Diego Martín Badillo


-
P
o
e
S
i
t
e
-

D
I
E
G
O

M
A
R
T
I
N

B
A
D
I
L
I
O

-
P
o
e
S
i
t
e
-

SEREMOS

Amar y morir, sobre tus manos mujer
morir por el encanto de tu ser
Y vivir en la armonía de tu cuerpo.

Dame corazón, tu hermosura
Vagare por la llanura de tu piel
y le daré libertad a mis sentimientos

Seré para ti mujer,
lo que tu, seras para mí y luego,
seremos ansias, estaremos juntos
seremos paz, seremos condena

seremos apenas un conjunto
de nuestras alegrías, de nuestras penas
Seremos mas que este mundo.
Correrá tu sangre por mis venas

serás para mi un volver a empezar
cuando tu sol encienda
El amor, la vida nueva.

Seré para ti la ilusión prometida
de tus años de flor, que viste,
perder en sueños un día...

y luego seremos amor, seremos dolor,
seremos verdad, seremos mentira
seremos palabra que vuele en el viento
o rayo de sol que descanse en mi pecho

serás para mí...
lo que tanto he deseado,
lo que siempre he buscado,
lo que nunca he tenido...

serás la paz de mis ojos que te hablan
que cuando los cierre que cuando los abra
me hablaran de ti, me dirán que sin tu amor
Que sin tu amor; Yo no soy nada.



Libérate!!!

mas allá del mar y las estrellas
mas allá del sol y de la niebla
mas allá del tiempo, o del espacio
Mas allá...
has volar tu imaginación
sobre las alas del amor
La ilusión y la conciencia.

Como no imaginar
La armonía de tu voz
Si yo amanezco
Con el sol
Como la aurora

Como no florecer
De tu páramo de flor
Si en ti encuentro
Resplandor
Como la rosa

Como no pretender
Acariciar tu cuerpo
Si tus manos conocen
La sonrisa del viento.

Como no parecer
prisionero del tiempo
si el que quiera en ti renacer
tendrá que ser DIOS
O quien por el haya muerto.



I

Relámpago que en la oscuridad truena
iluminando de tu opulencia
un cielo
que tiene ganas de llorar
su alma fruto eterno del sagrado
Zeus
no sabe que sus lagrimas
no diferenciara
Lo malo, de lo bueno.

II

Para estar junto a Ti

Escribiré en la noche Mi silencio
Olvidare amargos desencuentros
Y te veré en luz
Como solo ve el amor...

volare en las alas de mis sueños
descansare en la paz de mis deseos
Donde tú eres sol, eres mi reino
Donde duermes tu.

Y naceré de alguna flor
Y moriré en algún recuerdo
Y erigiré, como un ángel
Y descenderé para estar
Junto a ti
Dame tu mano, Mi amor
Y paseemos...

Tal vez,
yo sea mar
y tu seas cielo

Pero mira,
Mira allá...
ALLA a lo lejos
Mira como ellos, se confunden
Y dime, amor
Dime, si no es bello!

III

Encuentro
en las cosas más simples de la vida
La virtud, la alegría.

en la complejidad, la perdida
la pobreza

y en lo risible
la tristeza

Encuentro
en el juicio
de mi juventud casi perdida
la razón de haber sido y ser...
o el dolor de haberme dejado estar
en el olvido...

Encuentro
en el mar, un silencio
En el pasado, un oscuro recuerdo.
en la felicidad, un momento

Y en tu mirada, Mujer
lo que tanto deseo
Y no tengo.

IV
Pensando en ella

Pensando en ella,
veo pasar las horas muertas
bajo la tenue luz de luna,
mi espera tiene la amargura
De lo que nunca llega.

Estrella tu que la iluminas,
dile simplemente,
que sigo solo,
Pensando en ella.

V
Remansa corazón,
dale hoy asueto a tus fantasmas,
llora cuando quieras
por quien quieras,
que es mejor
saciar tus penas que guardarlas.

sabes corazón,
que es tu engaño mi condena
que es tu llanto mi desgracia

engendra en el dolor
tu esperanza,
divide las aguas de mi ausencia
sin hundirte en tu pesar.

y danza, corazón en tu poesía
y existe...
en el brillo, en la huella.

no le añadas mas dolor a tu dolor
hecho has sido corazón
de lentejuelas,
en este duelo de ambición

mas creo que el sufrir
Que te condena,
no volverá...
y entonces lo imposible
cual si fuera invisible
visible y posible se hará...
no volverá
y entonces lo imposible
cual si fuera invisible
visible y posible se hará...

VI

Para ver de sus ojos la dulzura del sol
hoy veo la amargura de tenerle ausente
Doncella de oro, doncella de sol
zafiros tus ojos
tus manos de seda
tu voz, mi condena
Mi triste canción.
En el cielo azulado, se oye mi queja
Estoy, triste princesa, esta presa tu flor

VII
(DEDICADA A UNA DE LAS PERSONAS
QUE MAS QUIERO EN ESTA VIDA,
MI MADRE)

Mar tus ojos como el mar, espejo de tu alma.
Ave, tu que sabes de dolor y pena
Rie, que tu risa brille en alguna estrella
Invitando al sol, a morir por ella
A escribir en él, un nombre de mujer, la más bella

VIII

Eres tu, quien vino
de algún mundo desconocido
donde muere el destino
y en el sueño y la ilusión
se colorean los caminos...

Eres tu, preciosa
Que del misterio
Del alma, naces
radiante en un silencio
capaz de ingerir un mal
de sensaciones
divina en los deseos
inscriptos en la piel
diáfana en el conjuro
eterno de tus besos
y serena en los caminos errantes
donde has estado antes
Princesa que no te vi.

Eres tu, desconocida esencia
que dilatas las sombras de la ausencia
que haces creer en la ilusión
Que puede dar la fantasía.
Donde he visto
morir palabras
donde brilla el tiempo
ahí descansas

tal vez la soledad
ha dejado motivos de tristeza
y entonces sin saberlo
te perdí...

Dónde te he visto?
donde has estado
antes, Mujer...
Cuan ignorante?
Puedo llegar a ser.

Diego Martín Badillo
batiboca@hotmail.com


Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite