"(...) mis escritos con arquitectura desprolija, construidos sobre arcilla y piedra, como la Patagonia Argentina que me contiene, son dictados por mi corazón, con el permiso de mi alma, y viven en un mundo de sentimentalismo puro como el agua de estos helados ríos que surcan mi tierra, refrescando y arrastrando impurezas de mis palabras."

Celó




-
P
o
e
S
i
t
e
-

M
a
r
c
e
l
o

M
o
s
c
a
r
i
t
o
l
o

-

P
o
e
S
i
t
e
-

El Manto Gris

El manto gris aterciopelado
es agitado por los primeros vientos,
se asemeja al mar negro,
sobre la cresta de sus olas
cabalgan decenas de nubes,
o es una alfombra mágica
tripulada por doncellas vestidas
con livianas túnicas de dalias blancas,
quizá pueda conseguir un pasaje,
abordarla en algún monte cercano,
o quizás nunca se detenga.

Lentamente comienza a despejarce,
como esa plaza de toros en Córdoba,
con miles de ojos apesadumbrados,
otro tanto de bocas entreabiertas.

Paquillo hace tiempo esta tendido en la plaza,
precisamente su capa púrpura lo abriga
y se prolonga en sangre sobre la arena,
mientras el manto gris,
definitivamente cubrió su veintitantos jóvenes años,
el consiguió un pasaje a la gloria.

Cuan análogo es el manto gris que se mueve
para dar claridad a nuestros días,
y aquel tendido bajo rayos de luz y polvo,
para oscurecer eternamente su vida.

Cuan dolorosa y mortal es una cornada,
se asemeja a la punzada de una daga?

En la grieta de la vida existe
un abismo con luces y sombras,
en el camino se trenzan con pasiones,
al final pende la muerte con distintos sabores.

Aquí el manto gris es arrastrado por el viento,
con el se fueron las nubes,
el mismo viento norte cálido
que suda la escencia de tu aroma,
infestándome de ansias,
transformándolas en pasión,
alimentando el fuego del sexo macho,
como en aquella corrida de toros,
donde dos clavadas y una daga lo llenaban de gozo,
provocando un suspiro que se hacia eterno,
allí un repiqueteo gitano cerraba su obra,
bajando el telón en las tarimas de su corazón.

La mañana se inundo de claridad,
el viril día se viste con harapos de gala,
mas claro aun es mi sentir,
como el móvil que me impulsa a vivir,
en mi mano floreció una daga,
deseo clavar mi pasión en tu corazón.

En la tarde emprenderé un viaje,
y si en el camino encuentro el manto gris,
que me cobije,
eternamente seré feliz,
esperando que me transporte,
a Córdoba o al Norte.



Toda Mujer

Mujer, diosa emblema de mujer,
dueña del pecado original,
apoderada del placer carnal.

Brillas en el día y en la noche,
con un dorado de sol,
un plata de luna,
como una estrella al caer,
dejas tu huella por donde caminas.

Hija del mar y de la tierra,
representada en Venus,
concebida como emblema de arte y belleza,
entrenada para seducir,
conquistar y amar.

Vives en cada flor,
viajas con el viento perfumando el aire,
navegas en la mente de cada hombre,
bella y enigmática por fuera,
fuerte y emprendedora por dentro.

Con la hermosura de tus piernas para andar,
el movimiento de tus caderas para conquistar,
lo insinuante de tu mirada para hacer vibrar,
la suavidad de tus caricias para mimar,
la dulzura de tus labios para soñar y soñar,
que mas se puede esperar,
si hasta la vida nos haz de dar.

Mujer, diosa, mujer,
es tan maravilloso tenerte,
que desearía tener tu hombría,
para enfrentarte y nunca perderte.



Una Tarde de Primavera

Buscaba un desahogo, un antídoto,
o simplemente una distracción.

Navegando en el espacio virtual,
conocí una estrella con mundo propio,
llena de historia, con mucho por vivir,
preparada para luchar sin agredir,
solo quiere defenderse de lo hostil,
proteger la fuente de su vida,
armada con amor, dignidad, comprensión.

Sus vestiduras son una conjunción de dulzura y ternura,
montada en una ilusión, con la frente alta,
parada sobre bases sólidas, con los pies sobre la tierra,
y me doy cuenta, es mi misma tierra.

Libramos la misma batalla, usamos las mismas armas,
tenemos enemigos comunes,
somos los soldados del ejercito del mundo,
del mundo tuyo, del mundo mío,
nos movemos en el mismo espacio,
navegamos el mismo mar.

Extiendo mi mano , no puedo tocarte,
pero aunque no pueda verte,
puedo sentirte, puedo imaginarte,
hoy somos aliados y mas fuertes,
compartimos móviles e ideales,
somos prisioneros de nosotros mismos,
juntos aprendemos a liberarnos de a poco.

Y por delante esta la senda triunfal,
que inconscientemente cuando abordamos este barco,
empezamos a transitar.

Por estos tiempos, nos vemos al espejo,
esbozamos una sonrisa, sabemos que sin prisa,
el tiempo corre, los días pasan,
y a lo lejos, esa tarde de primavera
cuando el sol caiga en la nevera,
nos pinte de rojizo el horizonte,
para que juntos arrodillados en la arena,
escribamos las estrofas de un poema.



Partir y venir

El día gris y frío, poco a poco se va durmiendo,
como otras cosas que transitan esta misma vida,
hacia la noche se hace elástico el tiempo,
como el padecer de la enfermedad que no te acaba.

Mi sangre tibia comienza a espesarce,
mi corazón padece la miseria de la época,
desnutrido como un pueblo de niños africanos,
el flujo se pone denso como lava volcánica,

... y se desliza como una serpiente entre mis órganos asfixiados.

Mi piel reseca se contrae ciñendo mi cuerpo,
como el puño que un día se alzo en la gloria,
mis ojos parpadean mas distantes en el tiempo,
los abro y una luz tenue y difusa se apaga.

Suspendido y desgastado me siento,
como el viento de un árbol de otoño viaja en el silencio,
busco el personaje que vive y se esconde,
de repente emite algún sonido de lo profundo.

Recuerdo gratos momentos que están por llegar,
como la nieve de invierno que no veré,
como el amor que desperté y no acompañaré,
como la semilla que sembré y no cosecharé.

Hoy antes de partir dejo en tus manos la tierra,
comienzo a navegar olas hacia otros puertos,
háblale y cuídala que es fértil como mi semilla,
ámala, y olvída que mi puerta se cierra.

... sonríe en primavera cuando crezca,
que ya no estaré muerto.



Epoca

Silencio y sombras bajan pulsaciones,
negros y grises inmovilizan acciones,
de lo profundo y con eco claman por donaciones,
en aprensión se convirtieron, las que fueron ilusiones.

Sangre y tierra han parido barro de guerra,
ácidos olores brotan de lo que fue perfume de flores,
zanjones a la vera del camino parecen tumbas sin destino,
las turbias aguas ahogan verdades y redundan en mentiras.

En un cielo gris la tormenta destroza nubes,
el sol se quema vivo en un rincón de occidente,
la tiranía y la codicia ahora se llaman inocente,
la miseria es vida y los falsos profetas presidentes.

Aprendo a vivir nuevamente pero no me alcanza el tiempo,
la gula del infierno se trago la esperanza y con ella la enseñanza,
arrastrarse es fiel animal domestico, someterse es erudito,
venden sueños en bolsas de residuo, se proclaman políticos.

Aquellas verdes plazas, hoy como mentes desoladas,
tristes bancos rotos, pabellón, lecho de perdidos,
un niño con años de batalla en sus dilatadas pupilas,
ayer pedía pan y moneda, hoy vende polvo de estrellas.

Se oyen llantos de miles de almas y corazones peregrinos,
se siente la flora echa palma cuando sucumbe en el río,
y un grito perdido en un arrebato exasperado, dice;
encuéntrame vida, que no he nacido y estoy desalmado.



Recuérdalo

Una lagrima enloda y barre terror del rostro,
surte de beber a una falsa sonrisa de pánico,
no es mas que un grito con dientes apretados,
el sabor salino y ácido humedece su garganta.

Para pensar no hay espacio ni tiempo,
un manto oscuro cubrió el pasado,
el presente vive en pesadillas,
el futuro nace en una noche eterna.

