PoeSite (principal)

  1. Páginas de silencio
  2. Adolescencia
  3. Sobreviviré
  4. Pasado
  5. Tú y yo
  6. ¿Te quiero?
  7. Cine de Verano "Madariaga"

Francisco Jesús López Arroyo

Una ventana abierta a un Amanecer Interior



"Páginas de silencio"

Quiero escribir un poema
y no sé como empezar.
Se cotejan las emociones
la razón y el corazón
sobre las raíces de los sentimientos
su opinión cada uno quiere dictar.
Mas, una luz tenue en la distancia
se distingue entre lo escrito;
la inspiración que en sus entrañas
el alma cobija, quiere extender
sus alas para buscar la libertad.
Pues quien en sus sueños
lleva como estandarte
los colores de una gran esperanza,
tiene que unificar ambos criterios
para de lo blanco y de lo negro,
mil páginas de silencio
poder con la pluma interpretar.



"Adolescencia"

En un momento del ayer,
ahora ya muy lejano.
Una vez fui un adolescente,
de una malograda segregación
libidinosa tardía;
ruptura de la frontera
entre la infancia
y la juventud.
Aunque, todavía la vida
anduviera a horcajadas
entre la una y la otra;
pues era tal el desconcierto
o digamos inocencia
de todos aquellos cambios
que mi ser experimentaba.

Y tanto miedo tenía
ante tal situación;
que un cúmulo de emociones
como apatía, desconsuelo,
indefensión, ansiedad...
El niño que había en mí,
fue cubriendo de capas
su desorientado exterior
y su inquieto interior.

No pudiendo experimentar
ese desarrollo propio de la edad,
pues la soledad vino a ser
su más querida compañera
durante una larga temporada.

Pasada la misma, aquellas barreras
que una vez creara a mí alrededor;
fueron abriendo pequeñas ventanas
donde la luz dejaba entrar
retazos de convivencia,
fragmentos de compañerismo
y amistad
que iluminaron un poco
el devenir de cada día.
¡Pero! ¡Aún hoy!
Todo ese entresijo
sigue marcando pautas
en mi vida cotidiana.
Pues todavía hay un muchacho
con un diminuto halo de nostalgia,
que intenta descubrir
dentro del mundo de los adultos
las quimeras y verdades
de este continuo envejecer
en este ritual de la vida.
Donde no todo es verídico,
ni todo es fantasía, tan sólo es real
la muerte que al final te acompaña.



"Sobreviviré"

Sobreviviré en mi cobardía
a la paranoica sabiduría de la cordura;
excremento del silencio
que será refugio del olvido.
Sobreviviré a la piel mudada
de la soledad;
en el dogmático recuerdo
de la distancia.
Sobreviviré al desmembramiento
incierto del destino;
y andaré perdido
en enigmática certidumbre
por el laberinto del tiempo.

Sobreviviré a la inercia
que sufrirá el corazón,
ante la acelerada emoción
de la razón.

Sobreviviré, por que a pesar de todo,
el sueño no muere
pues, tras el horizonte
sospecho hay una esperanza,
y sigo sintiendo
latido a latido
que aún estas conmigo.



"Pasado"

Roto el hilo del tiempo,
peregrinando en el recuerdo
de una vasta existencia.
Caen con aplomo
los pensamientos,
y abatido por esta acidia;
acecho el horizonte
escéptico,
con la mirada
ida en el vacío.
Deambulando las imágenes
en el aire,
proyectando las sombras
de unas caprichosas vivencias.

Rozando las fronteras
entre la añoranza y el olvido;
pues rondan confundidas
en la memoria.

La penitencia de un pasado
que hiere
las cicatrices de un presente;
cual bisturí que abre
en canal la mente,
para extraer la enhiesta
hebra de la razón.
Y con él animo alterado
Por esta encrucijada,
he de sanar este destino;
buscando un enlace en el tiempo
que haga nacer
un nuevo futuro,
morir un viejo pasado.



"Tú y Yo"

Tu y yo a un palmo,
sólo el aire nos separa
en ese espacio infinito
que es la distancia.
Los ojos se cruzan
y al encontrarse
un mudo diálogo
sostienen tan sólo
con la mirada.
Las bocas barbotean
miles de fonemas
acribillando el silencio
en una plática
cargada de razones

Las manos temblorosas
nadan en el vacío,
trazando gestos
queriendo enlazarse
en el aire.

Y la soledad anda descalza
a nuestro alrededor,
arando fríos surcos
de indiferencia.
Todo acontece
en un momento
tu y yo ¡tan cerca!
Tu y yo ¡tan lejos!



¿Te quiero?

No me preguntes si te quiero
no te podría contestar.
Pues en si yo no soy nada
sino ser efímero,
que un día mis cenizas
el viento se llevará.
Le preguntaré al corazón
que latido a latido
va marcando el compás
de esta partitura
llena de emociones, pasiones,
sentimientos...
Aquellos que un día
grabados en el recuerdo
quedarán.
Le preguntaré al alma,
espíritu libre e infinito,
que volátil en el tiempo
perseguirá tu imagen
por las sendas de la eternidad
y hasta que no te encuentre
otra vez ¡no descansará!

Preguntaré a mis sueños
sensaciones invisibles
que pintan a la fantasía
con los colores
de un Arco Iris;
las grises tonalidades
de la realidad.

Y te embelesarán, te envolverán
en un mundo de ensueño;
volando con sus alas
allí donde mi cuerpo
no puede llegar.
¿Al final tu pregunta
tiene alguna respuesta?
Lo que por ti siento
es algo tan inseguro;
por que está lleno
de filosofía, de locura,
de ternura, de recuerdos,
de silencio...
Al fin tan lleno de vida,
aunque a veces
tu y yo
no logremos entenderlo...



Cine de Verano "Madariaga"

Ayer, vino a mí
un recuerdo
de cuando la niñez.
De un cine de verano
de rampas en escaleras;
donde las sillas se alineaban
corriendo alocado entre ellas.
Carcajadas de inocencias
gritando, jugando
o tal vez sentado;
con un montón de chucherías
entre las manos.
Mientras impetuosos esperábamos
que la película comenzara:
"Bambi", "Marisol", "Mary Poppins".
¡Callad! Que ya comienza
expectantes, viviendo la situación,
inquieta la emoción;
a ratos casi llorando,
otros riendo.
La magia de la luz
en blanca pared reflejada;
fantasías de una imágenes,
lo abstracto de un sentir
unas vivencias
que en las retinas
se clavan;
creando sensaciones
que latentes duermen
en nuestro ser.

Y llegado a su término,
se vuelve al despertar
como de un sueño.
Para lentamente pasar
de la reflexión de unas imágenes;
a ser estímulo
de un recuerdo.

Francisco Jesús López Arroyo
jimsierra@eresmas.com

joldan
PoeSite: Lo más reciente | Página principal