PoeSite (principal)



José Luis Cunha



OJOS FELINOS (1995)

Pensamiento obeso de lágrima huida
de risa de miel y ojos felinos,
cántale una balada al viento color de espera
y una ventana de amanecer a los cabellos viejos.

Gruta al mar nocturno de Aquiles
de una marioneta empapada de humor escondido
de torbellinos de angustias punzando un despertar,
luna de los lobos cuando tienen sueño.

Taza de olvido por placeres vencidos
Recordando escrituras con tinta del sol
fresa encantada, hundida en los andes
de los riscos mezquinos de una decepción
no quedes despierta si el lobo ahora duerme
si la luna de almíbar se va como siempre,
volando tras la noche.

Foto de incertidumbre,
de papeles viejos sobre la frente
de quejas acordonadas con plumas fuentes
de tanto abolengo y migajas de pan.

Cuando una llama se enciende en la noche
en la luna escondida de lobo dormido
un calor de frescos, de lienzos de piedra
se cala escondiendo una pluma de ganso.
... y escribe dormida
la verdad en tijeras

cortando el desvelo.



DISTANCIA DE GOZO Y HUMO (1996).
(A Sonia Arévalo)

La décima nota en este concierto
de fin de siglo descompresa ideas.
Me vierte de tarde la lluvia,
la huerta hundida en tu fugaz figura.

Torpe estallido de párpados
que se frotan visibles frunciendo una espiga.
Esa gastada fuerza de seguirte viviendo
entre espejos de noche y migajas de pan.

Acordono paciente la pobreza vertida,
la llovizna de hoy, la de ayer, la de mí.
Descompongo en limo el agua dormida
para colorearte en sombra un vestido nuevo.

Me cuestas la noche. Me dueles el aura,
le pintas deseos a una distancia igual.
Te fumas mi nombre. Lo humeas despacio,
dentro de la silente búsqueda en otra piel.

Supe la aurora, la aurana, la aún,
la ausencia, la autarcía, la audacia.
Me adivino pensante, incoloro.
Me asumo instrumento de nota, de escribo, de sal;
para aumentarte la sombra dentro de la mía.

¿Recuerdas, un día salimos a bordear la imaginación?.
Palmas animadas
con diminuta voz de vuelo lento...
con palabras de niño jugando a otro mundo.

Tal amaranto amarrado a lo etéreo
es la que esconde tu nombre y lo perfuma de ti.
Aunque...

tus cenizas ardan en vino.



RASTRO (1996)
(A Ana Gabriela Turner "Gaby")

Un río de luna que se va
por los caminos del mundo
que se lleva un gigante con
cola de humo al más quizá.
No quiero jugar a versos
sino a palabras de carne y hueso.
No suena la música de mis manos
ni la voz se queda apoyada en la rendija,
ni tampoco los centinelas duermen debajo,
ni apronto una mirada tuya sin imagen siguiera.
No rinde una gastada frase
ni palabras medio dichas después de la cena,
ni monedas de mar, ni de sol
ni de aguaceros turbios faltándoles gotas.
No me basta ensemillarme de palabras
jugar espejos, jugar mordiscos
no me sobran los movimientos al menos,
... ni siquiera los puestos en duda.
No me basta el credo leído y guardado
ni el agua negra vital,
ni anteojos de noche escudriñando tiempos,
sólo basta un abismo;
incomibles trazos, de achantada,
de fluir, de flujo,
de vértigo, de vela,
de ver, de verga, de envergadura.
No me alcanza la vista a ver dónde vas,
no me llega la merecida a la montaña,
no me planta la bocanada, la hierva suelta
la atragantada de versos con guarapita.
La que sabe a botella sola,
la que me basta, la que me sobra, la que me niega.
La que me endulza la letra siguiéndola de cerca
la que se derrama al sentimiento ajeno,
la que se marcha, que decomisa, la que concierne,
la envergadura, la verga, la ilusión,

la misma de ayer.



... Y EL FUEGO (1997)

I

Abro el balcón de las asanas
y me detengo a intuirte natural
para inventar el saludo,
expandiéndome en la luz que me toca;
siendo, sólo siendo, el calor...
los rayos vitales.

II

Las paredes simbólicas eran sólo montañas
inventando tu existencia en toda altura,
levantando esferas circulando en saeta,
y encontrada en la solapa parpadeando.
Sólo así, conoceré lo sin límite
llenándome de lo absoluto,
invadiendo el aire para vivir de frecuencia
al regodear un encantamiento al sol.

III

Por ser contrario, nunca me obligué a tí,
pero ahora, sé que me debo a lo indomable,
con presencia de humo danzante
regalado a la suerte cósmica.

IV

La existente forma fundiendo roca
ladrido de esquivos,
reverente al agua tropezaste el sismo y
sumida a lo viviente...
despiertas la profecía como ofrenda al alba,
flameando vistas a la nueva conciencia.

V

Ahora, ya no reflejas fronteras,
ascendiendo pensamientos donde en la nada,
en la creación total de los mundos,
una semilla de sudor que lanzas
va corriendo cuesta adentro de la ungida;
bailando en madero seco al son de la luciérnaga.

VI

Cantas con grupo, con toques de vuelo
encendidos al salpicar las continuaciones.
El hemisferio entero de la cualidad aérea
lo guardaste en la creación,
en un choque de arqueros que te dieron la causa.

VII

La vida dentro de lo rojo;
La ardiente sentida oculta en azul,
la humareda desnudando olores tuyos
para no sepultar mis manos en la inercia
y descubrir que la vida y la muerte
son sólo la existencia.

VIII

Luz de luces, de la llama,
de la luz a la esfera, de la ronda a la manada
y del todo a ti.

IX

Arda la emoción, quema la pasión,
desmonta la humedad y arrópalo en tu velo,
dorando de incienso la escamada verdad.

X

Vigor, de acero en doblez y de candela pura
sucesión estrepitosa puesta en la fogata
en rojo y azul, piel y psiquis,
ambas libres de la religión
junto a la esfera,
baila el madero.

aún.



PLUMA GASTADA (1996)

En la solapa de la noche,
cuando bohemia pinta sus labios de luz,
tu plaza nocturna, de aullar de lluvia
de luna de noche, de simples almas descalzas
de la vida, de la patria
de la infancia,
de garganta,
de capital,
de migaja de pasión y abandono
la infancia dentro de un frasco viscoso
en unión virginal y piadosa.

Almas sin roca dentro
corazones de huellas rotas
esclavos de la lluvia
de una estrella en canto joven.

Alma sin estructura
bocetos quebrados de ayer
calles y plumas de tinta gastada
esperando escampar...
para penar mañana.


José Luis Cunha
lcunhao@hotmail.com

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite