"Mi voz no fuera el tono para belleza tanta
ni tienen mis adentros un germen de tal genio,
el prodigio se opera por la fe simplemente,
lo mismo que madura la minúscula planta
a los rayos del sol, milagroso convenio
de la abeja y la flor, del ave con la fuente.
"

Marilina Rébora
(1919 -1999)





Biografía Breve
Marilina Rébora (1919-1999) nació y murió en Buenos Aires. Estudió dibujo y pintura junto a Ernesto Riccio, Vicente Puig, Susana Aguirre y Horacio Butler. Expuso sus obras en diversos salones y se halla representada en dos museos provinciales. Paralelamente desarrolló su carrera literaria. Sus primeros poemas datan de 1936, 1937 y 1938. Publicó, en vida, los libros Los días de los días (1969), Libro de estampas (1972), El Río Azul (1975), Tiempos de la vida (1975), Las confidencias (1978), Animalerías (1980) y El lagarto estaba harto (1986). Dejó más de veinte obras inéditas.



-¿Recuerdas, hijo, cuando cada noche visitábamos la luna, y cada amanecer, a través de nuestra celosía, el alba trazaba rayitas en el cielo raso? ?Cuando atisbábamos la presencia del lucero por entre los altos muros y veíamos brotar la flor nueva en nuestra reja? ¿Y aquel día en que las vaquitas de San Antonio mancharon de motitas sinnúmero nuestro pequeño patio? ¿O cuando trajiste el minúsculo renacuajo desde el estanque del Botánico? ¿O del tiempo de mis canciones para ti, en la mecedora de la abuela, con nuestras mejillas juntas, bajo los atardeceres? Cuando seas hombre, seguirás navegando el Río Azul, en tu barquita de plata, para que en ciertas horas de soledad, tu madre oiga en su alma, las canciones que tú le cantes.

(del poemario "El Río Azul")



"La niñita miedosa, en los anocheceres, para no quedarse sola, se quejaba de dolor en un dedo. La madre, que conocía el mal, para curarla, le ataba en el dedito una cinta pero mantenía la niña a su lado. Ante la soledad de la vida ¡cómo sentimos no tener quien nos ate la cintita del amoroso consuelo, quedando a nuestro lado!"

"El respeto no debe dedicarse solamente a posiciones sociales, o altas jerarquías; nos lo debemos mutuamente, sea cual fuere nuestro lugar en la vida. Si no nos respetamos, es por falta de consideración."

"Negarse a sm mismo puede ser virtuoso; lo santo es aceptar que los demas nos nieguen sistematicamente."

"Las mentes honestas han de luchar hasta consigo mismas, porque, aun sirviendo sinceramente a la verdad, se preguntan si, despuis de todo, estan en lo cierto."

(del libro de aforismos "Las Confidencias")



"¿No nadar en contra de la corriente? ¿Acaso el salmón no regresa así a su altura natal? Suprema fidelidad a la cuna."

"¿Patadas? La del avestruz, la del canguro, la de la jirafa, en las cuatro direcciones. La del ingrato suele ser la más auténtica."

"De los Siete Cabritos, el más pequeño -el que se introdujo en el reloj- salvó a sus hermanos de ser digeridos por el lobo. Es a los pequeñuelos a quienes el Padre revela siempre las cosas. (Mateo, 11, 26.) Hay que escucharlos. Y a los que parecen niños, también. Sin olvidar que alguna vez la voz del Cielo se hizo presente en la burra de Balaam."

(del libro de aforismos "Animalerías")




P
o
e
S
i
t
e
-

M
A
R
I
L
I
N
A

R
É
B
O
R
A

-

P
o
e
S
i
t
e
-

Del poemario "Los Días de los Días"


EL MUÑECO ROTO

En el entusiasmo del dulce embeleco,
nunca imaginara que tal vez un día,
con peluca suelta quedara el muñeco,
los ojos ausentes, la testa vacía.

Sin fondo, un abismo, semejaba el hueco
del cráneo desierto, y en esa agonía,
a pesar de todo, resonaba el eco
del tierno Mamá, que se repetía.

La imagen, por siempre, del pequeño exánime
viva en mi memoria subsistió obstinada
-era yo tan tierna y tan pusilánime-,
pero, temerosa de algún alboroto,
le pedí a mi madre no dijera nada;
y nunca nombramos el muñeco roto.


EL CRISTO DE DALÍ

Siempre desde abajo pudimos mirarle
y aun de nuestra altura miramos a Cristo,
mas nunca hasta ahora pudo contemplarle
alguien de lo alto, ni de allá fue visto.

Pero así el artista consiguió pintarle,
en tremendo escorzo con genio imprevisto,
mirando de arriba, y supo evocarle
de terreno ambiente al fin desprovisto.

Brazos y cabeza en un primer plano
provocan sorpresa por su recio encuadre
y el extraordinario grandor del proyecto.
El cuerpo en su fuga termina lejano-
el estar arriba nos acerca al Padre
y de arriba vemos el terrible aspecto.


Del poemario "Libro de Estampas"

EL CRISTO DE VELÁSQUEZ

Sobre un fondo infinito de negrura,
vése Nuestro Señor, que ya ha expirado;
sobresale perfecta la figura:
parece Cristo el Hombre ajusticiado.

Recia la Cruz, y muéstrase en su altura
el cartel que Pilatos ha dictado;
la corona de espinas asegura
los cabellos, del rostro hacia un costado.

Está muerto Jesús. Ya sobre el mundo
la tristeza del crimen se derrama
y un silencio fatal en todo vela.
Está solo Jesús. En un profundo
piélago de tinieblas, fin del drama.
Y la serena faz nos desconsuela.


EL PERDÓN

Hacerme perdonar, en mi humildad pretendo,
de aquellos que herir pude, o, también, olvidado,
de los que de algún modo, sin querer o queriendo,
provoqué con molestias o, tal vez, agraviado.

De los que nada tienen y a los que acaso ofendo
con lo poco o lo mucho que por Dios me fue dado;
de los que en un instante desazono o sorprendo,
por no ser advertidos al cruzar a mi lado.

Hacerse perdonar es principio rector:
no alimentar rencores, fastidios, menos odio,
dejar a nuestro paso aunque sea una flor;
dar cuanto está en nosotros, querer al semejante,
porque la caridad sea nuestro custodio:
que la falta de amor nunca tendrá atenuante.

"Hacerse perdonar", palabras de mi madre.
Hacerse perdonar lo poco que uno tiene y disfruta,
por los que, teniendo menos,
sufren en su ansiedad de mas, que, acaso, merecen.

Esta es una muestra muy breve -mínima, podríase decir- de la extensa obra de Marilina Rébora. Para quienes sientan interés por conocer más de esta extraordinaria autora, dejo aquí la dirección de su sitio oficial
http://www.marilinarebora.com.ar

La información para esta página me fue suministrada por el doctor en Medicina y académico de la Academia Argentina de Música, Juan Carlos Fustinoni Rébora.

JoLDaN, septiembre/2001

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite