De los cuadernos de un soñador
José L. Dasilva N.


UN MOTIVO DE INSPIRACIÓN

Se hizo la noche
Tres días de duelo
Se acabó el camino
JESÚS está muerto.

Como un delincuente
clavado a un madero
sufrió y, lentamente
murió EL NAZARENO

¡Se hizo la noche!
¡Tres días de duelo!

Se lamenta la tierra
Lo llora el cielo:
murió el REY DE REYES
el Guía, el Maestro

Tres días pasaron
Tres días de duelo

El sol, un buen día
el día tercero
proyecta su luz
disipa la sombra
acaricia el suelo

La noche, vencida
levanta su velo
se aleja en silencio
y un grito encendido
de vida y esperanza
se abre caminos
ante un mundo incrédulo

¡VIVE! ¡VIVE!

JESÚS está aquí

Este es el CRISTO
el REDENTOR que ha vuelto
para guiar nuestros pasos
hacia la paz de su REINO.

Marzo, 1997


UNA IDEA GENERAL

Un hombre que camina
solitario entre mucha gente
Una figura sin rostro
una imagen aparente

Un rostro sin nombre, sin voz
distante, frío, indiferente.

Abre sus ojos un día y descubre que, a su alrededor, se mueve todo un universo de personas.
Que no está solo. Que hay otros intereses aparte de sus propios intereses.

Que es algo más que una figura.
Que tiene un rostro definido
y tiene un nombre y tiene voz

Y la gente, a su alrededor, grita
¡ALELUYA!

Y él exclama ¡PUEDO VER!

Abril, 1997


Y UN BOCETO PARA UNA SUITE DOMINICAL

Dedicado a quien, por encerrarse tras los muros de su propia soledad, no es capaz de apreciar la belleza del mundo que le rodea. (Mayo, 1997)

(LA REFLEXIÓN INICIAL)

Soledad y frío.
Entre sombras.
Nada que sentir.
Nada que decir.
Soledad de cuerpo y alma.
Sólo un navegar continuo
a la deriva, sin rumbo.

Un caminar por dar pasos
porque te empuja la vida
en un laberinto absurdo
sin entrada ni salida.

Hay una noche más cruel
-y más obscura, también-
que la noche física del tiempo:
la obscuridad de la mente
la noche del pensamiento (...)


Introducción

(Un hombre solitario)

(Original)

Iba arrastrando meus pasos
tristeiro polo camiño.
(Meus pasos iba arrastrando)
e as soidades do monte
arrastrabanse conmigo.

Os ollos cegos. Cos ollos
cheos de bagoas, sofrindo
iba arrastrando meus pasos
tristeiro polo camiño.

Co-as mans valdeiras de soños
pechas, agardando loita
(Co-as pedras iba loitando)
e as soidades do monte
viñan a loitar conmigo.

Un neno de extranos ollos
alumeantes coma cirios
cando arrastraba meus pasos
atopei naquel camiño.

Díxome: ¿ti por que choras?
¿Por qué andas so meu amigo?
Dixo: eu que tamén ando so
deixa que vaia contigo

Quero che-facer compaña.
(Deixa que vaia contigo)
Que non son bos compañeiros
nin as soidades da noite
nin as pedras do camiño.

Non hei falar se non falas.
Hei andar moi paseniño
para que o son dos meus pasos
non chegue ata os teus oídos.

Abrín, entón, miñas mans
(no medio de aquel camiño)
i unha esperanza esquecida
que sin me dar conta levaba
agachada nun bolsillo
xurdeu cal raio de lume
e foise por o meu rente.
E vin que había mais xente
i outras mans que se me abrían.

E vin que non iba so.
E vin homes e mulleres
que ata entón alí non vira
por ter pechado-los ollos
á claridade do día.

(Un intento de traducción)

Iba arrastrando mis pasos
triste por el camino
(mis pasos iba arrastrando)
y la soledad del monte
se iba arrastrando conmigo

Ciegos mis ojos. Los ojos
llenos de lágrimas, sufriendo
iba arrastrando mis pasos
muy triste por el camino

Con las manos vacías de sueños
cerradas, esperando pelea
(con las piedras iba peleando)
y las soledades del monte
venían a pelear conmigo

Un niño de ojos extraños
que alumbraban como cirios
cuando arrastraba mis pasos
encontré en aquel camino

Me dijo: ¿tú por qué lloras?
¿por qué tan solo, mi amigo?

Dijo: yo también ando muy solo
deja que vaya contigo

Déjame que te acompañe
(deja que vaya contigo)
que son malos compañeros
la soledad de la noche
y las piedras del camino

No hablaré si no hablas
caminaré despacito.
El sonido de mis pasos
no llegará a tus oidos.

Abrí, entonces, mis manos
(en medio de aquel camino)
y una esperanza olvidada
que, sin darme cuenta llevaba
escondida en un bolsillo
surgió cual rayo de fuego
para ponerse a mi lado.
y vi que había más gente
y otras manos que se abrían

Y vi que no iba solo.
Y vi hombres y mujeres
que allí, hasta entonces, no viera
(que ver allí no podía)
por tener los ojos cerrados
a la claridad del día


Palabras del que, en silencio, habla al silencio

(Canto de entrada)

Si tu llanto
no te deja ver el sol.
Si no hay nadie
que responda a tus lamentos.

Si no encuentras
a quien dirigir tu voz
y a solas
vives con tus pensamientos.

Ven a mi, búscame
Estoy aquí.
esperando por ti
en el camino.

No estás solo
aunque así lo creas tú.
Estoy contigo
aunque tú no puedas verme.

Como sombra
a tu lado siempre voy
caminando
aunque no puedas oírme

Abre tu corazón.
Déjame entrar.
Yo te puedo mostrar
un mundo nuevo

Ven a mi, búscame.
Estoy aquí
Esperando por ti
(ven búscame)
en medio del camino.

Abre tu corazón.
Déjame entrar.
Hay un mundo de amor
(que por ti espera)
donde la paz no es sueño.

Ven a mi, búscame.
Yo soy tu amigo
y aquí espero por ti
(me encontrarás)
en tu mismo camino.

Abre tu corazón.
Déjame entrar.
Yo te puedo mostrar
(si tú me dejas)
un mundo nuevo.


(Reconozco lo que soy. Pido perdón por ello...)

Perdón, Señor, perdón
Por mi orgullo y mi soberbia
Perdón

Por mi exceso de codicia
y mi egoista incomprensión
hoy te pido, Señor, perdón.

Perdón, Señor, perdón
Por mi falta de paciencia
Perdón

Por no haber dado mi mano
a quien mi mano buscó
hoy te pido, Señor, perdón.

(...y doy gracias por lo que, sin merecer, recibo)

Aleluya...
Yo estaba ciego
y en ti hallé la luz.
Estaba perdido
y una puerta abriste tú.

Cuando no sabía
hacia donde ir
encontré el camino
que me trajo hasta ti.

Aleluya...

(De la oración comunitaria...)

-Peticiones-

Señor, oye a tu Iglesia.
Todos a una sola voz.
Todos en una misma alabanza
Todos en una misma oración.

Piden todos un mundo mejor:
más sonrisas, menos rencor.
Buscan todos un mundo mejor:
con menos guerras y con más amor.

Señor, escucha a tu pueblo
a ti clama desde su imperfección:

-Ofrendas-

Te damos hoy
con nuestras canciones
por tus bendiciones
Gracias Señor.

Burla y dolor
por nosotros sufriste
y a cambio nos diste
un mundo de amor.

Te ofrecemos, señor, nuestro trabajo
nuestros sueños, nuestra buena voluntad
y es por eso que a tu mesa
todos juntos nos sentamos
a comer el pan de la unidad.

Uno a uno probaremos este vino
que es el fruto de tu generosidad.
El será para nosotros
un torrente de esperanza.
Nuestra sed de vida calmará.

- Paz -

Tú que dijiste a los tuyos
paz os dejo, paz os doy
en los tiempos que vivimos
danos tu paz, Señor

Paz para quien en paz vive
y al que llora en su dolor
paz a quien odio recibe
y responde con amor

Danos paz, Señor (danos paz)
"Gloria a Dios en el Cielo"
y en la tierra paz y amor

Que se terminen las guerras
que se termine el dolor
por un mundo sin fronteras
te pedimos paz, Señor

Paz para para el pueblo oprimido
paz para el pueblo opresor
que la paz sea con todos
los que habitan bajo el sol

Danos paz, Señor (danos paz)
que la paz sea con todos
los que habitan bajo el sol

(... a la Alabanza personal)

Canto de comunión

original

Ti es o lume que quenta o meu fogar
o camiño que soporta o meua andar.
A estreliña que aluma o pensamento
do tristeiro que non ten a quen falar.

Ti es terra, ti es auga, ti es sol.
Ti es o vento que governa o meu timón.
Arrieiro de ialmas de esperanza espallador.
Ti es labrego, carpinteiro, pescador.

Xunto a ti
non hai tristeza, non hai dor.
Xunto a ti, so hai amor.

Non hai noite que me espante
nin inverno sin calor
Xunto a ti, todo é color

Xunto a ti
non hai tristeza non hai dor
Xunto a ti, so hai amor.

Non hai sol que alume tanto.
Non hai lumieira maior.
Xunto a ti, so hai amor.

Cando as pedras do camiño
no me deixan adiantar.
Cando péchanse-me as portas
i estou canso de loitar

a lembranza da tua verba
dame forzas, vai conmigo:
donde eu vaya sempre vai.

Cando a carga en moi pesada
e ninguén pode axudar
cando e preciso un amigo
e ninguén quere escoitar:
penso en ti.

Intento de traducción

Eres fuego que calienta mi hogar
el camino que soporta mi andar.
La estrella que alumbra el pensamiento
del ser triste que no tiene a quien hablar.

Eres tierra, eres agua, eres sol.
Eres viento que gobierna mi timón.
Conductor de almas, de esperanza sembrador
labrador,carpintero, pescador

Junto a ti
no hay tristeza, no hay dolor
Junto a ti, sólo hay amor.

No hay noche que me asuste
ni hay invierno sin calor.
Junto a ti, todo es color

Junto a ti
no hay tristeza, no hay dolor
Junto a ti, sólo hay amor.

No hay un sol que alumbre tanto.
No hay una luz mayor.
Junto a ti, solo hay amor

Si las piedras del camino
no me dejan avanzar.
Si se me cierran las puertas
y estoy harto de luchar

el recuerdo de tus palabras
me da fuerzas, va conmigo
donde vaya, siempre va.

Si la carga es muy pesada
y nadie pueda ayudar
Si hace falta un amigo
y nadie quiere escuchar
Pienso en ti.


EPILOGO (la reflexión final)

(...) Y la noche sobre el pensamiento cae cuando éste es incapaz de ir más allá de si mismo; cuando el ser humano cierra sus sentidos a todo lo que no sea su propio bienestar y se obsesiona en dar satisfacción a unas necesidades materiales que no son suyas: le han sido impuestas por otros hombres que, como él, han dejado olvidado, tal vez en el bolsillo de algún pantalón que ya no usan, el verdadero sentido de la vida.

(Sobre las colinas de su egoísmo,
levanta, el hombre, una cruz
y allí, su fe, crucifica
sin entender que ello implica
también, apagar la luz.

Esa luz que nos permite ver un objetivo
en cada instante de existencia.
Sin motivo, sin creencia
sin destino definido
sin un sueño en que soñar
perdemos la perspectiva.
En un círculo sin fin
se nos convierte el camino
y en un continuo dar vueltas
desperdiciamos la vida)

Pero
¡La vida es un camino!
¡Vivir es un motivo!
Una meta que se renueva cada vez que sale el sol.

Somos transportistas al servicio de Dios y la vida es, tan sólo, un vehículo que Él nos presta para que transportemos su mensaje por esta tierra.

Y su mensaje es algo más que palabras. Es alegría, es ilusión, es esperanza. Es consuelo para el que sufre y luz para el que anda en tinieblas. Y se expresa, también, con algo más que palabras. Se expresa en un gesto amable; en una simple caricia; en una tierna mirada; en una dulce sonrisa.

Demos un chance a la gente que con nosotros convive, que a nuestro lado se mueve, que con nosotros camina y con nosotros tropieza mientras transcurre, callado, el tiempo de cada día.

Demos un chance a la gente
Demos un chance a la vida
Demos, al mundo, una mano
"Demos un chance a la paz"

Derriba ese muro que te aleja del vecino
Construye un buen camino
y sal a caminar.

Demos un chance a la vida.
"Demos un chance a la paz"

Dispersa las nubes que obscurecen tu mirada
verás que, de la nada
un sol nuevo surgirá.

Demos al mundo una mano
"Demos un chance a la paz"

CONCLUYO:

Si tienes tus manos cerradas
¿dónde esperas que deposite Dios
las bendiciones que reserva para ti?


ESPLENDIDA LUZ

Desde algún lugar lejano

Espléndida luz hoy me acompaña.
Más claro nunca vi.
Hoy sólo hay paz donde hubo miedo.
No lloréis más por mi.

La mano de Dios guió mis pasos
hacia este hermoso jardín.
Mi alma lavó, rompió mis cadenas.
Y a mis temores puso fin.

La luz del Señor dió nueva vida
a mi cansado existir
calmó mi dolor, curó mi herida
ya no hay más por que sufrir.

El tiempo vendrá en que todos juntos
compartiremos aquí
la mesa de Dios, Su Paz Eterna:
un nuevo y mejor vivir.

Esplendida luz es la que hoy sigo
camino a la Eternidad.
Dad Gloria al Señor que nos acoge
a todos en su bondad.

Porque (el pecado, la soberbia y la humildad, el egoismo y la caridad, la envidia y la codicia son todos conceptos materiales) a unos y otros, Santos y pecadores, soberbios y humildes; en Su Reino, Dios nos tiene reservado un lugar. Mayo, 20 de 1997


La Palabra

Preparación a la Lectura

Es Tu Palabra, Señor
la semilla de la vida
el brazo fuerte que siempre
me levanta en la caida

Déjame escuchar tu voz
y aviva mi entendimiento
para que me llegue al alma
y no se quede en el viento

Tú sabes bien lo que soy
también, lo que necesito
Hazme crecer en la fe
es todo cuanto te pido

Es tu Palabra consuelo
Es tu Palabra esperanza
El mejor de los consejos
La verdadera enseñanza

(Como el vino ella será
a mi espíritu sediento
como el pan ella dará
a mi corazón, sustento

Entre la tierra y el cielo
no hay más refrescante bebida
ni hay mejor alimento)

Ven, entra en mi corazón
con tu mensaje Divino
No permitas que me aleje
ni que pierda tu camino.

Tal vez, la pieza que faltaba para completar la celebración. Para que la lectura sea algo más que recitar un conjunto de símbolos dibujados sobre el papel y, el escuchar, algo más que un ir y venir de sonidos carentes de significado. Fue la última pieza que escribí pero es evidente que debe ir "entre lecturas"
Mayo 1977


Invitación a escuchar

Ven
abre de par en par
las puertas de tu corazón

Ven
pon toda tu atención
y escucha su mensaje de amor

Su voz
es como un ruiseñor
que hará nido en tu alma
y arrullará tu vida
con su canto eterno de esperanza

... Coro ...

Su voz
es como un ruiseñor
que hará nido en tu alma
si quieres paz, si buscas libertad
escucha Su Palabra.

(septiembre, 1997)


Letra para un bautizo

Xunqueira, Vilagarcía da Arousa, 11/10/1997

Bendito el que viene a ser bautizado
porque en él deposita el Creador
Su Espíritu Santo, su aliento de vida
sus semillas de paz y de amor.

El agua que hoy toca tu frente inocente
es un símbolo de libertad
ella te limpia y te muestra un camino:
el camino hacia la eternidad.

Limpia como agua, libre como agua
la verdad, por ti, ha de correr
y verás a tu paso, entre llantos y risas
los jardines de Dios florecer.

Como agua: limpia, clara y serena
tu vida Cristiana ha de ser
y siempre, a tu lado, tendrás a un amigo
el mejor, más sincero y más fiel.


Oración a Santa Lucía

Que mis ojos no se apaguen
ruego a tí Santa Lucía.
Con mis ojos veo al hermano
cuando sufre en la caída.
Sin ellos, dime mi Santa
cómo ayudarle podría?

Que mis ojos no me engañen
ruego a tí Santa Lucía.
Que no juzgue la apariencia.
Que no caiga en la indolencia
ante el llanto y la agonía
ni vea la mancha ajena
antes de limpiar la mía.

Con mis ojos veo los prados
los trigales y las viñas;
y el color verde del monte
y el azul mar de la ría.
Y veo como sonríen
los niños en su alegría.

Mas si la luz de mis ojos,
llegara a faltarme un día
que siga yo caminando
con la luz de la esperanza
y camine sin temor
porque en la senda hacia Dios
a Jesús tengo por guía.

(13/12/1997)


Un canto por la paz

Tuve una vez un sueño feliz.
Vi un león que abrazaba a un cordero
y gentes de distintas razas
conversando como amigos.

Tú me dirás que fue un sueño infantil
utopía, ilusión nada más,
pero no me negarás
que el mundo sería distinto.

Yo te aseguro que puede ser verdad
basta con creer en él y lo será.
Juntemos nuestras manos
ven a sembrar conmigo.

Vamos que la vida nos reclama un compromiso.

La paz está en tus manos y en mis manos.
Ven conmigo.
Lleva paz a otros y será la paz contigo.
Vamos que aún es tiempo de sembrar Paz

y verás que al llegar el estío
la sonrisa crecerá junto al río
y por valles y montañas sólo habrá paz.

Y verás que al llegar el estío
la sonrisa como agua en el río
correrá y regará verdes prados de paz.

Y donde quiera que haya gente tendremos en paz.



Oración para iniciar el camino

Vengo a ofrecerte, Señor la luz de mis ojos
Vengo a ofrecerte el camino que debo seguir
Vengo a ofrecerte el mejor fruto que den mis manos
y el tiempo, sea mucho, sea poco, que habré de vivir

Vengo a pedirte, Señor, que orientes mis pasos
Tú eres mi norte, mi sur, mi principio y mi fin
Tú eres el sólo camino que lleva a la vida
Señor yo sin ti no sabría como proseguir

Ya ves lo poco, Señor, que puedo ofrecerte
Traigo en mis manos vacías toda mi heredad
En mis alforjas ya no hay ni ilusiones ni sueños
sólo un deseo profundo de hallar la verdad

Yo nada soy, mi Señor, sólo uno entre muchos
un breve lapso de tiempo, una gota en el mar
El corto espacio en que habito me queda ya grande
llena Señor mis vacíos con tu inmensidad

Vengo a pedirte, Señor que aligeres mi carga
Es mucho el peso que aporta esta falta de paz.
Pongo a tus pies este cuerpo mortal que me has dado
para que se haga con él según tu voluntad.

(agosto/1999)

E-mail: jldasilva@arrakis.es

PoeSite
INDICE