PoeSite (principal)


Isidro Iturat Hernández, (Vilanova i la Geltrú, Barcelona, España, 1973). Escritor y profesor de lengua y literatura españolas, reside en São Paulo, Brasil, desde el año 2005.

En 2001 elabora la figura poética que recibe el nombre de indriso, la cual consiste en la asociación de dos tercetos y dos estrofas de verso único (3-3-1-1), con uso libre de la rima y número de sílabas. En 2005 concluye un primer poemario íntegramente compuesto por indrisos, con título El Manantial y otros poemas. Ha publicado poemas y estudios literarios en distintos medios de Europa y América.

Isidro Iturat Hernández

| El Autor |



En la Universidad Federal
del Estado de Espíritu Santo
(Brasil): de un árbol horizontal

descienden, eso aquí es normal,
ocho titís de cola de gato
y testa color de liebre austral...

(y conmigo, un colibrí el tratado

lee de un filosofo inmortal).



HOSPEDARIA POTIGUAR
(AO SAIR, DEVOLVER AS CHAVES NA RECEPÇÃO)



I

Descendí del ómnibus, y dijo un delfín:
"¡Venga a Potiguar,
allá donde el mar

cabalga los techos, engalana muros!
¡Venga a renovar
el arte de amar!".

"Llego fatigado...", dije. "¡Entre!", dijo,

"¡Venga a Potiguar!".



II

LA HABITACIÓN AZUL

El silencio.
Cuatro celestes,
escuetas, paredes.

Diáfanas, sin pústula.
Diez mil acciones futuras
dormidas en un germen denso.

La habitación azul... Sssssh... descansa...

Un... dos... se abre ya la puerta... Anda.



Tus senos idolatro
(melones estelares,
sugerencias de latro-

cinios, bisontes pares,
imanes de la lengua,
mitos de lupanares,

exprimibles sin mengua,

inefables) y muerdo.



¿Y tú, por qué halagas
veterana que pasa por la calle
pero no la pagas?

"Hola, flor del valle...",
eso, mejor, con esa no lo hagas:
falda breve al talle

sube la maga reina entre las magas

y, !ummmm!... (no lleva bragas).



DE LOS NOMBRES DE ELLA

- ¡Fulana! ¡Meretriz!...
- ¿Qué me juras?
- ¡Mantenida! ¡Buscona!...

- No, no, no.
- ¡Ramera! ¡Coima! ¡Furcia!...
- ¡Ay, Dios mío!...

- Bien, ¿y entonces?

- Puta me gusta: PUTA.



DECLARACIÓN DE AMOR
A LA CIUDAD DE SÃO PAULO


Antes de hoy fui sólo un ser sin ti,
así es, mi amor, mi agua, así es. Mi
hermana, madre, esposa, amiga, amante

después de ahora si lo quieres, si
quieres que sea tu amor, tu agua y
tu hermano, padre, esposo, amigo, amante.

Al morir quiero ser sólo un viví

contigo, y ahora, un en ti adelante.



Soy un macaco-co
ciego, sordo, mudo y tonto,
soy un macaco-co.

Soy un macaco-co
mudo, sordo, ciego y tonto,
soy un macaco-co.

Pero, macaco, el coco,

mudo me lo como yo.



INVENTIO

Sócrates en barca una vez cayó
a las procelosas aguas, y al tragar
parte del vital fluido pensó:

“!Ah, yo sólo sé que no sé nadar!...”.
Más tarde, ya salvo, esto confirió
a Platón, perito que supo extractar

honda metafísica de lo que pasó,

tachando una erre, y al siglo alumbró.



EL POZO DE AGUA
A Elis

Soñé que yo era un pozo,
soñé que eras un pozo,
que tú, yo, éramos pozo.

Éramos pozo de agua,
el mismo pozo de agua,
un solo pozo de agua.

Inmensurable agua,

y sempiterno pozo.



ROMANCE EN UN ACELERADOR
DE PARTÍCULAS


Eres el electrón de mi protón
(responsable: la ley gravitatoria)
y acelerando en el ciclotrón

somos corpúsculos en vibración
que aumentan su frecuencia vibratoria
para ser dos espíritus de son,

un ser doble, un alma giratoria,

y yo soy el protón de tu electrón.



Y yo soy el protón de tu electrón,
un ser doble, un alma giratoria.
Para ser dos espíritus de son

que aumentan su frecuencia vibratoria
somos corpúsculos en vibración,
y acelerando en el ciclotrón

(responsable: la ley gravitatoria)

eres el electrón de mi protón.



El halcón, tigre del aire,
le ha echado el ojo a la tórtola,
que es la gacela del aire,

y con relampagueante
giro, sus garras la cobran.
Ella, dice sollozante:

“Buen halcón, ¿por qué me robas?”.

Y él: “Porque puedo y me place”.



Melchor, el mandatario de Occidente, y el rey
Gaspar del gran Oriente, y el monarca africano
Baltasar, llegan donde estrella, asno y buey

adoran al que es de todos reyes rey,
el niño que nació y que tiene en su mano
el principio y el fin, el amor y la ley.

Están en un pajar, no en imponente o ufano

palacio. Y Él será pastor; su pueblo, grey.



Eres mi cuchi-cuchi fru-fru
y me vuelvo gilipichi
cuando te toco el bum-bum.

Cuando me haces chuic-chuic
y yo te hago chup-chup
la cama hace: ñiquí, ñiquí…

y los vecinos se quejan

de nuestro fru, ñiquí, chuic-chup.



MISTERIO DE LA DUPLICIDAD

Tú, yo, esto es, un ser:
yo, ser más que sólo un yo,
tú que sólo un tú: saber

que ese barro tuyo no
lo es menos mío, conocer
no en el canto tuyo o-

tro que el mío y entender

que eso todo, Dios lo dio.



Vestida eres la mujer decente,
ser de costumbres que cuida el hogar,
como era en el siglo precedente.

Desnuda eres bestia sorprendente,
de caderamen-río-serpear
por fuera, avis rara iridiscente,

y adentro ardor que hasta ahora no se vio.

Sin decir nada me miras, y yo...



Hoy soñé
que en la madrugada
Elis me besaba.

Desperté
y en la madrugada
Elis me besaba.

La besé

y Elis me besaba.



Mis ojos ven el norte a través de tu nuca,
los tuyos otean sures, a través de la mía;
mi espalda son dos senos que incipientes despuntan;

cuatro pulmones se superponen, y ausculta
dos corazones que bombean en la misma
tórax y cuatro sierpes que en el vientre se acunan.

Llega mi sexo al norte, al sur el tuyo excita;

y el desplazarse es danza del aquí, y todo, y ultra.



BABEL

Arquitectaron por eones,
erguiendo las plantas en in-
finitas circunvoluciones,

y las mentes de sus peones
doblegaron crueles. Decían:
“¡Del cielo somos anfitriones!...”.

Y al caer, retornaron a

las lenguas de los cromañones.



A JORGE M. FERRARA

Cierta vez, de un griego, escuché que nuestro
presente no es sino resonancia, eco,
de un futuro que un yo verdadero

ya vivió. Yo, no me inquieto por ello,
sino que me agrada pensar que este encuentro
de ahora ya fue y que es de nuevo,

y que este diálogo otros yoes tuvieron,

y que lo tendrán, y lo están teniendo.



ZWANGSNEUROSE
(La Obsesión)

Soy un obsesivo de tus piececitos,
también de tus muslos, de tus dos muslitos,
y lo soy de tus… tus… a… gujeritos.

Lo soy, lo confieso, de tus dos manitas,
soy el obsesivo de tus orejitas,
confieso, lo soy, de tus dos tetitas.

Soy un obsesivo, loquito, loquito.

Soy un obsesivo de tus piececitos…



Soy un obsesivo de tus piececitos,
soy un obsesivo, locazo, loquito.
Lo soy, lo confieso, de tus dos tetitas,

obsesivo soy de tus orejitas,
lo soy yo, yo, yo, de tus dos manitas,
y lo admito, de tus… tus agujeritos

y también lo soy de tus dos muuuuus… litos.

Soy un obsesivo de tus piececitos...



Soy el obsesivo de tus piececitos
y, ¿por qué no serlo de tus dos muslitos
si lo soy de tus… tus… a-gu-je-ri-tos,

si lo soy también de tus dos manitas,
si también lo soy de tus orejitas,
si también, también… de tus dos tetitas?

Soy un obsesivo, loquito, loquito.

Soy un obsesivo de tus piececitos…



SUICIDIO

Renuncia a tu ideal originario.
Da al tirano tu sangre y tus tuétanos.
A ver prefiere andar cegado.

Sé a los tuyos nadie y nada.
Idolatra un becerro
de oro, o a una máquina.

Firma y acata.

Ya estás muerto.



SUEÑO DE CONVERSIÓN

La espiral descendente de mi desesperanza
me llevó por parajes de nada abismal
e infiernos informes con almas sin cara.

Luego, la calma, aquella indecible calma,
y un algo, un alguien, que estaba en mí y allá,
que era bueno e inmenso, en mí y allá, y que me amaba.

Te llamé Inconmensurable, Espiral que Asciende, Agua.

Te llamé Dios y no erré: estabas y estás, y estarás.



CHICA EN LA PLAYA DE ITAPUÃ,
SALVADOR DE BAHÍA


La mulata en la arena de nieve relame
un helado de coco y de dulce de leche.
Yo la veo tan ávida..., quiero que me ame.

Cuando observo el detalle del hielo sorbido
consumiéndose lento al calor de su boca,
de mi boca quisiera salir un gemido.

Y la espero a que el palo aún sedienta deseche,

y me acerco y le digo: “¿Quiere otro?, convido”.



DANTE ALIGHIERI EN EL LECHO DE MUERTE
HABLA SOBRE BEATRIZ


Yo tuve a mi Beatriz en la tierra de los vivos,
el Infierno, Purgatorio, Cielo de mis manuscritos
fue un arte, fue dramaturgia, de lo que viví y vivimos.

No se fue joven tampoco, lo atestiguan nuestros hijos,
se dijo por dispensar a Maquiavelos y cínicos:
amasó el pan en mi casa y llamé a sus ojos lirios.

¡Ah, mia beatitudine, mi feliz senda al Empíreo!...,

los labios fueron materia, y los versos metafísicos.



ALBORADA

El mago me hizo jilguero,
mi amada, ya llega el alba,
y tu ventanica quiero.

Abre, amiga, la ventana,
que ya duerme el carcelero
que por la noche te guarda,

que el mago me hizo jilguero

para venir a tu jaula.

Isidro Iturat
indrisos12@gmail.com

joldan


Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite