J. Aragunde
J. Aragunde
Territorio ñ
¿Por qué tuve que ir tan lejos a buscarme
si siempre he estado cerca, aquí, conmigo?
Será que estaba escondido tan adentro de mi mismo
que nunca pudieron verme los ojos de mis sentidos?
José L. Dasilva N.
Email: jldasilva@arrakis.es


Dios no es causa del problema, sino fuente de la solución

lo más reciente | escenas | Réflex y Onando | Anónimos | índice | Enlaces | Blog | El día Tercero
De los cuadernos de un soñador.
«(...) ¿Llorar? ¿para qué? tal vez te limpie los ojos, pero no te limpia el alma ni la alivia del peso de su lastre. El lamento por lo perdido es tan sólo una forma de darnos tiempo mientras buscamos la mejor manera de superar la pérdida; y al final, habremos perdido no sólo lo perdido sino también el tiempo consumido en lamentarlo. (...)» (De "Entretiempo")

Zoa unha gaita en Vilagarcía
¡Ai, Quén me dera preto da ría
(Ecos)


¡Es verdad!
Las cosas no son como quiero

¿Qué más da?
¡las quiero así como son!.

De quién era la tierra
cuando la tierra yacía,
sumergida, bajo el agua?
de quién,
cuando se retiraron las mareas?
cuando la vida dió el primer paso,
quién poseía la tierra?
¿cómo la adquirió?
Cúando pasó la tierra a ser tuya?
Cúando pasó a ser mía?
Quién nos la dió en propiedad?

Lo que hay en ti
lo vi en sueños
antes aún de saberte.

Antes aún de tenerte
(entre mis brazos), tenía
la sensación de tus labios
tus besos que amanecían
como gotas de rocío
sobre el jardín de mis días...
......y con ellos despertaba
......y con ellos me dormía.

Antes aún de saberte
......................de soñarte
......................de quererte...
¡Mucho antes!, te tenía
......................te pensaba
......................te sabía...

A veces, cuando sentimos
que sufrimos por amor,
no es por amor que sufrimos

será, tal vez, que perdimos
algo que creimos nuestro
y, en verdad, nunca lo fué...
acaso echamos en falta
aquello que no tenemos
y quisieramos tener...

A veces,
no es por amar que sufrimos
... sufrimos es por querer.


Mis versos son como el viento
se levanta en un momento
sacude un poco el camino
..............y como vino
...........................se va.

J. Aragunde

¿a dónde se va la vida
cuando abandona la carne?
¿a dónde va el pensamiento?
¿a dónde tanta energía?
¿dónde se esconde la llama
del fuego que ya no arde?
¿a dónde van los colores
cuando se acaba la tarde?

Paz de las armas
guerra que espera
el primer disparo.
  • Como las hojas de un árbol, como paja seca al viento -1982-
  • Boceto para un autoretrato (1983)
  • La vida continúa, el tiempo no se detiene (1983-91)
  • Un canto en once sonetos y otros poemas de amor (1983)
  • Versos que algún día se colaron entre las palabras... (1994-96)
  • Recordando a
    Alí Primera
    Lo más antiguo. Pseudopoesía, Una vida para amar, Un amor para vivir; en fin, de entre los cuadernos escolares (197? - 1981)

  • Nuevos tiempos y viejos sueños para un mismo camino
    • Qué bien se sienten tu dedos,
      madre, entre mis cabellos.

      Parece que avanza la vida
      madre, en tu regazo,
      mientras se detiene el tiempo

      Qué bien me hace tu beso,
      madre, sobre la frente.

      Parece que nada es grave,
      nada imperioso ni urgente
      sólo tu presencia importa
      sólo tu abrazo es presente.
      (septiembre/2007)
      De pronto
      vino la noche a dormir entre nosotros.
      De nada sirvió la resistencia que opusimos.
      Poco a poco fue llenando cada espacio
      cada intersticio posible.
      Todo lo cubrió de sombras y fantasmas.

      De pronto llegó la noche.
      Vino a apagar nuestro día eterno,
      a llevarse nuestro mayor tesoro:
      la riqueza inmensurable de quien nunca temió
      a los baches del camino
      - ni aún a la muerte
      porque la muerte era algo lejano
      que habría de llegar un día igualmente lejano
      ..................."¡y nos hallará dormidos!" -

      De pronto llegó la noche...
      quiso, en nuestra cama, hacerse un nido...

      pero no será esta noche la que permanezca
      durmiendo entre nosotros.
      Acaso otra. La siguiente, tal vez.
      .............................¡No esta noche!

      Volveremos a encender el día eterno
      ...................con la luz de tus ojos
      ...................con la luz de mis ojos
      ...................con la luz de nuestros hijos.

      Volveré a encender para ti ese día eterno
      con todas las mañanas que aún no se han perdido.
      (mayo/2006)
      septiembre, 1996 ...
    • abril, 1998 ...

    • enero, 1999 ...
    • mayo, 1999 ...

  • A mitad de camino - quizás algo más allá -

  • Unas de Cal, Otras de Arena
  • Ecos (2007-2015)
    (...) cuando aprendí a escribir las primeras palabras, encontré que el papel, más que un medio de comunicación, era mi propia voz; una voz distinta, poderosa, que podía hacerse oir aún en la distancia para hacer llegar mis sentimientos a los que estaban lejos. Y comencé a escribir. (...) Entonces descubrí que el papel era algo más (...) Era un amigo, tan silencioso como secreto; yo le hablaba con mi voz de tinta y letra y él oía y callaba. Así que, seguí escribiendo. (...) Y escribir se volvió algo tan natural como hablar (...) En los tiempos que corren noto que, cada vez con más frecuencia, la pluma se me convierte en teclado y el papel en pantalla, pero la esencia es la misma. Y sigo escribiendo.
    No hay persona sobre este mundo que no sea necesaria para alguien
    e importante para todos los demás. (Reflex y Onando)

(...) Y mi pensamiento, que durante tanto tiempo vagó difuso por los caminos de la soledad, descubrió que no estaba solo; que había otros pensamientos afines caminando por sendas parecidas -tal vez, incluso, por la misma senda, sin darse cuenta, sin haberse visto ni tocado nunca- y al encontrarse se dieron la mano y se unieron para formar un sólo pensamiento... cada cual con sus propios matices pero, en esencia, un mismo pensamiento.

Me he buscado sin cesar todos los dias
de los años en conciencia que he vivido
... en el minuto de silencio
en los segundos de paz
en las horas de ansiedad o de ruido.
Me he buscado sin cesar y, por buscarme,
no he podido disfrutar de estar conmigo.

Escenas...
En tiempo de navidad (1997...)
Boceto para una celebración dominical (1997)
Conversando...
Cuando la tarde se acaba,
el día se abre a las sombras
para entregarse a la noche ...
 
Notas personales


Desde

...Y si algún día se te ocurre la idea de que estás solo,
simplemente abre los ojos y mira a tu alrededor.
-"Réflex y Onando"-
Me pregunto -por inquietud personal únicamente- cuántas personas de las que hoy en día encabezan cualquier lucha por los derechos de otros, tendrán esos "derechos ajenos" por motivo y cuántas los tendrán por excusa.

JoLDaN Home Page José Luis Dasilva Navia
Informática y Sistemas
(58) 414 3334511
jldasilva@arrakis.es

Vilagarcia de arousa


Blogs Recomendados

Si aún no lo conoces, visita
PoeSite (principal)
Los otros poetas...
Venezuela en Poesía
Minutos de sabiduría
Anónimos por E-mail
De Antología
José María Pemán
Cantos a Bolívar
Julia de Burgos
Rosalía de Castro
Marilina Rébora
Milosz
Las Hojas Sueltas de PoeSite
desde Guadalquivir
Galería de arte
Poetas y amigos en la red

AEAE.ES (Asociación de
Escritores y Artistas
Españoles)

visita la pagina oficial de Oscar Portela
El Universo de Oscar Portela

Mary C Golán - bisutería 


Centro de Estudios
Poéticos Asociados
de Cataluña
CEPAEC

XVI Festival Internacional
de Poesía de Medellín

"Por una paz más activa que todas las guerras"
XVI Festival Internacional
de Poesía de Medellín



Red Mundial de Escritores en Español


Cooperativa Tus Impresos - Todo en Impresos


SE HA DICHO:

(Tomado de Cruz del Sur Literaria)
Me ha llamado mucho la atención la poesía de José Luis Dasilva. En primer lugar digamos que es españolísima, y valga la redundancia, pues vean: «Reconozco que te hice mucho daño;/ que tu alma, en mí, encontró la noche/ por creer que hacia el día viajaba», leemos en su poema III. Y lo digo porque hallo tanto desplante en su decir, como si las palabras no fueran otra cosa que el gesto suyo habitual. Así también quiero hacer notar el acierto del tema: el río, porque creativamente innova (por vía de desviación respecto del tópico), un uso literario ya clásico: la imagen de la vida humana como un río sin retorno que se pierde en el mar de la muerte: Nuestras vidas son los ríos/ que van a dar al mar,/ que es el morir (JORGE MANRIQUE). Para nuestro José, muy siglo veinte y director de PoeSite, el río es el cuerpo y sus aguas el alma, que al cruzarse con otro río, más que funden, las confunden, y al separarse cada uno lleva algo del otro eternamente. ¿No es ésta acaso la vida de los seres humanos? ¿No es acaso ésta la esencia social nuestra? ¿No es éste el amor? Saludos a su poesía.

Harold Durand, 1998

Volver