PoeSite

ENSAYO

Dibujo un camino,
-la fuerza de la sangre-
allí donde no hay nadie.

Mis gestos no se ven
mis señales no significan nada.

Rota mi lucha
dibujo un camino
por hacer algo.

Luia




Sentires

I

Ojos espejo
soles quietos,
campanas que intentan
desfondar el silencio.
Despojos Creados
cobijados de cielo,
y algunos pájaros
perseverando en vuelos...

II

Periplo de desbordes sin sueño,
supuestos de horas escogidas
hilvanes entre la distorsión de los recuerdos
y, sobre cimientos de ceniza
remoción de alguna pena adentro...

III

A veces,
me quedo sin aliento.
Quieta,
presiento el sueño.

Me voy,
muero de a poco
en cada silencio...

IV

Los renuevos que durmieron
no darán sombra sino olvido.
Con todo
y a pesar de
brotarán por fin
en otras primaveras.

V

Quisiera volver
a otro tiempo
aquel de mi infancia
que fue de cuentos.
Quisiera ser de nuevo
la nena de los versos
donde todo era simple
cuando todo era bueno.
Atrás quedó mi mundo
ése de ayercielo
música de insectos
llovizna en otoño
y de viento
mucho viento.
Hoy
me cansa el hoy.
No sé a dónde ir
con mi carga de miedos
mi escasez de sol
y algunos recuerdos.

VI

Un rayo de sol
late su luz
sobre una hoja muerta...
El universo todo
cabe en un espacio
menor al de tus sueños.

VII

Temblor de hojas
muertas de invierno
color sin nombre
algún reflejo...
Cansada la paciencia
me entrego al mundo
pura de temores
y llena de ausencias.

VIII

Siento deseos de seguir así
alegre dolorida
de corazón profético
cercano a la nostalgia
o agitado de esperanza.
Tengo ganas de seguir así
a punto de las lágrimas
pero siempre entre pájaros
mis pájaros
cuidando el olvido
sobrevolándome bajo.

IX

¿A dónde iremos y mi tristeza?
Ha haber de un lugar
que no sea la costumbre

X

Era otoño y bullían
cristales de silencio
algún aleteo entre la bruma
era instrumento de viento.
Entonces
el aire vistió matices
la niebla se hizo cielo
y ya no hubo tristeza
ni cansancio
ni miedo.
Todo fue locura
baile música
medialuz poesía
perfume de incienso
hasta la ausencia reía
las soledades del tiempo.

Era otoño y sin embargo
cada hoja que caía
rebrotaba en su reflejo.



Espacios

I

Benditos los espacios de la vida,
las virtudes en silencio
mis azules vagabundos
los ojos eternos
y las manos abiertas
al abrazo en estrellas.
La luna nutricia,
todos los pájaros
y las tormentas.

Espacios de mi vida,
tiempo enriquecido
de lúcida pobreza.


II

Esquivo la firmeza que me asusta.
Me dejo ir...
libre el peso de verdades aprendidas,
hacia la ingrávida seducción de la ignorancia.

Entre vaivenes
busco la locura
-suave abismo en el que caigo-
confío en que abajo me sostenga
el silencio que me salva.

III

Allí, alto
en la cúspide del hombre
unión de pájaro y viento,
mitad cielo mitad piedra,
desando mi camino
hacia la memoria guardada
de la que una vez he sido.

Me reconoce el alba,
aquella que era, pura melodía,
cincelada por el vértigo,
tanteando orillas...

Más allá,
espacios de sombra
desnudan sus estrías.
Más allá,
sólo silencios
vueltos de algún olvido

IV

Ese lugar
elisión de sueños
pequeña isla a medio cielo
bajo la inclemencia
tu cimiento.

Más allá
tras un nubarrón huérfano y con sueño
la tarde curvaba su vientre
moría el día en una brasa
muro sangriento de tus murallas.

Ése era el lienzo que allanaba tu presente
y ese fue el umbral a la vastedad de tu esperanza.

Luia
luia02@yahoo.com.ar

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite

Regresar al índice de PoeSite