PoeSite (principal)



Arianna Rassé



Océano

Océano
ahoga
mi cicatriz
Sé el lugar de mi destino
Soy
la emigrante profana
peregrina de ciudades paralelas,
sabes de mí, de los paréntesis
del vaivén de mi inercia
de mi inconexo discurso...

Sabes del sepulcro de mi búsqueda vehemente...
eres el guardián de las adivinanzas
el óbito
el descanso
el silencio pactado
la mordaza
el lugar donde mis restos se purifican...

Me rindo a ti
entrego mis armas
mi silencio
mi infértil vientre
mis inciertos labios
mis cabellos
mi cansancio
evapórame
y entrégame a cambio mi liberación...

Frente a frente
desnudos
sin tatuajes
fusionados eternamente
como sombras que se mecen en la semioscuridad...




Cielo sin estrellas

Sutiles encuentros
entre los azules
que me acompañaron
y los matices de tu boca
los matices de tus manos
siguen aquí
si recorro con mi mente tu imagen
es sólo para recordar
que aún te espero
hasta que me haga cenizas
o hasta que me pierda en alguna nave
lejos
a la deriva
sé que esperaré
sé que estaré en el muelle
lanzando piedrecillas
al mar
recordaré frases
que se irán perdiendo
en la marea
recordaré la belleza
de un instante que existió
cuando tus ojos me miraban
o cuando alargaba mis manos hacia ti
sin decir palabras
por qué se rompió
por qué no hablé
por qué dejé que te fueras
por qué no franqueé la puerta
el umbral estaba allí
sólo bastaba desnudar el alma
sólo bastaba desatar mis miedos
y cuando lo hice
ya no estabas
quedaron las palabras flotando en el espacio
quedó el silencio
abrazándome
y lo que pudo ser
lo arrastró la marejada
lo arrastró mi ira
lo destruyó el océano que interpuse entre tu palabra
y mis oídos...



La canción del cielo

Desnuda...
se ciñen en las sombras mis miedos
tú los lees
sabes de ellos
y pese a eso
me das la mano
y recobro esas vidas lejanas
antiguas
donde el mundo
circulaba en el mar
y recobro los pedazos
de historias
fragmentadas
a veces mudas
de lo que fuimos
a veces colmadas de voces
que me susurran
que me llaman
desde el azul...

Leerás mis miedos
y los descifrarás
como
antes de partir
antes de que olvidara...
siempre
dibujabas en el cielo
el círculo
diciendo que seríamos más fuertes que la muerte
eternos
para amarnos
en los múltiples espejos de la vida...



Elegía a nuestra despedida

La música
se duerme
como cada día
como todos los días de mi vida
y
quedo allí presa de las últimas palabras
de lo que no debí oír
de lo que llevaba tatuado en su piel

La música
y yo
muriendo
desangrando
notas
sin sentidos
lágrimas
dolores
tristezas que se van amoldando
a mi piel
ya desgastada de preguntarle a la vida
a los espejos
a la vida
a los vientos
y a ti

La música
y yo
siempre
nunca
ayer hoy mañana
los pasos se borrarán
llegarán otras naves
y la música llenará mi casa
de voces
ajenas
nunca las de antes
nunca las que yo deseaba oír al amanecer

La música
y yo
se desvanecen
se pierden
se mueren
en esta tarde
de labios rotos
de ojos ciegos
de manos atadas
de palabras
de silencios
de muertes
de círculos de fuego
que se apagaron
que se estrellaron contra las paredes



Háblame acerca del bosque

El bosque Adormece su lamento En mi piel
La corteza se desgaja
Y las hojas caen
Tapizándome
En el sueño que has dibujado

Árbol
Hojas
Raíces
Humedad
Vertidas en mi pecho
Resonando
Creciendo
Ardiendo
Bajo el sol del desierto
Deshojas
Desvistes
Enarbolas
Mi piel
Que se enciende como amanecer
En tus manos
Vasija de arcilla
Ardiendo en mis labios
Es el bosque
Que nos captura
Que enciende las fogatas
Y que nos habla
De arenas
Mares
Cielos
Estrellas
Que caen sobre nuestra existencia
Desprendiéndose Furtivas
Soñando con el contacto
Aromas
que navegan en nuestras venas
Se fusionan
En la oscuridad de la noche
En la escalinata de tu ciudad
En las gradas de nuestro destino
Que compartimos
Desde que el mundo
Se dibujó en tu piel ardiente
Y que recreaste con tu voz ancestral
Dormida en mis eternas edades.

Arianna Rassé
joldan


Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite