PoeSite (principal)



Laura Palacios Dal-Zio



Ella es la fuente de frío
Que los científicos no encuentran
Y la humillan diciendo
Que es ausencia de calor
Hasta que les pasa la mano por la espalda

Desde que tengo memoria
Está a mi lado
A veces me hunde
en un letargo liviano
donde el tiempo
deja de correr
y camina callado
saboreando los minutos
como si fueran manjares.

Es el paño frío en la frente
Cuando la vida arde
blanca, fría
sola, profunda.

Como un témpano.
está quieta
y el tiempo no la toca.
Me eternizo

Y todas las difuntas que soy
le dan forma y contenido
a este hÝbrido que represento.
Mientras vivo y voy muriendo.



Tocar y oler dan el mismo placer
O la misma repugnancia.
Los dos cuajan las emociones
Con la misma fuerza en mis entrañas

Los olores guardan un dialecto mítico
Que prescindió de señas y palabras
mensaje directo que toca el centro mismo
del animal que sigo siendo.

La respuesta que doy me precede
De tan lejos, aún mas allá de Eva
Es el hilo que me ata a todos los centros
Es el único instinto que me queda.






IDENTIDAD

No me di cuenta
y los años me afinaron los párpados,
los tengo transparentes como un pez.
Estoy obligada a ver sin descansar,
sin dormir, sin soñar...

El universo está frío
y limitado como mis ojos,
me cansé de andar por el mundo
para ver por doquier
las mismas cosas.

Y todas mis cosas son así
parecidas a la nada,
nunca se mezclan conmigo
son solo un séquito necesario
que me recuerda mi pertenencia.

A mi, solo me tengo sospechada
apenas veo unas partes
que voy armando con los reflejos
de los ojos de los otros
y son tantos...
que no puedo soportar la inmensidad.



ESPACIOS

No son míos por derecho
lo sé cuando el vacío
me amenaza con quitármelos.
Y tengo que volver a conquistarlos.

Algunos son amplios y están iluminados,
son los que perfumo cada día de mis años
y los habito con el amor que sale
de mis ojos, mis manos y mis labios.

Otros son aburridos pero necesarios
con ventanales grandes que abro en las mañanas
para que de día estén iluminados.
Ahí, mi voluntad trabaja a destajo.

Varios son pequeños y oscuros
pero algunas veces se hacen inmensos y grises
manchados por el moho de lágrimas que no secan.
Ahí, vive mi dolor. A veces conmigo.

A otros,
el vacío se los fue tragando.



ENVIDIA

No puedo evitar el gozo
Cuando se deshoja una rosa
humillada en un florero
hecha símbolo barato de alabanza

Tampoco cuando la veo
acompañar a la muerte.
Y hasta me da algo de gusto
verla pudriéndose después en el olvido.

No puedo soportar su sentido
Su perfección efímera
Su muerte plena de apogeo
Todos sus recuerdos, ni los míos.

Son tan bellas que los ojos
se me parten de tristeza en el espejo
¿por qué no soy tan suave?
¿por qué no soy tan bella?



DESAMPARO

Dormido a la intemperie
el frío heló su piel hasta escarcharle la humedad
El calor de mi cuerpo no alcanzó
ni el de mi humanidad.

Y yo que no tengo lazos
ni de sangre ni de amor,
me desangro a sus pies
y se me oxida el alma.
Cada vez que llega el invierno
hay tantos ¨ él ¨ en todas partes
que las calles se hacen tristes.

No tengo lazos de sangre, ni de amor
sólo lazos de vida y semejanza
es que ¨ él ¨ se parece tanto a mis hijos
que a veces siento que la vida me engaña
¿Y si lo fuera?
¿Por qué lo estoy desamparando?



Tristeza

De niña tenía
el poder mas grande del mundo
podía dormir, sabía soñar
tenía el don de la inocencia.

Pero se va desgranando la vida
y los poderes se empiezan a ir
como el agua de un río
y el surco queda seco
pidiéndole clemencia a la lluvia
que no llega.

Apenas por la noche
cuando cae el rocío,
me siento capaz, sólo capaz
de algunas cosas
e incapaz de tantas.

La voluntad sola sin disfraces,
sin mas promesa que el resultado
matemático de mis actos.
Así, casi cruel.



Desflorada igual que las flores

Desflorada igual que flores
Convertidas en perfume caro
Dejé la estela de un rastro
Que no era mío

Me siguieron los que no me buscaban
Y los que sí, nunca me encontraron

Me perdí para siempre sin espejos
Mi olfato acostumbrado a no saber
Cual era el olor simple de mi piel
(Después de esta lluvia de tristeza
Que me lavó hasta los huesos)
Ya no me reconoce.

Tengo recuerdos que parecen no haber sido míos
Y vacíos que esculpieron abismos en mis ojos
Hay tantas ausencias sin nombre
Que hoy la vida parece un duelo interminable.



El Dolor Humilla Mis Ojos

El dolor humilla mis ojos
Que se resisten a llorar
Mis labios se contraen
Hasta volverse mustios y rígidos

Este dolor envejece mi piel
Y mis pasos se hacen lentos
Quisiera correr pero
No puedo

Como si la maldición de Sísifo
Tuviera embrujados mis días
Voy por las noches suplicando
los brazos de Morfeo
que a veces me abandona
entonces,
me quedo cautiva en la vigilia
estoy conmigo como en manos enemigas
y tengo miedo.



En Este Bosque de Emociones

En este bosque de emociones
No veo luz, ni mapas estelares
Sólo sé que llega la noche
Cuando el miedo me apoya su navaja en la garganta
y me quedo inmóvil
Hasta que el sol lo espanta

Si no fuera por el miedo
el tiempo no existiría
y en tal caso sería lo mismo
estar muerta o viva.

A veces siento como si estuviera
En el útero de la vida
Tengo que nacer
Pero me da terror ser parida.



No tengo fuerza para sujetar huracanes

No tengo fuerza para sujetar huracanes
Y quizá tampoco quiera hacerlo
Puedo vivir en el ojo de la tormenta
Hasta que muera,
Ella o yo, la que sea.

Podría no saber nada del mundo
Y vivir en este límite
Sin darme cuenta
Y tapar mi angustia con mantas ajenas

También podría dejar que sus vientos
Me arrojen por violentas tempestades
Sin ver el límite para caer
En el dolor de la inmensa libertad

Recuerdo que cuando el viento arrebata al mar
Los granos de arena se clavan en la piel
Como agujas, muchas, todas juntas
Y duele

Las ciudades se parecen tanto a las tormentas
grises, rápidas, húmedas, violentas
le tengo miedo al frío de los ojos de la gente



Difíciles Horas Del Desencanto

Difíciles horas del desencanto
Que arremeten impiadosas de ignorancia
Los labios sellados de complacencias
Que no justifican los silencios
La desdicha inclinada en la balanza
Tan torpe haciendo trampa en el espejo
Pesando y plagiando las virtudes
Asignándole valor de mercado a los favores
Como un intercambio obsceno de mentiras
No le alcanza el puñal para provocar la herida
Además tiene que desgarrar como mordida
Ensañada en la ingrata sangre que se marcha
Que se lleva con ella dones, lágrimas y vida.
No puedo mas que anudar la garganta
Para después llorar la angustia malograda
Quisiera poder cerrar los ojos y no verte
Para no morir de pena por tu alma.



ESTACIONES

Vi el otoño despedirse de tus ojos
empujado con violencia por el frío del invierno,
ocres y amarillo sepultados por el blanco
que tantas veces se vuelve gris mojado.

El frío parece intimidante y soberbio
legitimo guardador del secreto de la muerte,
pero si lo miro con la paciencia de tus ojos
el invierno se hace débil y se vuelve primavera.

Si hay algo de este ciclo que no entiendo,
entonces como siempre recurro a tu mirada
que enciende la mía y la primavera no alcanza
y todo arde hasta que acaba el verano.

Las hojas empiezan a caer y despierta el viento,
la lluvia cae igual que el tiempo y refresca.
Todo parece mas bello en otoño, hasta tus ojos
que se vuelven caramelo y perfuman mi paisaje.



RESIGNACION

Acaso lo sepas algún día
que estas inalterable en mi memoria
siempre en aquel paisaje
que el tiempo fue pintando de ocres.

Y la distancia que se escapa del espacio
hace del estar cerca una irrelevancia,
atrincherada lejos en el tiempo
se ha vuelto invencible esa tirana.

Así como esperando sin esperar nada
se me va durmiendo la mirada
y esta espera mía coagulada
ha desprestigiado la esperanza.

Laura Palacios Dal-Zio
laura.dalzio@hotmail.com

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite