PoeSite (principal)



Edgar Tamayo



AMOR A LA DISTANCIA

Brilla sobre el velador
la luz tenue y constante de la espera
allí aguarda sobre una mesa de madera
aquel teléfono que tu voz alberga

¿Es acaso mi imaginación
el creer que estoy contigo?
o es tal vez la desesperación
de no tenerte aquí conmigo

Son estados de conciencia de una infeliz mujer
que aunque alegría su estado aparenta
su alma muere por volverlo a ver
siente que ha vivido veinticinco eras
y solo sopla veinticinco velas

Su amado la perturba sin darse cuenta
cada vez que se deja oír
ella lo secunda porque necesita
un amor que, aunque a distancia, la haga vivir

Esa voz que la embriaga de alegría
es la chispa que la motiva y la lleva lejos
esa espera que caduca cada día
es la penitencia de pecados viejos

¡Quiera Dios!, -dice ella- en su infinita gloria
acabar con esta triste bruma
mas yo acepto la condena obligatoria
de un romance distante, que es mi fortuna

Si es la voluntad del que nos manda
No soy más que una sierva obediente
Pero imploro de rodillas e inclinada
Que este cáliz no sea tan doliente

Es el tiempo que es tan inclemente
El que apaga mi esperanza en ocasiones
No obstante tu voz aún me hace valiente
Cuando la gracia de Dios las torna en oraciones

Mas el velo impenetrable de mis lágrimas
Lloran por tu ausencia y lejanía
Y si pudiera decirte algo de mis congojas
Esto te diría:

Lloran por dentro mío
mi alma y mi alegría
Y sin embargo sonríe un labio
Mientras que el otro se enfría

Cada noche yo te espero
Bajo el terrible frío
Nunca duermo sin haberte oído antes, pero
Cuando el destino se opone, te escribo

Tengo mis líneas guardadas en un cajón,
Pues mi corazón no te ha olvidado
Muchas cartas de amor y de ilusión
Que guardan entre versos mi pasado

Mas prefiero el placer de tu voz en mis oídos
para llenarme de ti, amor mío
que quietud y calma inventados
detrás de las líneas de un papel vacío

Ya no soy la mujer fuerte de aquellos tiempos idos
Estoy más débil e indefensa, mas cercana de la muerte
Lo peor es que te pierdo como agua entre mis dedos
Y no se como cuidarte, y no se como retenerte

La vida se me va como un lamento
mis pesares han cavado muy hondo mi corazón de cristal
pero antes de entregarme a mi tormento
quiero decirte que te amé y te fui leal

Esto es todo cuanto debo decir
El resto a Dios se lo entrego
Ahora necesito vivir
Olvidarte será mi sosiego.




AL AMANTE
(carta de una mujer enamorada)

Pedirme que te olvide
es como tratar de olvidar al sol

Pedirme que te olvide
es como tratar de olvidar el aire
es como tratar de olvidar
que estoy viva

Pedirme que te olvide
no solo detendría mi corazón
acabaría conmigo.
se apagaría la ternura
de la mirada que tu lograste

Pedirme que te olvide
convertiría en un despojo,
aquella ilusión que tu forjaste

Fueron tantas madrugadas
que te vi partir
fueron tantas veces
las que palpitaron tu corazón sobre el mío
fueron muchas veces
las que sentí tu fuerza y tu dolor
que pareciese ayer
cuando te vi por vez primera
cuando toque tu cabello
cuando sentí tus manos
cuando respiraste en mi rostro

Pedirme que te olvide
me transporta a la tristeza llorar por dentro
con un dolor tan grande
como la penumbra que hay en mi mirada

Pensar que ya no estas
imaginar que ya no volverás
no sentir nunca más
tu calor en mi lecho
ni tu aliento en mi garganta
no verte de cerca
no poder tocarte más

Pedirme que te olvide
es lo mas sensato que has hecho en muchos años
aunque para mi es demasiado tarde
vivo a través de ti
respiro, lloro, gimo, grito, río, siento,
vivo y muero a través de ti

Pedirme que te olvide
es comenzar a pensar en ti.
Empieza a vivir amor mío
mira de frente
lleva a tus hijos con orgullo
y a tu esposa del brazo
sonríe con alegría y tranquilidad
no quiero verte más oculto y temeroso
triste o meditabundo
quiero verte con la frente limpia
y en alto

Al pedirme que te olvide
yo te pido perdón
por el dolor y la culpa que plasmé en ti
Yo te digo hasta siempre
Y adiós.




