Revista editada por la Asociación de Vecinos del barrio Los Remedios, Sevilla
(textos extraídos del Nº 34, primavera, 2005)
desde

Guadalquivir



Un año más llega la primavera, llena de colorido y azahar, y con ella la Semana Santa.Y de nuevo, los cristianos, nos disponemos a celebrarla como todos los años: oficios, torrijas, cofradías...; todo envuelto en unas tradiciones que nos trasportan a tiempos pasados o que, en el mejor de los casos, nos hacen más sensibles religiosamente. Pero todo queda ahí y generalmente olvidamos preguntarnos por el verdadero sentido de lo que celebramos pensando, tal vez, que sabemos de más qué estamos viviendo.

De sobra conocemos que Jesús murió en la cruz, que lo clavaron con clavos unos verdugos sanguinarios y sin escrúpulos pero que todo eso mereció la pena ya que así conseguimos la salvación. Y nos solemos quedar con esta imagen tan dramática y empobrecida sin llegar a actualizar verdaderamente este misterio de amor.

Hoy los cristianos debemos de celebrar la Semana Santa mirando a la cruz de Cristo para unirnos a su causa. Él murió porque lo mataron las fuerzas de este mundo que se oponían a su propuesta de crear un mundo más justo y solidario, por denunciar tanta hipocresía y egoísmo; porque quería librar a los hombres de todo el mal que les acechaba.

Pues bien, esta causa sigue vigente y la llevan adelante muchos hombres y mujeres que se creen que esto todavía es posible y se unen a Cristo en su entrega.

Tendríamos que descubrir que también hoy existen clavos, cruces, víctimas y verdugos. Que todavía hoy Jesús sigue muriendo en los pobres, oprimidos y pequeños y que nos está llamando para que nos unamos a Él y a su causa. Que seamos capaces de morir, un poco por lo menos, a tantas cosas que nos impiden ser más humanos y nos alejan del sufrimiento de nuestros hermanos.

Sabemos que si tomamos este camino, pasaremos por la cruz pero no nos quedaremos ahí. Como Él resucitó, también nosotros viviremos plenamente no sólo en el otro mundo sino que aquí también encontraremos una vida más plena al contribuir en la construcción de un mundo mejor: el Reino de Dios.


SUSURROS DE DIOS

No sé si será por deformación profesional, pero lo cierto es que me gusta hacer un ejercicio de imaginación consistente en ir poniendo "titulares" a hechos cotidianos, que me resultan buenas noticias, que pasan desapercibidas y permanecerán probablemente en el anonimato.

Este ejercicio, de la mente y del corazón, me desintoxica de las fuertes dosis de intereses, violencias, revanchas, intolerancia, incomunicación e insolidaridad, que son con frecuencia las noticias que los emisores habituales nos transmiten. Mis "titulillos" están sacados de la vida de nuestro barrio. Ellos encierran un suave "susurro" de Dios en medio de nuestro paisaje de Los Remedios.

La fotografía del banquero
Antonio lleva desde la adolescencia trabajando en el banco. Con los años -y su habi-lidad- lo hicieron director, con despacho y múltiples responsabilidades. Cuando su hija pequeña fue a la catequesis de primera comunión empezó en él un proceso de "conversión" muy fuerte. Dios le pedía algo y él no sabía bien qué. Entró, cargado de dudas y prejuicios, en un grupo de matrimonios de la Parroquia de los Sagrados Corazones y sintió que su vida tenía que cambiar: que todo no era trabajar y trabajar, ganar dinero, quitar tiempo a la familia... Poco a poco sucedió algo curioso y es que resultó que los clientes que iban a hablar con el director del banco terminaban tratando no asuntos de dinero, sino otros relativos al verdadero sentido de la vida.

Entonces, en esos momentos más trascendentes, Antonio les señala la foto que tiene encima de la mesa del despacho, en la que se ve a su amigo el misionero rodeado de niños africanos. En la felicidad de los que viven para Dios, que lo dejan todo, reside una clave secreta que ninguna caja fuerte puede custodiar. Antonio ha descubierto ese secreto y lo cuenta, con lágrimas, lágrimas de alguien que ha nacido de nuevo y que se da cuenta de que su vida no es para él.

Oración encima del colchón
Este pequeño titulillo parece una rima de Gloria Fuertes. Esta familia es así, un pequeño poema de gratitud. Todas las noches Martín y María, de cinco y tres años respectivamente, antes de dormir rezan un rato los dos juntos encima de la cama. Ahí su madre y su padre tienen una gran paciencia, les leen un pasaje de una edición del evangelio con dibujos, lo comentan, dan gracias a Dios y hacen alguna petición. A veces, María trata de hacer alguna travesura con las hojas del libro.

En una de esas oraciones, Martín de una forma espontánea, después de santiguarse y antes de rezar el padrenuestro ha dicho: "Te damos gracias, Señor, por el nuevo hermanito que vamos a tener y te pedimos, Señor, que salga bien".

Me lo han contado sus padres, con emoción, en el patio del Colegio de los Padres Blancos, que están encantados con el nuevo hijo que esperan.

Una furgoneta para ocho hijos
Quién le iba a decir a Poldo hace unos años, un jovencito de nuestro barrio, que iba a ser religioso de los Sagrados Corazones y que tendría a su cargo a ocho hijos. Sí, nada menos que ocho. Pues, así, como la vida de un padre es ahora lo que este joven hermano está realizando, en San Fernando, en el Hogar P. Damián, donde trata de formar una familia con niños que son rechazados por la sociedad, que los hace también ser tachados de molestos e indeseables, de problemáticos y difíciles por causa de su comportamiento agresivo y violento.

Poldo está viendo cómo conseguir una nueva furgoneta para estos niños. Un vehículo para llevar y recoger a los niños del cole, de los talleres, para llevarlos de excursión, para salir fuera en Navidad y en verano.

Como una familia normal, donde se hacen salidas, se va de compras y se aprovechan las fiestas para viajar. Un grupo de jóvenes de la Parroquia se han enterado del proyecto de la furgoneta y le han enviado un donativo. Cuántas sorpresas de generosidad se llevan a veces los que trabajan por los demás.

Y podría desarrollaros muchos "tituli-llos" más: la sonrisa de Marta recién nacida, la ilusión de María Teresa con el grupo de Vida Ascendente, la disponibilidad de María José y María Luisa, las travesuras de los niños de poscomunión, la noticia de la boda de Jesús y Sara... Pero, ahora, creo que esos "titulillos" os toca ponerlos a vosotros, amigos lectores, es más, os invitaría a que encontréis por lo menos veinte buenas noticias cada día. Seguro que os ayudan a mirar la vida de otra manera.Y, permitidme, ya no por deformación profesional sino vocacional, invitaros a que miréis la realidad y a las personas como las mira Jesús, con amor y compasión.

FERNANDO CORDERO SS.CC.

LA POETISA SEVILLANA JULIA UCEDA, HIJA PREDILECTA DE ANDALUCÍA

La poetisa sevillana Julia Uceda Valiente, primera mujer que obtuvo en 2003 el Premio Nacional de Poesía, ha sido distinguida este año por la Junta con el título de Hija Predilecta de Andalucía.

Julia Uceda Valiente nació en Sevilla en 1925, en esa ciudad realizó sus estudios de Filosofía y Letras doctorándose con una tesis sobre el poeta Jose Luis Hidalgo. Como pro-fesora universitaria ejerce en la Universidad de Cádiz y obtiene la cátedra de Literatura Española en la Universidad de Sevilla.

En 1965 se traslada a EEUU donde imparte clases de literatura en la Michigan State University. En 1973 regresa a España y fija su residencia en Narón. Pasó, también, dos años de su vida en Ardee, Irlanda.

Su labor como crítica se puede encontrar en revistas especializadas de España, Italia y Estados unidos y es miembro correspondiente de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras. Está relacionada con el mundo de la poesía por ambos frentes, codirige la colección de poesía Esquío y coordina la revista crítica La Barca de Loto.

Obtiene un accésit del Premio Adonais de poesía con el poemario Extraña juventud y en 2003 obtiene el Premio Nacional de Poesía por la publicación de una antología de sus obras completas En el viento, hacia el mar.

Su obra ha sido traducida a varios idiomas como el portugués, inglés, chino y hebreo.

En esta edición, las medallas han recaído asimismo en la poetisa María Victoria Atencia, destacada figura de la generación de los cincuenta; el joven pianista Javier Perianes; el ex presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Rafael Alvarez Colunga; la entidad Sevilla Fútbol Club; la presidenta de la Confederación Andaluza de Discapacitados, Angeles Cózar y el economista Julio Alcaide.

El Gobierno andaluz distinguió además a la cooperativa agrícola y ganadera San Isidro de Almería; al cantaor granadino Enrique Morente; a Pablo Pineda, primer diplomado europeo con síndrome Down; el empresario Luis Piña; la Universidad de Sevilla y Francisca Adame, activa militante del Foro para la Recuperación de la Memoria Histórica de Córdoba.


LA FAMILIA

El sexo es un instinto que produce una institución es positivo, no negativo, es noble y creador, no destructor, porque produce esa institución la Familia. Esa comunidad de bienes y amor, que una vez iniciada, tiene cientos de aspectos que no son de ninguna manera sexuales.

Incluye adoración y cariño, justicia, festividad, decoración, formación, camaradería y descanso ... El sexo es como la puerta de la casa, pero la casa es mucho más grande que la puerta; hay quienes prefieren quedarse en la puerta y nunca un paso más allá.

El matrimonio cumple una doble función: querer, proteger y hacer posible y estable la y crianza de los hijos. Sin familia el hombre no es viable, ni siquiera biológicamente.

Necesitamos un hogar, una familia donde poder amar y ser amados, cuidados y alimentados.

El hombre es un familiar precisamente porque nace y muere indefenso. Además, la familia es el depósito de los valores que más profunda y permanentemente quedan gravados en el espíritu de sus miembros mediante la educación, virtudes propias, modos de valorar, ideales, etc.

El amor familiar es amor natural; los lazos de la sangre producen un efecto que con el paso del tiempo no hace sino aumentar. El amor familiar es un amor-necesidad que da casi la totalidad de lo que uno desea y quiere. Con el paso de los años, ese amor-necesidad se eleva muchas veces al amor de benevolencia más profundo y desinteresado.

La familia no es algo prescindible. La familia de cada uno es donde uno nace, y es una y siempre la misma. De ahí que pida que la familia sea indisoluble. Una familia soluble no es tal familia, sino un grupo episódico, que ha nacido de un encuentro temporal.

Una familia es algo que no puede desaparecer aunque se quiera. Los niños, los mayores, desmienten que el matrimonio, y en consecuencia la familia, se puedan disolver. La familia se perpetúa a través de las generaciones, concebida como estirpe. No se puede disolver porque sobrevive a sus miembros. Es permanente por estar incrustada en la cadena inmemorial de las generaciones y de la estirpe.

MARÍA FAJARDO GÁLVEZ


JUNTO A MI VENTANA
(Bonanova Romero Gago)


Junto a mi ventana, en aquel bosque...
...el manto seco y árido de la tierra se convierte
en la suave textura de un manto húmedo;
sobre él, pasean y se besan las parejas
con miradas tímidas y discretas.
Los frescos días vuelven a envolvernos,
la melancolía de aquellos días pasados...
la alegría de la bella realidad que nace...
Aunque el tiempo y la arena escondan el camino,
el suave y audaz viento lo descubrirán.
Miro por la ventana y observo cómo
el tímido sol es cautivado por las grises nubes.
La lluvia cae como una suave canción de piano,
caen los rostros en los charcos del bosque,
en la tormenta los animales se esconden...
Pasado el otoño, las bandadas de pájaros nos abandonarán,
migrarán hacia lugares cálidos y veremos
cómo pasa el tiempo en aquella ventana.
Siempre abierta junto al inmenso bosque bajo
el rumor de la realidad que nos envuelve y la luz
de la memoria.
(poema ganador del concurso
"poesía eres tú")
  Edita:
Asociación de Vecinos Guadalquivir
Directora:
Julia Pérez Uceda
Colaboradores Literarios
Ma José Uceda Valiente, Hipólita Tovar, Pilar P. Uceda, Lourdes Ferrand, P. Isaac García, Visitación Magarzo, Mariano Monzón y de Aragón, Antonio Poggio Estanga, Cristina Pérez de Villar, Francisco Ruiz de la Cuesta, Carmen Llopart, Ma de los Angeles Reina Torranzo, José Luis González Cáceres, Francisco de Paula Pérez Sindreu, Faustino García Rascón, José Muñoz Pastor, Juan Carlos Crespo de la Rosa, Rubén Sánchez García, José Luis Dasilva, Joaquín Herrera del Rey, Reyes Herrera del Rey, María Pepa Parejo, José Cobo Molina, Emilia de la Serna
Colaboradores Gráficos:
Ma José Uceda
Publicidad:
M.J.
Diseño y Producción:
Concepto 19 Comunicación e imagen
Página web oficial:
http://www.concepto19.net/guadalquivir
Correo electrónico: avguadalquivir@yahoo.es
Fundacion Amalio
Ateneo de Sevilla

joldan


PoeSite: Lo más reciente | Página principal