
geografía hipertensa,
millones
anónimos,
brazos prescindibles,
sin rostro
interior.

Pulso de un espacio
al borde del vacío
con todos los ídolos
caídos
con todos los nombres por nacer.

Una ciudad,
cualquiera,
pero esta.


De "CARTA DE CIUDADANIA FICCIONAL"

En el aire
palpable
velocidad de cambios
descontrolados
aluviones preñados de promesas
trece, catorce
años
con un grito en la ilusión
de muchos, de todos
de todos, de todos, de todos,
de todos, No!
Miles de manos
moldeando epopeyas
la historia, estallada.
Mas me contaron
demasiado vi.

De la época de
los sueños / extraño
la fe.

Alquimias de un negro
líquido ulcerante una

sobre otra pitadas
de utopía febril.
Cada mesa paría
paraísos chorreando,
del cordón umbilical
las palabras cuchillo.
Orgía de impaciencia a pura
voluntad liberada
estrenamos pieles
hasta quedar en carne.
Cuentos de hadas
de la edad de la razón, estar
dispuesto a morir
por una causa encerraba
(mamushka traidora)
la resolución de matar
el futuro
indefectiblemente nuestro
tan poco
antes de después.

La verdad
aire
apenas respirado

Poeta de extranjería
San Martín de lata,
fervorizado
por tres vasos devino
máquina
ingeniodeseante.
Derribados los puentes
con su canícula barba
en la engrillada orilla trucó
gas del pantano
en tiritante
luz sin alba.
De dos guerras en fuga
en su interior
tan niño vi
que olvidé nuestro juego.

Huir de Buenos Aires
hundirme
en ella

Analítica de una lengua
extranjera de si misma
nos comprende, nos deniega.
- No se entiende - dicen -
no se entiende
que el sol sea, una línea de fuga
detenida en su vértigo.
"Soldaditos de plomo esperando
las batallas entre las macetas"
Mi extrañez conmociona y
por un instante, la desconozco.
Salto sobre el sentido y el sentido sigue
en su impasible espanto.
"La noche es negra y cerrada
pero en el medio del río
siempre hay un resplandor"
De espaldas a la profundidad de la piel
a la intemperie del cuerpo
la ciudad, llovizna neón.
La madrugada absorta poetas filofósicos
y parto un verso
total
siempre está mañana siendo
virgen la belleza
de mí.

Las estrellas brillan
un instante
estamos vivos


PIEDRAS TRANSPARENTES

Ojos de relámpago inyectado
embebí
tu personaje arrollador
en dos filtros de ficciones
(bajo la mesa
tu criatura celibaba
al tierno
trincherado tras mi imagen)
con la angustia feroz
de avernos encontrado
mil años y mas
tarde.


Otredad de los rostros
Impenetrables
mares de la mente



Desde estos mundos,
sujetos de palabras
TAMBIEN se pelea el sentido
de la realidad



INTERVENCIONES POETICAS

La poesía la hacen hombres armados
de palabras


Ciegas Palabras, sordos papeles entintados
mundos urbanos en ebullición.
Nadie espera la palabra del poeta.
Exodo, de nuestras costumbres,
de qué identidad, de absurdas ilusiones.
Nadie espera la palabra del poeta.
Sones de guerras lejanas, tan nuestras,
bocas ceniza sobre las ruinas del futuro.
Nadie espera la palabra del poeta.
En la continuidad de un silencio
sostenido en la herida.
Nadie espera la palabra del poeta.


Hoy manda la guerra
la necesidad urgente
(siempre urgente)
de un cambio social
imágenes saturadas
horrorhambre supera
cualquier posibilidad
de análisis, de asimilación
y mi perro,
el infeliz de mi perro,
se luxa la cadera
y después se le infectan
cinco heridas
cinco regiones de carne muerta
que debo a diario limpiar
con gasa y alcohol
siguen cayendo las bombas
y luego desinfectar
y obligarlo al antibiótico
aunque me odie
y eso es real y no puedo
defender a mi hija
de un padre avasallador
que grita y golpea
a su chiquito de tres,
cuatro añitos
por miedo al dentista
en esa sala de espera
BAGDAD ARDE
leemos un texto de historietas
ella me señala
una de las primeras páginas
en el desierto blanco
de la hoja sólo dice:
Este libro pertenece a
(letra infantil)
Mariano G. Ventaja
saca tus grasientas manos de él.
Reímos con el chiste
Mariano ahora con dieciocho
abordó su avión oceánico
y nunca más
buenas noches, buenos días
con un beso y un abrazo
mientras echan a los obreros
de otra fábrica ocupada
y los afiches de nosotros
se ríen, saquean
Basora, la Venecia de Oriente
y otro viernes de marcha
-la nena tenía un cumpleaños-
entrego un poema en la multitud
fenómeno efímero, sin consecuencias
el poema, la vida,
la conjunción de miles,
(millones en el mundo)
también mis muertos
en una nueva o antigua
liturgia callejera
desencantados los ídolos, los fetiches
mujeres y hombres en la forja
ya va mi amor, papi te quiere
dispuestos a entregar un grito,
un poema, la vida.
Si, si, juguemos a después ...


Nestor Ventaja
nestorv@fibertel.com.ar

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite