PoeSite


Karim




LÍBANO

Veo ardiendo fenicia tus cedrales,
bajo el fuego de Sion y sus misiles;
tú que diste a Israel, en esponsales,
una princesa y hoy en tus anales,
escribes al fragor de sus fusiles.

Retornó del averno como un fausto,
del martirio en el gas, a victimario,
despertó vengador de su holocausto,
para sellar con fuego el sino infausto
de cubrir su inocencia en un sudario.

¡Ay! de ti jezhabel, que la venganza
que levanta Israel por sus profetas,
miles de años después aún te alcanza,
pues tus niños, al golpe de su lanza,
tiñen de rojo calles y caletas.

¡Ay! de Elías si en tiro renaciera...
No labraría el cedro entre gentiles
transformándolo en muebles, hoy hiciera
a causa de Sion, con su madera,
pequeños catafalcos infantiles.



LA MADRE

La madre callaba,
rezaba por dentro,
miraba a su hijo
hincada en el suelo,
sus manos ajadas,
los labios resecos,
dos lágrimas frías
mojaban su pecho.

Posaba la mano
sobre sus cabellos,
no pensaba en nada,
contemplaba el cuerpo,
ya no la miraban
los ojos abiertos
que al salir de casa
bullían de sueños.

Más allá, en la calle
a unos pocos metros,
otra madre triste
lloraba en silencio
y entre tanta gente,
hincadas al centro,
aquellas dos madres
velaban sus muertos.

En un breve instante
que ahora es recuerdo,
dos balas perdidas
buscaron sus cuerpos,
uno iba delante,
otro iba postrero,
pero los dos, juntos,
en vano murieron.

Quién recuerda ahora
los nombres aquellos
que se mencionaron
después del entierro,
alguna noticia
hablaba de ellos,
pero el epitafio
lo mean los perros
.
Otras mil historias
de muchos más muertos,
suceden a diario
y no lo sabemos,
mientras en las calles
por el mundo entero,
la paz de los hombres
pareciera un sueño.



AMOR ETERNO

(I)

Se juraron los dos amor eterno
y sellaron con sangre la promesa
de reunirse en la eternal dehesa
o en la oquedad sin fondo del averno.

Era tal su pasión, su amor tan tierno
como el que sólo a Dios se le profesa
tan largo como el río que no cesa
y ardiente como el sol de un cielo interno.

Habiéndo fallecido ella primero
casose sin dudar el inconstante
se olvidó por completo de su amante

y después que le dió su adios postrero
se olvidó de este amor puro y sincero
y rompió la promesa en ese instante.


(II)

Un contrato de amor lleva firmado
algún rasgo de eterno y trascendente:
no se puede romper impunemente
sin resultar a cambio condenado.

El amante que ha sido traicionado
es capaz de esperar pacientemente
el momento final del penitente
para dar el contrato por cobrado.

y la novia espectral de aquel omiso
que después de la muerte fue olvidada
esperó largamente la llegada

de aquel amante infiel al compromiso
y quedó entre dos mundos confinada
al desdeñar su entrada al paraíso.


(III)

De dos almas ligadas en el cielo
para quedar después en la leyenda
trata la historia para quien comprenda
que el amor se origina tras el velo.

Hicieron pacto al emprender el vuelo
hacia este mundo de romper la venda
para encontrase por la misma senda
poniendo en la misión su mayor celo.

si rompió pues dos veces la promesa
doble castigo habría de esperarle
el que la propia vida puede darle

disfrazando un manjar sobre la mesa
y el que le da la muerte al develarle
el destino fatal del alma presa.


(IV)

La muerte que hace estrago en esta vía
se esconde en el silencio de la bruma,
aconsejando al tiempo que consuma
con avidez mortal nuestra estadía.

Armada de guadaña llega el día
de dar cuenta final haciendo suma,
más la pobre ganancia es como espuma
pues cobra de contado: nunca fía.

Al doble transgresor del juramento
muy poco le duraron los ardores
pues hubo de sufrir mil sinsabores

y ansioso de acabar con el tormento
se entregó mansamente en el momento
de enfrentarse a la muerte sin temores.


(V)

Trastocada la luz en noche umbría
del túnel al final surgió un destello
pudiendo contemplar el rostro bello
del alma que esperaba todavía.

Y un cuerpo celestial, todo armonía
tendiendo etérea mano rompió el sello
que avalaba el contrato y con aquello
le dió la absolución al que volvía.

Como Dios es amor y es compasivo,
cedió ante la piedad de la ofendida
y dando la justicia por cumplida

fué más que vengador equitativo
pues ya pagado en vida su castigo
le dió en el paraíso bienvenida.

Karim
karimabdala2002@yahoo.es

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite

Ir a VENEZUELA EN POESÍA

Regresar al índice de PoeSite