De los cuadernos de un soñador
(2003) 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior 2003 siguiente siguiente
Ni sabio
ni erudito
mal lector
peor interprete
del VERSO bien escrito.
Soy yo.
Sólo yo.
soñador
nostálgico
caminante
uno más
entre los tantos
que atraviesan este valle
donde hasta las piedras lloran.



Sólo aspiro al premio o al reconocimiento
por aquello que hago sin quererlo hacer
que por lo hecho de propio agrado,
al permitirlo, ya Dios me ha premiado.
Gota a gota. Una lluvia interminable
erosiona las piedras de esta casa
donde moran mis razones y sentidos.

Gota a gota. En constante golpeteo
los timbales del tiempo dejan huella:
grises ecos, sobre piel y pensamiento.

Gota a gota. Surge un charco.
Se desborda el sentimiento
.....................gota a gota... nace un río...
  - 2005 -
[F11] visualizar a pantalla completa | José L. Dasilva N.PoeSite ©(2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
¿Recuerdas, madre,
cuando corría para abrazarme a tu cuello?
¿Recuerdas cuántas veces me acerqué a ti sin motivo
para decirte al oido "te quiero"?
¿Qué dices?
Tienes razón,madre.
¡Tienes razón!
Yo tampoco lo recuerdo.

Hoy, que como nunca -más que nunca-
necesito ese recuerdo,
como nunca -más que nunca-
¡hoy lamento no tenerlo!
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
Más pesa
la insatisfacción que algunos años;
más que la edad de los huesos
pesa la carga del pensamiento
del tiempo que se ha perdido
del saberse de regreso
sin siquiera haber llegado,
sin haber visto ni oido;
del venir sin haber ido
del morir sin haber vivido...
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
En tiempo de vida...

Imagino
un grupo de personas
echando suertes
compitiendo
concursando
dando su mejor esfuerzo
por un premio o por un castigo:
Los ganadores
(no necesariamente los mejores)
cruzarán el desierto en autocar de lujo
con azafata, aire acondicionado y televisión;
los restantes lo cruzarán a lomos de burro
(Con el debido respeto para el animal).

  Antes de la Vida

Imagino
Un grupo de almas
en el espacio sin dimensión que ocupan
los aún no concebidos
echando suertes
jugándose en la ruleta
un gran premio o un gran castigo:
hacerse carne en útero pobre
o hacerse carne en útero rico

(son muchos los que se apuntan
pocos son los elegidos)

  Después de la vida

Noticia de telediario:
Aparatoso accidente
de un autocar de lujo
mientras cruzaba el desierto...
No hubo sobrevivientes.

(a menudo,
viajar en burro
si más lento
es más seguro)
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
Confío en que si salto al vacío
habrá una red esperando mi llegada
pero el temor es tan grande
que excede en mucho a mi confianza.

¡No es tan firme mi fe como creí en algún tiempo!
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
Qué quedará de mi que ya soy nada
cuando esta luz se apague y me abandone
sin más ansias de lucha, al sueño insomne
en la noche más temida y esperada?
Si el recuerdo es tan frágil, ya saldada
la cuenta que al nacer se nos impone
al menos, ¿quedará quien me mencione
con un breve destello en la mirada?
¿Qué será de quien fui cuando el vacío
ocupe los espacios que habitaba
y en el compás final de este concierto
(¡qué quedará de mi!) cuando se escriba
el grito del silencio que ahora calla...?
¿qué quedará de mi cuando me vaya?
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
De vez en cuando la luna,
por verme, viene a mi casa;
tímidamente se asoma
al cristal de mi ventana
iluminando la noche
como el sol a la mañana.

De vez en cuando la luna
se acerca hasta mi ventana.
Me muestra su piel desnuda
-yo la siento enamorada-
Se me antoja la gitana
por Lorca nunca soñada.

Por un instante me siento
de su luz dueño absoluto.
 
Yo la miro ella me mira
nos decimos poco o nada
sabemos que para hablar
basta a veces la mirada.

Después me lleva a su cielo
yo la acuesto en mi almohada.

Y en las noches más oscuras
si no aparece la luna,
es porque duerme en mi cama.

Si alguna vez quien me busque
no me encuentra en esta tierra
mire a la luz de la luna...
...........de seguro estoy con ella.
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
Nocturno

Te me acercas, despacito
silenciosa, como un sueño.
Rezumando sensaciones
irrumpes en mi desvelo
y yo que deseos tengo
más de tierra que de cielo
te hago un nido entre mis ramas
para que encuentres sosiego.
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 24 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
Déjame morir entre mis cosas
-si algo tengo- al llegar la hora;
y si nada hubiera que fuera mío
deja que me vaya flotando en el vacío;
deja que me vaya mansamente
........................................................por el río
como hoja seca, siguiendo la corriente.
No pretendas amarrarme a la vida inútilmente
a costa de tu dolor y el mío
que tal vez, mientras tú quieres retenerme
yo estaré deseando haberme ido.
Amárrame si quieres al recuerdo,
retén en tu memoria los instantes
más felices de todo lo vivido...
quédate con lo ganado;
.......................................y lo perdido,
no encuentre resistencia al deslizarse
cuesta abajo por las nieves del olvido.
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
No quiero terminar siendo alimento
de un gusano repulsivo y carroñero;
tampoco contenido en un jarrón
que pudiera hacer las veces de florero.
No quiero, por adorno, flores muertas
que evoquen mi frescura de otro tiempo;
las flores, como yo, tornarán secas
arrancadas del jardín donde crecieron.
No quiero un comentario relativo
al frente de algún muro colectivo
que me impida salir si es que despierto;
ni quiero que me siembren en un huerto,
que si poco fruto doy estando vivo
menos fruto daré después de muerto.
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
¡Oscuridad!
¡Total! ¡Absoluta!
¿Qué sucede con la luz?

¡Este sitio es tan estrecho!
¿He crecido de repente
o se me achicó el espacio?

... y ese murmullo cercano...
Parece zumbar de abejas.

Estoy cansado.
¡Que cansancio tan extraño!

¡bah!
todo se ha vuelto tan extraño últimamente...
Necesito dormir un poco.
  Sí. ¡eso es! Dormir.
Sólo un poco.

Para cuando despierte
habrá vuelto la claridad

... o cesado el pensamiento.
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
La pobreza existe
aunque usted no lo crea
Camina a su lado
día tras día
convive con ella

se me hace imposible
que usted no la vea.

Sale usted de su casa...
y en su casa la deja
lavando su ropa
limpiando sus pisos
labores de pobre
gente humilde, le dice;
le llama "sirvienta".

Le espera en el auto
aquel coche negro
de cristales oscuros
 
-para no ver a nadie
o que nadie le vea-
Espera instrucciones.
Le conduce en silencio
a donde usted lo desea.
De su nombre ¡quien sabe!
- de tan poco usarlo -
tal vez ni se acuerda.

Se queda allí, en su misma calle
acaso buscando entre desperdicios
una "cajita feliz" MacDonalds
con restos de la hamburguesa
que su hijo -de usted-,
por capricho o hartura, no terminó.
Y usted que lo mira
de reojo, comenta...
¡no es cosa de hambre
más bien delincuencia!
 

Es parte del ambiente
está en el paisaje
como el sol o la lluvia
como el árbol del parque
o el adorno de flores
detrás de la puerta.

De tan cotidiana
se le hizo costumbre

No, no es que no la vea.

Los pobres existen
aunque usted no lo crea
Están en los barrios
Están en los cerros
sembrados de niños
con cuerpos de hambre
y rostros de miedo
 

aquí, a nuestro lado,
sin ir a más lejos,
hay seres que viven
desviviendo el tiempo.

En todos los barrios
en todos los cerros
aquí, a nuestro lado
sin mirar muy lejos
existen los pobres
aunque haya quien cierre
sigue los ojos
para no verlos.
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
viene No todo son casas
jardínes y parques
grandes avenidas
torres de Babel
con lujosas oficinas

Aunque usted no lo crea
¡hay niños con hambre
en todas las esquinas!
 

y gente que habita
viviendas indignas
con techo de lata
cartón por pared
y, en un mismo espacio
salón, comedor
dormitorio y cocina
- en algunos casos,
incluso letrina -

pero hacia esos lados
¡no!, usted no mira;

por esos "estratos"
usted no camina.
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
NO APAGUES EL SOL

No apagues el sol,
déjale brillar
que mientras él brilla
la luz, en tus ojos,
mirándome está.

No apagues el sol.

Y si el sol se apaga,
enciende la luna
que aún mi fortuna,
mi mayor tesoro:
la luz de tus ojos,
me acompañará.


No apagues el sol
Déjale brillar.

Sin luz en tus ojos
¡no viviré más!
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
No tenían voz

No tenían voz.
Por más que gritaban
nadie les oía.
Tenían hambre.
Más que de pan, de justicia;
de igualdad en opinión y oportunidades.
La fuerza de la costumbre les llevó a callar.
Adaptación, le dicen, que no evolución.
De tanto exigir sus derechos sin resultado
terminaron conformándose con la alegría
de, al menos, tener izquierdos

Y el silencio fue total.


No tenían voz
Tampoco tenían patria.
Estaban
¡como si no estuvieran!
existían
¡como si no existieran!

Hasta que un grito nacido
de la vida que resiste
halló el sonido

y todas las hambres como una sola
abrieron a un tiempo la misma boca
para decir: "ya es hora
de que las hambres se acaben todas"
José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
Treinta años atrás
alguien sembró un árbol en esta calle.
Apenas perceptible, frágil,
se esforzó en echar raíces
que le permitieran alimentarse y crecer
firme sobre el pavimento.
Y creció.
Sopló el viento del norte
y el árbol se inclinó un poco hacia el sur.
Sopló el viento del sur
y el árbol se inclinó un poco hacia el norte.

Así pasaba los días, en esa danza interminable
inducida por la dirección del viento.sigue
"BREVE HISTORIA DE UN ÁRBOL" - José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
Pasó un pájaro y al ver sus ramas
decidió que era un buen sitio para hacer nido,
cosa que el árbol permitió
no porque estuviese de acuerdo
sino porque el pájaro así lo había decidido.
Después vino otro pájaro y otro y algunos más
y sus ramas comenzaron a llenarse de sonidos que, agradables o no,
soportaba sin darle la menor importancia.

Con el paso del tiempo, pequeñas formas vegetales
descubrieron que era una fuente continua de alimento
y se fueron adhiriendo a su tronco, sin el menor reparo
ni molestarse en pedir permiso.
Él, les dejaba: hay que ayudar a la especie,
especialmente a los más pequeños e indefensos.sigue
"BREVE HISTORIA DE UN ÁRBOL" - José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
Pasó un perro por su lado, y dos y tres y cientos de perros.
Todos le hacían lo mismo, día tras día,
alzando una pata a modo de saludo.
Él, impasible, esperó cada vez a que el sol secara
aquel líquido amarillento.
Tal vez pensaba que aquellos animales
no conocen otra manera de dar los buenos días;
al fin y al cabo,
los otros animales que, por lo general, acompañan a los perros
tenían peores modales y pasaban de largo
-salvo por la detención obligada a que eran sometidos-
sin siquiera percatarse de su existencia.sigue
"BREVE HISTORIA DE UN ÁRBOL" - José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
Soportó, sin la más mínima queja,
todo cuanto la cotidianidad quiso imponerle;
incluso los golpes de algún conductor imprudente,
ya por descuido, ya por exceso de velocidad o de alcohol,
que tantas marcas le dejaron a su tronco.sigue
"BREVE HISTORIA DE UN ÁRBOL" - José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
No faltó quien, habiendo alcanzado ya cierta altura,
decidió que era necesario arrancarlo, secarlo, cortarlo,
con el argumento de que sus raíces terminarían por levantar la acera
y destruir los muros de los edificios que estaban más cerca.
Se reunieron los vecinos, hubo asambleas, se discutió el asunto.
No faltó tampoco quien saliera en su defensa
con argumentos que iban desde cosas tan subjetivas
como la belleza que aportaba al lugar hasta cosas tan científicas
como la ecología y la conservación del medio ambiente.
Nada, en realidad
que tuviese que ver con el maltrato a un ser viviente.sigue
"BREVE HISTORIA DE UN ÁRBOL" - José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
Él, asistía al paso del tiempo
y de la vida que fluía a su alrededor
como si nada importara;
sin emitir opiniones,
sin poder de decisión.sigue
"BREVE HISTORIA DE UN ÁRBOL" - José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
Un viento más fuerte de lo normal pasó una noche por esta calle.
El árbol amaneció tendido, con sus raíces al aire,
ocupando la calzada de lado a lado.
Desde mi balcón pude ver cómo algunos hombres con motosierras
le cortaban en pedazos para dejar libre la calle
a la circulación de vehículos.
Pensé que un pedazo de ese tronco haría una buena mesilla
para mi salón; pero ya hay tantos trastos en mi salón...
y no tengo chimenea: el clima no justifica chimeneas en nuestras casas;
y las cocinas -a gas o electricidad- no necesitan leños...sigue
"BREVE HISTORIA DE UN ÁRBOL" - José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
Del árbol que hubo un día en la esquina de mi calle
ya nadie se acuerda.
Los pájaros buscaron otro árbol para hacer sus nidos.
Los perros buscaron también otro árbol al que saludar cada día
con su acostumbrado ritual.

Y la vida siguió fluyendo, como siempre
alrededor del espacio -ya vacío-
que un árbol ocupó hasta no hace mucho.
"BREVE HISTORIA DE UN ÁRBOL" - José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente

-Retrato-
a Oscar Portela

Aquella voz cansada, algo tenía
de nostalgia, de amor, de sueños idos;
era la ténue voz de los caidos
la voz, quizá, de la melancolía.
Una voz que entre sombras debatía
el derecho final de los vencidos
de ocultar sus recuerdos entre olvidos
de pedir que, por fin, termine el día.
Pero el día del hombre, sólo expira
cuando la luz se entrega al horizonte
y al silencio, el sonido de su lira,
exhala en un cantar, postrero aliento
desgranando lamentos sobre el monte
para ser por siempre uno con el viento.
"AQUELLA VOZ CANSADA..." - José L. Dasilva N.PoeSite (2004)
De los cuadernos de un soñador
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 - anterior anterior Indice siguiente siguiente
(a Beatriz San José)

Se abrieron sus alas
se apresta a volar...

Buen viento acompañe
tu vuelo seguro
vé tras el futuro
no mires atrás.

(aquí nos quedamos
abiertas las manos
para cuando vuelvas
si has de regresar)

Abiertas sus alas
volando se va.
La niña que fuera...
ya no es niña más.
 

Creció como un soplo
en sólo un instante
retoño de vid
que empieza a florear.

Se va como tantos
volamos un día
-otros muy pronto
también volarán-
y yo que la veo
tan sólo deseo
con el alma abierta
mitad por mitad:
que un ángel alumbre
siempre su camino,
que todos los vientos
le sean propicios
que Dios le acompañe
de aquí hasta el final.
José L. Dasilva N.PoeSite (noviembre/2004)