La música parte almas en mil gritos,
en un periódico concierto de explosiones,
y ese cielo que surco un ave donairosa,
hoy invadido de hierro caliente que defeca bombas.

Ya no existen pueblos ni ciudades,
refugiados en hormigueros de escombro y piedra,
la sangre fluye de carne en guerra,
consigo se lleva historia, vida y tierra.

Otro hierro es cargado entre sombras de tormenta,
cada bala que dispara se lleva una ilusión,
sus pequeñas manos tienen la fuerza de su corazón,
si no es mas que un niño, si ayer era embrión.

Miro atrás y la historia dibujada en guerras,
escrita con sangre de esta y otras razas,
heredamos cementerios con tumbas que no hemos olvidado,
pero nada salva las almas que se han marchado.

No comprendo como lo han obviado,
con tanta sangre en el pasado continúan matando,
pregonan una vida mejor, hablan de libertad, paz y amor,
diplomáticos...!, admirable, osadamente conjugan poder.

Es que se olvidaron del pasado... ?
las fosas Adreatinas, Nagashaki,
Chernobyll, Hiroshima, y tantas otras,
hasta cuando y hasta donde, nos seguiremos matando.

Si de algo sirviese que me una al olvido,
a los cuatro vientos haría un pedido;
...si al mundo salvaste del pecado, tu recordaras ...,
Dios no te olvides de Albania y Kosovo por la Paz.

Nosotros lo recordaremos....


Huellas

Siempre recuerdo aquel día,
donde te perdí sin haberte buscado,
te tuve en mis brazos sin encontrarte,
todo el tiempo mirándote sin escucharte,
te abrigue por fuera,
sin ver,
sin sentir que te helabas por dentro.

Nunca viví una de tus miradas,
nunca escuche tu alma,
solo los latidos de tu corazón,
hoy descubro que eran gritos.

Paso a paso me pierdo,
cada noche me encuentro,
día tras día me busco,
las noches ya no son oscuras,
los días no tienen soles,
donde se habrán marchado?,
te estarán buscando?,
sigo sin verlos, sin vivirlos.

Ayer eras un recuerdo,
hoy te extraño,
aunque nunca te tuve,
quien era yo, quien eras vos,
por que se esconde el sol
antes del atardecer,
donde esta mi horizonte, donde y cuando es amor.

Ahora que estas ausente
nado en un mar de preguntas,
camino por las sombras
con una carga de ilusiones,
me detengo a escuchar el silencio,
de repente se que te estoy buscando,
pero las sombras me susurran al oído,
hace tiempo que se ha ido,
y nunca la has tenido.

Mas no te dejare en el olvido,
como otras que hace tiempo han partido.

Hoy se por que luchar,
y tengo a quien buscar,
deja que pase el tiempo,
te voy a encontrar,
no será como aquel día,
en que junto a él te vi marchar.



Las marcas del tiempo

Las ramas agitadas por una tenue brisa,
a veces dicen que sí,
a veces dicen que no,
las hojas las visten de corazones maltratados,
la corteza va cayendo con el paso del tiempo,
como el amor cuando se desmorona,
alguien quiere investigar,
pero su mirada hostiga,
tanto dolor no es capaz de quitarle una lágrima,
a lo lejos se deja ver como la savia recorre
los últimos tramos de una picada abismal,
serán heridas sangrantes que no se pueden ocultar.

En su espalda carga las marcas del tiempo,
todavía tiene aroma fresco,
porte de galán,
pero mantenerse erguido es una tarea difícil,
como lo fue transitar el sendero del amor,
se llevara eternamente en anillos
añejos y resecos,
invadidos de mil historias,
sigue imponente y esbelto,
sus piernas ya enraizadas en tierra muerta,
sabe que delante esta el tiempo
y lo viene a vulnerar.

Entre orgullo y hombría,
sus lagrimas,
sus gritos invadidos de silencio,
deben librar la mas temible de las batallas.

Solo desea concederte libertad
para que lo vengas a salvar,
no lo veas como viste,
no cuentes los años,
no leas sus arrugas,
ve como te mira,
piensa como siente,
déjate sentir,
que entre tus brazos y tus senos quiere morir.

Celó
ml_adrian@hotmail.comsiguiente

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite