PoeSite


Este trabajo representa una vieja aspiración de años, pensando si sería capaz de escribir para otros. Para mi representan cuevas antiguas, descubiertas para otros que ahora son públicas como revelaciones, para tomar los tesoros. Cada quién decide qué llevarse.
Albin Casana
Poemas y Atrevimientos



IMAGINARIA

Me encuentro imaginándote, soñándote. Una y otra vez.
Quiero crearte y regalarte realidad.
Tocarte, para vivir enteramente.

Imaginaria razón e inexistente cuerpo,
intento de unirte por mis átomos,
No puedo. No soy DIOS.

Pero existes a pesar de eso,
espero contarte todas las existencias creadas por todas estas noches,
para que vuelvas y regreses a mí, como sueño recurrente. Necesitas que te cuente a otros.

Imaginaria, eres refugio decoroso de libertad.
Las hadas me obligan a rescatarte, eres mi cuento.
Como si no quisiera en realidad. Estás en mi castillo medieval, aquí estás a salvo.

Eras mi rehén. No eras libre aún.
Ahora puedes irte cuando lo desees.
Puedes dejarme huérfano de ti. Porque te amo.


AUSENCIA

Amor pagano, libre. Se va.
Anda caminos enteros y a veces repetidos.
Vistos por primera vez,

Es la experiencia primera.
Se va, es ausente y temible ahora,
es indeseada después de morir por ella.

No estás, no vivo. No cuento, no veo.
No encuentro y te ignoro ahora.
Sólo lloro, silencio.

Melancolía, me arropan las visiones de tristezas,
absorbida en cuerpo y asumida en mente, sabiendo que no regresarás.
Vuelvo por los caminos abandonados, destruidos por mí, hace poco tiempo.

Porque se largó por esos caminos.

Mirar atrás, es pecado.
Aquí, la espera, larga, desesperada y atenta. Eterna.
Presente ahora, espero que no sea después.

Viendo los caminos, destruidos por mí,
regreso buscando huellas, marcadas de ida, no de vuelta.
Se ha ido.

Ausencia, gritos de silencio reprimido,
Es que sólo hay silencios. Es que sólo hay soledad.
Solo entrego recuerdos.

Tristeza, eres reina,
Amor, eres desterrado.
Camino, eres borrado.

Ojos, ¿por qué lloras si no quiero?


MANIFIESTO ENCONTRADO

¡Escuchen!
¡He aquí un manifiesto encontrado!

¡Vida!
¡Vida!
¿Por qué me otorgas tantas bondades?
¿Es que soy privilegiado?

Quizás porque pertenezco a los sobrevivientes de los pasados olvidados.
Esos que vienen de cuando en cuando, como pinturas, como colores.
Con pedazos de vida contados, victoriosos y sufridos.
Unidos para decir, para cantar.

¡Amor!
¡Amor!

Asaltaste mi espíritu como guerrero antiguo.
Entraste y dejaste enjambres de sonrisas, Contratos de ilusiones, por cierto indisolubles.
Todo para no dejar de ser.
Todo para seguir siendo. A pesar de los contrarios.

Y encuentro aquí al mago, conjurando para mí.
Diciéndome,

¡Ama!
¡Ama mortal!
Es lo único que queda.
Es lo único que da.
Es lo único que amerita.

Y entonces me atrevo a seguirte,
me atrevo a decirte.

Y me entrego.

Escucha por favor mis misterios,
Que son robados de la eternidad, sólo para ti.


LÍNEAS INSURGENTES

Rostros de contradicción y de tristezas subterráneas.
Forzadas sonrisas, falsas alegrías regaladas para extraños.
Son las superficies.
Lo que quieren ver.

En esta vida, me niego a morir.
Sé que no soy inmortal.
Pero a mi amor, le quitaré el tiempo para que no exista.
Así lo podrás llevar. Es mi regalo para ti.

Yo quedaré aquí, envidiándote cuando te vayas, porque no puedo retenerte.
Tengo tu amor, necesaria revelación aún en la clandestinidad.
Cuestionado y prohibido, quiere morir.
Quieren matarlo. ¿Podrán?

Usan voces y miradas.
Las armas de guerra suenan,
Reclaman la aparente justicia.
Esa que reclaman otros.

Ciegos ante nuestra razón para amarnos.
Sordos ante nuestras voces, reclamando vivir para nuestro amor.
Mudos, silencios, conveniente postura, para no luchar.
Ausentes, porque no quieren percibir el olor de estos amores insurgentes.

¿No conocen el amor?
Presencia ignorada.
Sólo dos le manifiestan.
Sólo dos lo viven y lo encuentran, y se embriagan.

Se revelan pues, al mandato supremo de su humanidad.
Y se atreven a insurgir.
¡Menudo campo de batalla!
Contendientes dispuestos a inmolar. Contendientes dispuestos a inmolarse.

El final, reinado perpetuo del amor.
Al final, historias como éstas.
Casi míticas.
Dispuestas a insurgir nuevamente.


TRISTEZAS.

Razones para llenar los rostros.
Lagrimas convertidas y negadas.
Pero, ¿quien las quiere?, ¿Quién las solicita?.

Quizás, los nómadas escapando de su existencia no deseada.
De aquí, de allá. Haciéndose vida una y otra vez.
Llegan y se van, dejando rastros profundos de vida.

Quizás, los que se quedan mirando como desaparecen ilusiones.
Tratando de crear visiones de alegrías, sólo obteniendo tristezas en los desiertos de lagrimas petrificadas.
Y se quedan con ellas al lado, como vecinas casi perpetuas, como acompañantes de los caminos.

Quizás, las mujeres viendo partir a los amados a las guerras, sabiendo que no volverán
Porque la tristeza las visitó en sueños y les reveló la pérdida inminente.
Tristeza compañera casi eterna.

Quizás, los hombres sabiendo de amores no correspondidos. Irremediablemente perdidos. Conociendo la fuga, poco a poco, del amor.
Y esas esperas con nombres diferentes, pero con el mismo apellido.
Tristeza.

También los encuentros le reclaman.
Cuando se es ausente por tanto tiempo sin llegar.
Desconocimiento ahora. La tristeza se empeñó en olvidar.

Es que las tristezas son como las ruinas del amor, que se caen y desaparecen poco a poco.
El polvo muerto de sentimientos que tienen vida en las almas tristes.
Aquellas que están desoladas y abandonadas, esperando morir, para vivir.

Las tristezas invaden las noches sin preguntar.
Porque saben que son necesarias para comprender y creer.
Aunque no son invitadas.


CONSENTIMIENTO DE AMOR

Permiso para entrar mi amada.
Amor guardado ahora, no lo será después.
Porque necesito llevarte para revelar los misterios de mi alma.
Mil veces aterrorizada ante tu presencia.

No soy yo cuando te veo.
No sé que soy cuando te encuentro.
Quizás entienda que pueda ser si me permites entrar.
No sé si podré ser mucho más si me premias con tus ojos.

Pero estaré en ti para dejar mis temores.
Me quedaré para madurar mis amores.
Que el tiempo los robe de los amores heroicos para mostrarme y entender.
Y que mi tiempo me premie con tu presencia, fugaz de cuando en cuando.

Es que así te amo.
Amor consentido por mí.
Sólo apreciado por mi humanidad entera.
Que sería capaz de ofrendar por ti.

Los sacrificios de amor son regalos a los futuros.
Para que se exalten en ellos y conozcan las verdades de la verdad.
Esa que dice que solo el amor da y quita.
Esa que regala humanos para dejar historias escritas con tinta de entrega.

Pobres estas líneas para describir esas verdades.
Sólo sirven para mostrar mi amor consentido.
Aparente imagen de mi alma atrevida para hablar.
Oradora lanzando palabras a tu existencia, esperando ser escuchadas.

Amor consentido, te envío un mensajero.
Te hablará de mis amores de antes, ahora lejanos con encontrarte.
Te mostrará mi pobreza transformada en riqueza con solo verte.
Te entrego en pergamino mi corazón con escritos secos, solo esperando ser tocados por tus manos.

Aquí seré por mucho tiempo, esperando a que vengan tus brisas de amor.
Encontraré un refugio caluroso en tu piel soñada y deseada.
Invadiré cuando aparezcas, para reclamar tus premios ofrecidos por mí.
No te dejaré partir para amarte y ser.


DESESPEROS LEJANOS

Encuentros fallidos donde los cuerpos quieren ser los principales,
No están, para acercarse y amarse,
Para entregarse en cercanía y sentirse,
Liberar su amor, deseado muchas veces en despiertos y desesperados intentos,
En sueños.

Ahora buscan texturas palpables y únicas,
Solo conocidas por ellos cuando se tocan.
Creaciones mágicas de sus sentimientos, ahora en lejanía.
La distancia solo es excusa perfecta para apropiarse del amor,
Libre antes, cautivo ahora en sitios distantes.

Lo toman y le conversan para entender sus tristezas,
Pero el cautivo solo les entrega añoranzas.
Ese es su regalo ahora,
Lo demás no es posible.

En esos lugares lejanos, se ven en todo,
Castigo permanente,
Sentencia repetida.
El regreso, anhelo esperado como regalo,
Como recompensa a sus búsquedas.

Solo se esperan.


VISIONES ALTERADAS

En los sueños de mi existencia reclamo verdades,
para atender intentos desfavorecidos de vivir,
Vivencias alteradas por el lente de mis temores despiadados,
En estos sueños soy protagonista.

Una y otra vez los sueños solicitan audiencia para decir que quieren de mí.
Y traerme miedos como presentes.
Me piden visiones y entretenimiento, solo a costa de mis vidas desechadas,
¿Quieren reír con las mentiras? ¿Con las poses de mi realidad cercana?

Y se presentan con grandes vestidos, hechos a retazos de mis tristezas.
Manchados con un poco de color para ocultar mis lagrimas tantas veces presentes,
Sin querer irse sin nada a cambio,
Y les dejo mi existencia como botín, ahora ¿quién soy?

En otros sueños soy espectador de mis vidas que no me pertenecen, porque se las llevaron,
A veces soy guardián para no dejarlos huir con ellas,
como recurso ultimo de lucha,
sin embargo, presente está en mi que es lucha perdida, porque no soy eterno. Ellos sí.

Otros son los sueños en donde me oculto,
A veces me encuentran y burlan, para quitarme un poco más.
En otros les doy mapas alterados para perderlos, pero ya no recuerdo de dónde soy,
preferible a darles lo que me queda, sin pensar cuanto pierdo,


Laberintos difíciles,
Creados para mí,
Y sin salidas.
Ellos tienen mi alma.


CLAROSCUROS

Aparecen de vez en cuando los grises de pasados.
Son los recuerdos que no quiero y que vienen con rapidez.
Y temo.

¡Soledad! ¡Esta soledad ahora!
Es fragilidad manifiesta que se vuelve fuerte y oscura cuando te vas.
Pero tú eres más y desde lejos miras, entonces huyen esas sombras .

Luego apareces en otros rumbos para devolverme mis presentes.
Me dices que tan cerca estas de mí,
Eres mil veces tu.

En las tristes huellas pasadas también estás,
Porque ya eras antes de saber de ti,
Y te transformas en manifiestos de amor, tomándolo todo, invadiendo el ser.

Hay claroscuros, productos de mis almas buenas y malas,
que sólo conoces tú y que los invoca para recordarme quien soy.
Entonces me haces invencible a costa de lagrimas encontradas.

Se levantan cuerpos visibles de las tristezas ocultas en los arrepentimientos,
hijas de muchas cosas que no fueron buenas.
Vestigios de antigüedad pulidos ahora con tus perdones.

¿Y mis mitos? ¿qué haces con ellos?
A esos los deshaces en tus nuevas conquistas.
¡Tierras tomadas a fuerza de amor!

A los círculos de amores no olvidados también los conoces, esos que intentan reciclarse para volver
Y te conocen, porque intentan convencerte de mi vida gris, llena de sendas viejas y oscuras.
Te encomiendas la tarea de limpiarlos sólo para ti.


TUS OJOS

Quiero secuestrar tus ojos para mi eternidad,
Dejarlos como último vestigio feliz.
Tenerlos como tesoros guardados para después contemplarlos.
Los encontrarás en las cuevas de mis tierras nuevas.

Mis palabras son prisioneras de mi amor por ti.
Dejando de ser de otros, porque fueron secuestradas hace tiempo por mis sueños.
para apegarse a mi humanidad terrena, que es tuya por entero.
Sólo escucha mis ecos que son voces devueltas en la lejanía de tus ojos, cuando te llamo.

En la cercanía de mi contemplación encuentro pinturas inmóviles,
Son sueños entregados a tu alma cuando despierta no estás.

Albin Casana
albinc70@hotmail.com

joldan
Lo más reciente en PoeSite Página principal de PoeSite

Ir a VENEZUELA EN POESÍA

Regresar al índice de PoeSite