EL SENDERO DE LA VIDA

Me encerré en la celda humana
para ver a través del cristal del inconsciente
sumergí mi mirada amilanada
y encontré, no más que la nada.

Quise entrever entre las sombras
de un pasado silencioso, olvidado
traté de escudriñar, arañando mis heridas
mas no pude hallar más, que aquellas ya curtidas.

El tiempo inexorable avanza
hacia aquello que llamamos madurez
el pasado, hundido está y bajo tierra
el futuro... es presente que camina.

Mi padre me enseñó a no rendirme
años después, lo comprendí
-un hijo nunca olvida-
fui valiente, tal vez, persistente
y nunca, pero nunca, me rendí.

La vida es un barco cargado de gente
en cada puerto, embarca alguien diferente
en cada ocaso, se nos van los ya conocidos;
es el mar cargado de peces esperando su aprisión.

Sólo los fuertes de corazón y espíritu
tras tocar la serenidad de su comportamiento
conjugan mente y cuerpo
y alzándolos en su espiritualidad
se vuelven íntegros, y así, perduran por siempre.




AL PADRE ... AL AMIGO

Hombre colmado de virtudes
y belleza interior sin igual.
Hombre azotado por la vida
de un aguante sobrenatural.

Hombre dedicado y fortalecido
entregado a su trabajo está.
Hombre abrumado de bemoles
y no obstante, alegrías da.

Es mi padre, es mi amigo.

Su consejo es mi guía
mi paz y tranquilidad
su palabra tiene resonancia
en mi alma y en mi actuar.

Su amor es de aquellos
que se entregan con lealtad
su pasión no tiene precio
no tiene comienzo, ni final.

Siempre presto, siempre guía
es sin duda su actitud
nunca frágil, nunca inerte,

Es mi padre, es mi amigo.

¿Quién pudiese ver entre su ceño,
la riqueza de su vasta experiencia?
solo un sabio podría darse cuenta,
de tan grande inteligencia.

Un poeta que no encuentra las palabras,
un espacio insuficiente,
un papel que no está hecho de azucenas,
una tinta que no huele a Chanti.

Es el padre el que antecede
a una prole semejante,
es a él a quien se sigue,
es con él que se comparte

Es mi padre, es mi amigo.

Tu voz retumba en mi garganta
como estruendo, como eco,
tu enseñanza habita en mi
como trono, como reino
mas tu ejemplo es mi sangre,
es el aire que respiro,
es la vida, es la cima, es el todo.

Gracias Padre, Gracias Amigo.




UNA CUARTA DIMENSION

Existe, entre el día y la noche
una dimensión inexplorada y no conocida
¿quién podría destruir ese broche
para empaparse el alma de algarabía?

Solo bajo su luz tenue y serena
el débil humanoide, encausar podría
tanta alegría, frágil y tersa
igual que la piel de tus mejillas.

Nunca nadie inspiró mi pluma
tan sutilmente como tu sonrisa
Nunca estuvo mas cercano el crepúsculo
que al volver mi rostro y apreciarte altiva.

Una vuelta, andaba por el pueblo
por donde dicen te vieron muy esquiva
mas la noche presurosa asomó
dejando tu recuerdo mientras me iba.

Es preciso verte a los ojos
Para hacer de esta una poesía
tu banal recuerdo se vuelve una lisonja
mas tus cabellos son el bosque que me da la vida.

No es la idea de verte desnuda
la que me trastorna hasta la locura
es tu seno que albergar podría
a un poeta que te adora hasta la idolatría.

Es el ansia de un romántico
el descanso del lamento mudo y secreto
que solo se convierte en risa
al combinar tu alma con el alma mía.

El lucero de la mañana destella en lo alto
y en sutil encanto se le admira
mas lo afable de tu canto lo opaca tanto
que hasta un sordo en él se inspira.

Son interminables las palabras que definen
tu figura y tu rostro de percal
mas no encuentro una sola que pueda pronunciar
para detallar tu sonrisa angelical.

Cada línea que te escribo lleva tu nombre a cuestas
porque al tenerte como musa
la inspiración de mi cerebro se conjuga con el viento
y hacen volar mariposas que se vuelven...poesía.




SI AQUEL SAUSE HABLARA
Allá en la distancia de mis recuerdos
posan vagamente los de un sauce abrigador
descansan sobre él leyendas y mitos
mas para mi es tan sólo un sauce conmovedor

Recuerdo su imponente y brioso lino
Como un gran padre que nos cuida
desde sus cimientos, cauteloso y fino
siempre a la espera, jamás dio una despedida

Es el sauce de aquellos floridos años
Cuando jugaba por las sendas del candor
Sendas que quedaron cuando se fueron los niños
Con el sauce y sin candor

Este sauce es tan antiguo y perdurable
como las estrellas en el cielo
y es la silla de mi abuela inseparable
porque en su tronco lleva su desconsuelo

Yace en él sentada la madre de mi madre
¡que cuadro aquel!
amor, bondad y costumbre.
descansan en el sillón que forjaron en él

Su rostro entristecido de dolor y angustia
es tal vez reflejo de penumbras fatigantes
que labran el alma victimas de una soledad mustia
por las sendas vacías que dejaron amores gigantes

Aquella madre que abrió los ojos al caer las hojas
Tenia el alma vacía de desconsuelo
¡hijas! Gritó ¡son mis hijas!
Y juntando sus dos manitas dio gracias al cielo

Aquel brillo de su rostro lleno de emoción
y el candor de sus pupilas
fueron letras que grabó con fuego en el corazón
de sus dos queridas hijas.

Por un momento pues las tres mujeres
Se quedaron suspendidas en el tiempo
Madre, hija, hija, madre
Sobre las sendas vacías que dejaron los niños hace tiempo.

Se observaron una a otra, una vez y otra vez
y en una fracción de tiempo se regocijaron
de aquel momento de esbeltez
que juntas las tres en su corazón dibujaron




EL PECADO ORIGINAL

Es acaso preciso el arrancar
con saña, con maldad o necesidad
El fruto no formado e incapaz de preguntar
el por qué tanta crueldad?

Es acaso preciso e imperioso
desprender de tu vientre
Aquel trozo indefenso
de vida que un día te mirará de frente?

Es acaso preciso el venderse
a lo más negro, a lo más ruin o a lo más inmundo
Como hienas hambrientas de sangre y muerte
que devoran a sus hijos con silencio mudo?

Es acaso preciso el despertar
las ganas de matar a un indefenso
Como asesinos a sueldo capaces de inventar
Un pecado absorto y denso?

Es acaso preciso el perturbar
de su sueño al que no mira
como avispas merodeantes que al zumbar
a coro atacan llenas de ira?

Es acaso preciso el quitar la vida
a los niños indefensos que no lloran todavía
por ser presos obligados, por ser agua represada
y encerrada en una urna tibia?

Acaso somos dioses soberanos
de los cuerpos que tenemos
como dueños monarcales de los feudos
terrenales que heredamos?

Acaso somos juez y parte
del pecado profanado
que excusado por amarte
juntos hemos formado?

Acaso somos almas perdonadas
por creer que fue el destino y no lujuria
lo que tu y yo entre carcajadas
cada noche atábamos con furia?

Acaso somos dos demonios tibetanos
que se prenden como hiedra a su razón
que se culpan uno al otro
y se ufanan de su triste decisión?

Acaso no somos lívido deseo
por la carne, por el sexo, y es por eso
que culpamos lo que hacemos,
lo que hicimos con un beso?

Acaso no somos seres que lloramos
por la muerte que enfrentamos
sin brindar opción alguna
al bebe que ambos creamos?

Ya nuestra alma está perdida
Por el cruel asesinato
Que un día abrió la herida
Y arrancó aquel nonato

Somos dos seres inmundos
Que extasiados de pasión
Al querer ser solo dos
Al tercero pues cegamos con sutil indignación

Y es por eso es que abatidos
por el miedo a abrir la herida
lloramos hacia dentro, callamos los pecados,
vendimos nuestras almas y seguimos nuestra vida.

Y es por esos apetitos
que a pagado con su vida
lo que hicieron dos malditos
por una pasión perdida

Es mentira lo que digo?
yo me lavo aquí las manos
alegrías ya no tengo cual mendigo
y Pilatos es testigo de mis delitos profanos

Edgar Tamayo

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite